protección del medio ambiente

Panamá ratificará el convenio de agua de lastre

El acuerdo internacional busca evitar que se ocasione daño a la flora marina con el traslado de aguas de otros países donde existen diferentes microorganismos.

Los pescadores en el mar Caspio, ubicado entre Europa y Asia, notaron un cambio en el ecosistema marino. Lanzaban las redes y sacaban especies que no le eran comunes. Después de varios estudios científicos se encontró que esas nuevas especies y microorganismos marinos procedían de otros continentes.

Habían sido trasladadas a ese mar a través del agua de lastre que cargan los buques para su estabilidad en la navegación. Esta experiencia también ha ocurrido en Brasil y otros países por donde transitan buques. En el caso de Panamá no se han hecho estudios, pero para evitar la contaminación, la Autoridad del Canal de Panamá prohíbe a los buques en tránsito que desechen aguas en el lago Gatún, sin embargo por el momento no hay control en las áreas portuarias y costeras del país.

Para evitar la contaminación y los efectos en los ecosistemas marinos, la Organización Marítima Internacional aprobó en 2004 el convenio para el control y la gestión del agua de lastre y los sedimentos de los buques.

El acuerdo se fundamenta en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, donde se estipula que “los Estados tomarán todas las medidas necesarias para prevenir, reducir y controlar la contaminación del medio marino”.

El convenio entrará en vigor 12 meses después de la fecha en que por lo menos 30 Estados cuyas flotas mercantes combinadas representen no menos del 35% del tonelaje bruto de la marina mercante mundial, lo hayan ratificado. Actualmente tiene el 25% del tonelaje de la flota mundial y solo 28 países lo han ratificado.

Con la ratificación de Panamá, que tiene el 23% de la flota mundial, se completaría la cuota de tonelaje necesaria, ya que el país es el número uno en el abanderamiento de naves en el mundo.

El país exige que se cumpla con algunas condiciones para su ratificación. “Panamá no ha ratificado el convenio como una medida de presión para que se desarrollen las directrices de certificación, operación e inspección a bordo de los barcos antes de que entre en vigor”, explicó el director de Marina Mercante de la Autoridad Marítima de Panamá, Alfonso Castillero.

Se quiere evitar la experiencia de otros convenios internacionales que primero se han ratificado y luego cuando se tratan de implementar se encuentran dificultades, indicó Castillero.

Para poner en práctica el convenio se requieren varias fases: la implementación a bordo, la certificación del barco y la verificación del cumplimiento por el estado rector de puerto.

Uno de los aspectos que se quiere garantizar es que existan los suficientes equipos o máquinas con la tecnología probada para tratar las aguas de lastre antes de vertirlas.

El buque podrá tomar agua en un mar de Asia y luego tratarlas con un equipo que elimine los microorganismos para poder lanzarlas en un puerto distinto.

Cada buque debe llevar un equipo a bordo que en promedio cuesta $400 mil. Se trata de una inversión de aproximadamente $35 mil millones que tendrá que desembolsar la industria, pero que ayudará a proteger el medio ambiente y no alterar los ecosistemas marinos.

Por el momento Panamá se ha incorporado a un programa de fondos internacionales que se denomina Globallast, que permite preparar los buques y los puertos para la implementación del convenio.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

26 Jul 2017

Primer premio

6 0 8 9

DDCA

Serie: 6 Folio: 13

2o premio

5725

3er premio

4150

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código