Proyección para 2012

Sacrificio fiscal superará los mil millones de dólares

En un período de tres años se duplicarán los subsidios e incentivos fiscales, sin que el Gobierno elimine las ayudas que están mal direccionadas.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_201412025hP1YZ.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_201412025hP1YZ.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_201412025hP1YZ.jpg

Los programas de subsidios, a los que el ministro de Economía y Finanzas, Alberto Vallarino, prefiere llamar “transferencias”, suman para el próximo año al menos $958.2 millones.

La suma que reporta la Dirección de Políticas Públicas del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), refleja un incremento de 17% con respecto al presupuesto de la vigencia fiscal de 2011, aunque exceptúa ayudas económicas como la que se le otorga al transporte público para disminuir la cuenta de diésel.

El plan de gobierno que presentó la candidatura de Martinelli durante la campaña electoral prometía “revisar la política de subsidios, con el fin de maximizar sus beneficios y adecuar aquellos que no tienen justificación financiera ni económica”. Pero, lejos de cumplir con su objetivo, todos los beneficios con los que se encontró Martinelli siguen vigentes, exceptuando el Certificado de Abono Tributario, y se han agregado más programas a la lista.

Entre los de reciente data figura la beca universal, que pasará de $50 millones en 2011 a $122.2 millones en 2012. También se han aumentado partidas como la que recibe el programa de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) de la Caja de Seguro Social, que al cierre de 2011 recibirá $189.4 millones y para 2012 $213.4 millones. Este dinero se utilizará, en parte, para financiar el alza a las pensiones prometidas a los jubilados.

Analistas reconocen que es importante ayudar a ciertos sectores, pero advierten que esta política, lejos de profundizarse, debe reducirse paulatinamente.

Al cierre de 2009, año en el que Martinelli llegó al poder, la partida de los subsidios y beneficios fiscales terminó con $514.4 millones.

En 2010 la suma se elevó a $796.9 millones; pasó a $929.9 millones en 2011, y de acuerdo con las proyecciones del Gobierno alcanzará los mil 68 millones el próximo año.

Esto significa que durante un período de tres años el Estado duplicará los subsidios e incentivos que otorga a varios sectores económicos. Vallarino justifica el aumento, alegando que ante la carencia de herramientas monetarias esta es la única forma que se tiene a disposición para aliviar el impacto que genera la inflación a los grupos de más bajos ingresos.

Mejor dirección...

El economista Raúl Moreira precisó que “los subsidios no son malos, lo que deben estar es bien enfocados, de manera que cubran a ciertos sectores de la población, como los de menores ingresos o al sector productivo, como la actividad agrícola, de manera que cumpla una función social”, explicó.

En el pasado, el ministro de Economía reconoció que el gas de 25 libras subsidiado llega a gente que no lo necesita, como es el caso de los que lo utilizan en segundas residencias de playa o descanso. Sin embargo, esta ayuda se sigue aplicando como siempre, a pesar de los abusos que le terminan costando al Estado $90 millones anuales.

En algún momento, el actual secretario de Energía, Juan Manuel Urriola, planteó la posibilidad de que la subvención en la cuenta de electricidad solo contemplara a los que consumen hasta 300 kilovatios al mes y no 500 kilovatios, pero la idea no cuajó a lo interno del Gobierno.

Vallarino indicó ayer que en el tema eléctrico se está “afinando” una propuesta que se presentará próximamente y con la que se busca dirigir este subsidio a la población que realmente se afecta con el aumento de las tarifas de energía y no en lugares de gran poder adquisitivo. “Tenemos que mejorar la administración de estas transferencias, que vayan directo al que realmente lo necesita y en eso estamos trabajando”, precisó.

El funcionario reconoce que es un tema complejo. “Son programas necesarios, como la beca universal, por ejemplo. Apostamos a que con una mejor educación estas personas mejoren sus ingresos”.

El exministro de Economía Fernando Aramburú Porras considera que los subsidios “no pueden ser eternos. El problema que veo en este momento es que son generalizados. El Gobierno tiene que hacer un esfuerzo por limitar estos programas a las personas que realmente los necesitan y que este apoyo sea temporal”, señaló.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Mar 2017

Primer premio

3 5 0 5

BBCA

Serie: 4 Folio: 8

2o premio

7058

3er premio

6560

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código