neumáticos de poco uso

´Panamá, un vertedero de llantas´

Un grupo de diputados promovió un proyecto de ley para regular el manejo de llantas usadas, pero la propuesta se mantiene en la Asamblea Nacional.

“Los países industrializados tienen problemas para deshacerse de las llantas usadas y han encontrado que el vertedero más fácil son países como Panamá”, dijo José Gómez Núñez, quien como empresario dedicado al negocio de neumáticos le inquieta el efecto ambiental y a la salud que tiene el ingreso de estos productos al país.

Gómez, gerente de la empresa Tambor S.A. –dedicada por 54 años al negocio de distribución de llantas–, fundamenta su señalamiento en que Panamá no cuenta con una norma para fiscalizar la importación de llantas usadas.

En los últimos años ha habido un leve incremento en la importación de llantas usadas, según cifras que maneja el sector (ver cuadro).

El año pasado, los diputados de la Asamblea Nacional Dalia Bernal, Luis Corbillón y Rony Araúz presentaron un proyecto de ley para regular el manejo de llantas usadas.

La propuesta establecía sanciones a quienes de forma irresponsable quemen y tiren llantas en las vías públicas y lotes baldíos provocando problemas de contaminación a la atmósfera, al suelo y al agua.

La iniciativa quedó en segundo debate, y según fuentes legislativas, el proyecto no logró en ese momento la aprobación debido a que tenía fallas en su redacción, era ambiguo y no prohibía las llantas usadas.

“A los importadores de llantas usadas le daban más garantías y a los importadores de llantas nuevas le ponían nuevos impuestos para deshacerse de ellas”, dijo el gerente de Tambor, empresa que también importa neumáticos usados, pero bajo controles para ser procesados o rencauchados.

Durante la discusión del referido proyecto, los dueños de talleres dedicados a la venta de llantas de poco uso también mostraron su preocupación tras manifestar que alrededor de mil talleres que operan en el país podrían verse perjudicados con la medida, ya que emplean a cerca de 75 mil personas.

Pablo Córdoba, quien tiene un taller de mantenimiento de llantas en Río Abajo, expresó que este tipo de negocios representa una ayuda para los conductores de automóviles, sobre todo de escasos recursos, porque le brinda la posibilidad de comprar una llanta a $20, en lugar de $40 o más que le puede costar una nueva.

“Además, con las calles como se encuentran hoy en día [con huecos], si se daña no se pierde tanto dinero”, enfatizó Córdoba.

Estos talleres pequeños suelen ganarle entre $3 a $4 por cada unidad de llanta que revenden.

Para el taxista Guido Orozco, comprar este tipo de llanta representa un ahorro a su economía y puede usarla hasta cinco meses.

La máxima preocupación de las autoridades y de personas comprometidas con el medio ambiente es que estos productos en lugar de ser llevados a un vertedero adecuado, terminen en un “cerro patacón informal” que se improvisa en cualquier parte del país.

Los neumáticos son potenciales criaderos de mosquito que pueden generar enfermedades, y si son quemados contribuyen a la contaminación ambiental.

Para algunos empresarios y ciudadanos, la solución ambiental y económicamente rentable sería establecer controles de importación, de almacenamiento, transporte y tratamiento.

Más noticias de Economía

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código