Plano urbano Peligro de los edificios muy altos

OPINIÓN .Hace días tuvo lugar el foro sobre edificios altos, organizado por la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos, SPIA. Allí disertaron distinguidos profesionales de la arquitectura y de la ingeniería sobre diferentes facetas de tan impactante tema. Uno de los primeros conferenciantes fue el arquitecto Ignacio Mallol, quien nos enseñó dos torres unidas entre sí, una de 78 pisos y otra, "la pequeña de solo 68 pisos". Son dos hermosas torres, cuyo diseño estructural lo desarrolló un ingeniero griego, calculista de las torres gemelas de Kuala Lumpur, en Malasia, que durante algún tiempo fueron los edificios de mayor altura en todo el mundo.

El ingeniero panameño Luis García Dutari, con doctorado en estructura, de los más prominentes ingenieros estructurales del país, explicó cómo está enfocando el diseño estructural de un edificio de 102 pisos. Para ello utiliza hormigón de 12 mil libras por pulgada cuadrada de resistencia a compresión (peso), que cuadruplica la vieja resistencia de 3 mil libras.

Ello, adicionado a un sistema de marcos cada unos 20 pisos, en forma de una inmensa viga que rodea todo el edificio, logra gran estabilidad que se completa con amarres en forma de "X" en los costados, iguales a los que vemos en la Avenida Balboa, en el edificio de Aseguradora Mundial, diseño del arquitecto Álvaro González Clare.El doctor García Dutari añadió que Panamá va a construir los edificios más altos del mundo, construidos en hormigón armado, para evitar la construcción de estructura de acero, más peligrosas durante los fuegos intensos que debilitan este material, como vimos en el caso de las torres de Nueva York, y el más reciente edificio que se quemó en Madrid, donde solo la parte exterior, construida con columnas de acero, falló y cayó, pero obligó a destruir todo el edificio, con una pérdida de 88 millones de dólares. Esto demuestra que Panamá posee toda la tecnología estructural necesaria.

Exigió eso sí, una inspección rigurosa de técnicos especializados.El ingeniero Ulises Lay advirtió sobre la falta de inversiones del IDAAN en la ampliación de tuberías de acueducto y alcantarillado, desde hace 20 años, cuando abandonó los proyectos de ensanche que eran cobrados por valorización, con enormes beneficios a la comunidad. Esta ausencia provocará desbordes y roturas en las cañerías, llenando las calles de "materiales y fragancias" poco gratas. Yo les puedo extender una garantía sobre que ello ocurrirá. También destacó las estrechas calles del barrio San Francisco, donde en cada manzana se levantan un par de torres de 30 ó 40 pisos, sin ampliar ni un centímetro las calles existentes. Circularemos en patineta.

Los ingenieros Pirro e Isaac Donderis se complementaron para explicar en forma dramática los enormes peligros de los edificios muy altos, cuando se dan incendios que en un 80% se producen por cortocircuitos espontáneos. Mostraron videos aterradores de incendios de torres altas, donde los edificios ardieron fuera de control, hacia arriba, hasta quemar todos los pisos altos. Isaac Donderis hizo especial énfasis en los problemas que se presentan a los habitantes de estos edificios cuando, al desatarse un fuego, los bomberos cortan todo el suministro de energía, inclusive de la planta eléctrica, dejando fuera de servicio los ascensores y, a oscuras, las escaleras.

Nos pidió imaginar a una madre con hijos pequeños, y también a ancianos en un piso 70, bajando a oscuras por las escaleras con un niño en brazos, y uno o dos más, de la mano. Al bajar los 10 primeros pisos estarán ya en problemas y faltan 60 pisos más. Imaginemos que logran llegar al piso 20 ó 30, donde se tropezarán con los bomberos que suben corriendo, con grandes y gruesas chaquetas, tanques de oxígeno, mangueras, sombreros y hachas, quienes no se van a detener ante nada. Algo grave pasará allí. Muchos no podrán bajar, otros caerán y rodarán. Quién sabe.Si en los países avanzados se presentan estos casos, ¿cómo será en lugares como los nuestros, donde no damos mantenimiento al sistema de detección y de extinción de incendios?

Los bomberos que hablaron a continuación, dedicaron su tiempo a alertarnos, precisamente, sobre la tradicional falta panameña de mantenimiento de todos los sistemas eléctricos, los detectores de calor y de humo, de las mangueras contra incendios, los extintores, el mantenimiento de escaleras sin obstáculos, y la necesidad de realizar ejercicios periódicos de desalojo. Ante estos panoramas, no aconsejaré a nadie que viva en pisos muy altos. La próxima semana tocaré el tema de cómo los costos de construcción –y de vida– aumentan en los edificios muy altos.

El autor es arquitecto y asesor de compradores de vivienda e inversionistas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

26 Abr 2017

Primer premio

5 1 8 7

BDBB

Serie: 2 Folio: 14

2o premio

0632

3er premio

1386

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código