VALOR RAZONABLE

VALOR RAZONABLE: Venezuela, el socio errático

OPINIÓN.

En un mundo globalizado, ninguna nación puede mantenerse indiferente ante la suerte de sus pares.

Panamá, centro relevante de las finanzas y el comercio del subcontinente, no debe quitar la mirada de los avatares de su hermana Venezuela, contraparte principal de la Zona Libre de Colón, socia energética fundamental y cuna de una de las colonias más vibrantes del istmo.

Venezuela ha sufrido los embates de las consecuencias de su destino como economía monoexportadora.

La República, dueña de grandes riquezas en su subsuelo, se ha visto cada vez más expuesta a las idas y venidas de un desarrollo económico inconsistente que depende de los precios del petróleo.

Estos, para fortuna de la República (o quizás, todo lo contrario), se han mantenido en altos niveles históricos durante casi 10 años, lo que ha permitido la perpetuación perversa de una economía supeditada a una actividad que constituye quehacer productivo solamente para una minoría de la población y que es explotada monopolísticamente por un Estado latinoamericano decimonónico, de los que no responden a nadie, a través de PDVSA, coloso global, otrora orgullo de la nación y de la industria del subcontinente. Nótese el uso del tiempo pasado en esta valoración.

Las cifras macroeconómicas, distorsionadas por una política monetaria desprestigiada, basada en un artificial control cambiario, solo logran maquillar en términos nominales una realidad económica que a ras de suelo tiene ecos de ruina.

Un crecimiento estimado del 6% para 2012 es respondido por un déficit presupuestario que llega casi al 20% para el mismo período. Un nivel de endeudamiento aceptable del 50% del PIB (de difícil medición debido a la existencia de múltiples mercados cambiarios) choca con la realidad de una nación en perpetua escasez de artículos elementales, que puede estar planeando alguna emisión de bonos en dólares americanos para pagar importaciones básicas.

Venezuela, con sus cuasi-infinitas reservas petroleras y su posición estratégica a las puertas del colosal mercado americano, ha podido ser Qatar o Noruega. Naciones que escaparon al vicio destructivo del fantasma petrolero y que lograron traducir el oro negro en sistemas económicos prósperos. Sin embargo, la realidad acerca Venezuela a Zimbabwe: sentada sobre riqueza infinita, no ha sabido qué hacer con ella más allá del circunstancial consumo.

El Edén, en las manos equivocadas, quiebra. Eso nos enseña el registro histórico. Y, Venezuela, con su diáspora inquieta, que hace parte del tejido socioeconómico del Panamá moderno, ha sido una prueba más de esa lección fundamental.

Más noticias de Economía

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código