VALOR RAZONABLE

VALOR RAZONABLE: Responsabilidad de directores

OPINIÓN

En el derecho corporativo avanzado, los directores de una sociedad tienen el deber de cuidado y el de lealtad.

El deber de cuidado es: “El cuidado que una persona razonablemente prudente usaría, en circunstancias similares, en el cuidado de sus propios asuntos”. Ejemplos: Asistir a las juntas directivas; mantenerse informado sobre las actividades de la sociedad; revisar periódicamente los estados financieros. En caso de insolvencia, el deber de cuidado se extiende para con los acreedores.

Un director no es responsable por decisiones con resultado negativo para la sociedad si la decisión fue tomada: De manera informada; de buena fe, y creyendo honestamente que la decisión era en el mejor interés de la sociedad. Se denomina juicio de negocios. Las excepciones se dan en los casos de fraude, negligencia grave o ilegalidad.

Como regla el demandante debe superar la presunción de que el director ejerció el juicio de negocios, y/o demostrar que dicha regla no era aplicable. Para lograrlo el demandante debe demostrar el conflicto de interés o auto-contratación, lo cual traspasa la carga de la prueba al director de demostrar que la operación fue justa.

El deber de lealtad requiere que el director lleve a cabo sus funciones sin tomar ventaja de la sociedad.

Se vuelve relevante en situaciones que involucran transacciones entre la sociedad y sus directores o ejecutivos, o una sociedad que es propiedad de ellos o transacciones que involucran un conflicto de interés (ejemplo insider trading).

En Panamá, los directores no contraerán responsabilidad personal por las obligaciones de la sociedad, pero responderán personal o solidariamente, según el caso para con ella y para con los terceros, de: la efectividad de los pagos hechos por los socios, de la existencia real de los dividendos acordados, del buen manejo de la contabilidad y en general de la ejecución o mal desempeño o de la violación de las leyes, pacto social, estatutos o acuerdos de la asamblea general.

Quedarán exentos de responsabilidad los directores que hubieren protestado en tiempo hábil contra la resolución de la mayoría o los que no hubieren asistido con causa justificada. (Artículo 444 Código de Comercio).

El fallo de la Sala III de la Corte Suprema de Justicia de 30 enero 2009 confirma la aplicación de esta norma en un caso del año 2002 en que la Comisión de Valores impuso multa de $300 mil al director, presidente, accionista y representante legal de un emisor que presentó información falsa y engañosa y omitió información de importancia en informes financieros.

Toda una novedad, y una enorme y solitaria victoria académico-jurídica, ya que no se ha repetido este precedente, aun cuando abundan las situaciones para su uso. Además, una victoria pírrica ya que la sanción nunca fue pagada.

Como es habitual en el Panamá –pragmático y fenicio– parece que pasó mucho, pero no pasó nada.

Más noticias de Economía

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código