VALOR RAZONABLE

VALOR RAZONABLE: Inevitable

OPINIÓN

¿Qué tipo de reacción debe provocar la noticia de la importante reducción del déficit fiscal del Gobierno central panameño? En medio de la desintegración del grupo musical Comando Tiburón y los detalles de escándalos de corrupción que siguen generando asco y desconcierto, la buena noticia de la proximidad del déficit a lo que establece la ley de responsabilidad fiscal pasó algo inadvertida. Es clara y evidente la desaceleración económica del país: crecer al 6% no es lo mismo que crecer al 11%. Nadie puede ni debe argumentar contra los hechos. Pero en este ambiente económico mundial donde lo único cierto es la incertidumbre, la gestión del Gobierno central de reducir este importante indicador macroeconómico es plausible por un número plural de razones. La primera y obvia es la disciplina y el orden con que se están manejando las finanzas públicas, lo que genera tranquilidad en mercados internacionales y continúa poniendo al papel de deuda panameño como un destino interesante de inversión. Ante la desaceleración antes mencionada, la reducción del déficit puede dar herramientas de manejo al Gobierno para invertir (no gastar ni subsidiar) en proyectos que sean catalizadores económicos, usualmente infraestructura que impacta empleo y produce un natural crecimiento. Por otro lado, de haber seguido creciendo este déficit al ritmo agresivo de años recientes, seguramente la dependencia en más deuda hubiera aumentado. Hasta hace algunas semanas era prácticamente un hecho que las tasas de interés subirían en el mes de septiembre. Ahora no está tan claro ese panorama ante el deterioro económico en China.

De subir el costo de deuda a Panamá, el repago sería tanto más difícil considerando que la recaudación y generación de ingresos para el Estado no ha andado muy bien estos meses. La reducción del déficit y su control aparenta dar a la actual administración el espacio para alejarse de una reforma fiscal o de mayores emisiones de deuda.

Ahora bien, así como la muerte y los impuestos son inevitables, hay un tercer componente de este trío macabro que asoma sus garras: la inminente subida de intereses. Hace unos años, la dependencia en los fondos provistos por bancos extranjeros, corresponsales o agencias multilaterales, constituía una nada menospreciable porción del apoyo que bancos locales y regionales con presencia en Panamá recibían para sostener el crecimiento en carteras crediticias e inversiones. Con eso dicho, la diversificación del fondeo de los bancos activándose en mercados de capitales, así como captando depósitos y ahorros, han llevado a que los corresponsales jueguen un papel menos relevante en la composición de fondeo. Pero la relevancia que perdieron por ese lado, la han superado con el manejo de transferencias y pagos, especialmente con aquellos bancos que operan en Estados Unidos. Es casi inevitable que, como resultado de posibles ajustes en tasas, enormes gastos operativos para la implementación de supervisión más estricta y presiones internacionales para la disciplinada ejecución de normas como Fatca, todos los que tengamos una hipoteca, tarjeta de crédito o préstamo estemos recibiendo la dolorosa carta de aumento de interés en las próximas semanas. Entonces estamos viviendo lo inevitable de la vida: inevitable anhelar lo cotidiano que nos estremece; inevitable la subida de tasas; inevitable que una economía no viva ciclos; inevitable que con decencia el déficit fiscal se siguiera aumentando.

Más noticias de Economía

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código