Avance: Cancillería de Panamá activa el Centro de Coordinación de Información tras terremoto en México.

PLANO URBANO

Panamá, un país muy frío

OPINIÓN

Hace una semana estuve en una reunión de la Cooperativa de Ahorro y Crédito de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA), R. L., acto celebrado en un hotel de la capital, donde, como ya es nuestra costumbre nacional, el acondicionador de aire estaba programado a plena capacidad de enfriamiento, dispuesto a congelar a cristianos y ateos que se atrevieran a permanecer en el lugar.

Infortunadamente había olvidado llevar un saco que me confortara, y así me tocó soportar el intenso frío panameño, con gran estoicismo, ese mismo que observaron los mártires cristianos cuando eran sacados de sus mazmorras para enfrentarse con los hambrientos leones del coliseo romano. En la misma mesa donde me encontraba había otros sufridos asistentes que no sabían cómo protegerse del abuso del sistema acondicionador de aire, especialmente una arquitecta con un vestido sin mangas y constantemente se frotaba los brazos como única opción.

He escuchado quejas de diversos turistas y de demasiados panameños, más comentarios y preguntas sobre qué pretendemos demostrar en nuestro país, si aterimos de frío a propios y extraños, cuando se supone que es este un país tropical donde un sistema acondicionador de aire les brindaría una agradable temperatura, en vez de ponerlos a tiritar.

Pareciera que es hora de que el Gobierno, a través de la protección al consumidor, establezca un control para que en las reuniones de convenciones, asambleas y actividades similares, se establezca una temperatura adecuada, que resulte alrededor de 25 grados centígrados. Esto resultaría en un ahorro para los establecimientos y lo más importante, para el país, visto como un todo. Además, brindaríamos confort a nuestros invitados.

Tengo otra propuesta para los gobernantes: ahorremos basura, es decir no produzcamos tanta. Una excelente medida sería obligar a todos los supermercados y tiendas del país, a vender las bolsas de plástico que hoy se regalan. Si tuviéramos que comprar las bolsas para cargar nuestras compras, aprenderíamos a llevar en qué traer lo comprado. Podrían regalar bolsas de papel que, como se sabe, son biodegradables.

Recuerdo cuando mi hijo mayor mantenía un apartamento en Londres y solo usaba algunas semanas del mes, mi esposa y yo caminábamos al supermercado y teníamos que llevar nuestras bolsas, pues allí no las suministraban. Muy pronto aprendimos a cargar con las bolsas de tela para regresar con las compras de la fecha.

Todo es cuestión de costumbre. Si aprendimos a hacer colas para abordar un autobús, también podremos hacerlo. Felicito a los impulsores de la campaña contra basura a la calle, pues siento que eso va calando, porque va dirigida a los niños y ellos “educarán” a sus padres.

Espero que los grupos ambientalistas, que todos los años recogen toneladas de basura acumulada en playas y litorales en formidables faenas, especialmente material plástico, se pronuncien sobre esta propuesta. Los espero.

El autor es arquitecto.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código