PLANO URBANO

PLANO URBANO: La venta de Atlapa

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202Ei3k8D.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202Ei3k8D.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202Ei3k8D.jpg

OPINIÓN

La noticia de que el Gobierno decidió poner a la venta el Centro de Convenciones Atlapa, construido hace unos buenos años en la época de los militares y su “gobierno provisional” que solo duró 21 años - pero no por falta de interés de esos impolutos y sacrificados servidores de la patria -, ha llamado también la atención de una buena cantidad de ciudadanos que no entendemos la lógica de esta apresurada venta, anunciada para principios del próximo mes de agosto.

Creo entender que el Gobierno quiera construir un nuevo centro de convenciones porque el que tenemos ya se ha quedado chico ante la abundancia de convenciones y actividades en Panamá que demandan grandes espacios y mayores comodidades.

Sin embargo, ante el notorio crecimiento de la ciudad y la mayor importancia internacional, que para bien está obteniendo nuestro país, conversaba en reuniones con diversos profesionales -siempre interesados en el tema ciudad- sobre este asunto y hemos coincidido en la conveniencia de mantener esta importante inversión para lograr atender masivas y simultáneas actividades en dos ubicaciones separadas una de la otra.

Siempre he sido partidario de mantener edificaciones que se encuentren en buenas condiciones, que puedan mantener el uso que tienen u otra utilización. Un excelente ejemplo de algo que perdimos por actuar precipitadamente fue la destrucción del formidable edificio de la avenida Balboa donde funcionaba la Embajada de Estados Unidos, edificio en excelentes condiciones, incluyendo la más avanzada tecnología del mundo.

Debemos resaltar el hecho de que las distancias en kilómetros entre Atlapa y el nuevo centro de convenciones no son nada exageradas, pero la distancia real nos la marcará el reloj, y resultará cuantiosa. Los panameños parece que no nos damos cuenta del significativo problema de tránsito (no de tráfico que es otra cosa, igual de seria) que nos traen los miles de vehículos que se venden mensualmente, de los cuales el 80% se queda en las calles de nuestra atribulada capital.

Estoy consciente de que Atlapa para su construcción requirió la ejecución de un relleno de una entrada de mar entre varias propiedades, una de las cuales pertenecía a la familia Berrocal de su señora madre, ya que un hermano de ella, el ingeniero químico Jaime Berrocal, manejaba un pequeño negocio de comida donde muchos ingenieros y arquitectos amigos suyos acudíamos después de las reuniones profesionales en la SPIA, a tomarnos alguna bebida y a degustar diferentes tipos de comida que nuestro creativo amigo gustaba preparar. Jaime peleó fuertemente para evitar que los militares, apoyándose en sus armas, decidieran apoderarse de las tierras sin pagar por ellas.

He escuchado que de la venta de Atlapa se pagaría la indemnización a la familia Berrocal, pero creo que ante la danza de los millones que maneja el Gobierno, sacando dinero de un maravilloso pozo sin fondo, bien podría usar el par de milloncitos que debe a esa familia. Eso nos haría felices a todos.

La construcción de Atlapa en ese lugar produjo, como siempre sucede con inversiones importantes para la comunidad, un movimiento comercial importante de actividades complementarias como el muy hermoso Hotel Sheraton - hoy ampliado abusando de la línea de construcción -, restaurantes y otras actividades relacionadas con eventos y convenciones que sufrirían el abandono.

El anuncio de que el comprador de Atlapa estaría obligado a mantener el edificio como centro de convenciones, no da ninguna seguridad a la ciudadanía de que mantendría su compromiso ya que de tener un buen contacto con el gobierno de turno, podría romper su contrato y seguramente nada pasaría.

Recordemos que

en Panamá “todo se puede hacer” y nada pasa.

Esa es la expresión

más conocida en nuestro país, y todos los días lo comprobamos.

“My name is Panama”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código