Mañana: Café con La Prensa sobre la reestructuración de la ciudad de Panamá

elecciones

Presidencia argentina: un cargo con problemas millonarios

El próximo presidente argentino heredará reservas netas de apenas mil 500 millones de dólares.
Después de doce años en el poder la administración Kirchner deja un país con una economía prácticamente paralizada y sufriendo una presión inflacionaria que alcanzará el 25% este año. Cristina Fernández, sucedió en el poder a su esposo Néstor Kirchne, fallecido en 2010 y quien gobernó el país entre 2003 y 2007. Después de doce años en el poder la administración Kirchner deja un país con una economía prácticamente paralizada y sufriendo una presión inflacionaria que alcanzará el 25% este año. Cristina Fernández, sucedió en el poder a su esposo Néstor Kirchne, fallecido en 2010 y quien gobernó el país entre 2003 y 2007.
Después de doce años en el poder la administración Kirchner deja un país con una economía prácticamente paralizada y sufriendo una presión inflacionaria que alcanzará el 25% este año. Cristina Fernández, sucedió en el poder a su esposo Néstor Kirchne, fallecido en 2010 y quien gobernó el país entre 2003 y 2007.

En momentos en que se agudiza la competencia por la presidencia argentina hay algo que se hace evidente: quien gane heredará una economía en ruinas.

Los analistas dicen que la situación es tan mala que será inevitable introducir cambios al actual régimen de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de restricciones cambiarias, energía subsidiada y proteccionismo comercial.

El debate se centra ahora en la rapidez y en la medida en que deben aplicarse esos ajustes.

El desafío será lanzar un ataque en todos los frentes de esos problemas, ya que no bastará con abordarlos de a uno, dijo Luis Secco, director de la compañía de análisis Perspectiv@s Económicas, que tiene sede en Buenos Aires.

Los siguientes son los cinco desafíos que enfrenta el país latinoamericano:

Un creciente déficit

Para Mauro Roca, un economista de Goldman Sachs Co., los problemas económicos de Argentina se derivan de un déficit fiscal que el centro de estudios económicos CIPPEC, que tiene sede en Buenos Aires, estima que cerrará el año en 6% del producto interno bruto.

Alimenta el déficit un incremento del gasto de 37.5% en los primeros siete meses del año respecto a igual período del año pasado.

Los ingresos del período crecieron 30.8%. Buena parte de ese gasto se destina a financiar las cuentas de energía y transporte de los argentinos, algo que un nuevo presidente deberá reducir a los efectos de equilibrar el presupuesto. No será fácil desde un punto de vista político, dijo Roca.

Precios en alza

El déficit impulsa la inflación. Además de reformar la política monetaria, el próximo gobierno tendrá que reorganizar su organismo de estadísticas, que sigue subestimando la inflación a pesar de haber lanzado un nuevo índice de precios al consumidor bajo presión de una censura del Fondo Monetario Internacional.

Una moneda demasiado alta

Con miras a las elecciones, el gobierno ha usado el peso para contener la inflación, para lo cual ha tenido que mantenerlo en un nivel de fortaleza artificial.

El peso se ha depreciado apenas 9.1% este año, en comparación con una caída del 31% del real de Brasil, su principal socio comercial.

Superávit comercial en desaparición

La pérdida de competitividad ha llevado la participación de Argentina en el comercio bilateral con Brasil al nivel más bajo desde la creación del bloque comercial Mercosur en 1991, según la firma de análisis Elypsis.

Aislados de los mercados de capital durante una batalla legal de una década con acreedores holdout del impago de 2001, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su extinto esposo y predecesor, Néstor Kirchner, dependieron del superávit comercial para tener acceso a dólares. Ese superávit se ha ido diluyendo y cayó 95% en agosto respecto de igual mes del año pasado, a 51 millones de dólares.

Devaluar el peso para recuperar competitividad y reducir la brecha de 67% con el valor del peso en el mercado negro es inevitable, dijo Secco, de Perspectiv@s.

Caída de las reservas

La contracción del superávit comercial y la falta de acceso a los mercados de capital han hecho que las reservas de Argentina caigan a niveles precarios. Si bien una permuta cambiaria de 11 mil millones de dólares con China le ha permitido al banco central afirmar que las reservas ascienden a 27 mil 700 millones de dólares, los analistas observan las reservas netas para evaluar la capacidad de pago de las obligaciones de la deuda externa.

El próximo presidente heredará reservas netas de apenas mil 500 millones de dólares, según Perspectiv@s Económicas.

A los efectos de resolver su escasez de dólares, Argentina tendrá que volver a emitir deuda, lo cual puede conseguirse si se llega a un acuerdo con los tenedores de bonos impagos.

Pero Rocca, de Goldman, dice que las cuentas externas de Argentina no son una preocupación tan inmediata porque el país tiene pocos reembolsos importantes de deuda que hacer antes de 2017, lo que da al nuevo presidente cierto margen de maniobra.

El gobierno de Kirchner impulsó políticas de consumo, suba de jubilaciones, paritarias (ajustes salariales por ley), subsidios para contribuir a crear ese clima de bienestar que dé votos al oficialismo, remarcó Juan Pablo Paladini, jefe de investigaciones de la consultora económica Ecolatina.

Analistas vaticinan que sea cual fuere el próximo presidente deberá imponer cambios para corregir una política económica agotada por el estancamiento, con un déficit fiscal que ronda el 6% del PIB y muy pocas inversiones.

Según Paladini remediar la inflación tiene costos de corto plazo que ningún candidato está dispuesto a pagar.

Si bien tener un 25% o 30% de inflación es grave, el electorado piensa que mientras los salarios suban en igual medida, todo estará bien. El temor es perder el trabajo, dijo. Si el encarecimiento de la vida no mueve a los electores, el valor de la moneda sí es un factor sensible. Sobrevaluada a 9.49 pesos por dólar, en el mercado paralelo se cotiza a casi 16 pesos por divisa.

Según Paladini los argentinos hemos desarrollado una tolerancia innata a la inflación, pero el dólar es otra cosa.

El oficialista y favorito Daniel Scioli prometió seguir con el control gradual de la moneda, mientras el opositor de derecha Mauricio Macri propone eliminar de un plumazo toda restricción.

Según Germano, “ha crecido la percepción de que todo va a ir mejor, pero esa situación no se condice con los análisis económicos y ningún candidato se está haciendo cargo de un potencial ajuste. El próximo presidente tendrá una luna de miel corta”, pronosticó el analista.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código