VALOR RAZONABLE

VALOR RAZONABLE: Un mar de liquidez

OPINIÓN

El 18 de septiembre, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) anunció, de forma sorpresiva, su decisión de no iniciar la reducción progresiva de su programa de compras adicionales de bonos hipotecarios y tesoros en el mercado abierto, potencial reducción que se ha dado en llamar de forma genérica tapering. El principal banco central del mundo ha estado utilizando esta masiva intervención en los mercados de capitales (compras mensuales de hasta $85 mil millones) para inyectar liquidez en el sistema, mantener las tasas bajas y apoyar el crecimiento económico, con la esperanza de reducir el desempleo, el cual se mantiene elevado en Estados Unidos (7.3%).

Interviniendo de esta manera, la Reserva Federal ha llevado su hoja de balance más allá de los 3 millones de millones de dólares (el equivalente a unas 100 economías panameñas). Inevitablemente, esta permisiva política de relajamiento monetario (conocida como “Quantitative Easing”, o “QE”) ha inundado los mercados globales de liquidez, que es como el agua: corre y se extiende por donde puede, ocasionalmente hacia los lugares menos convenientes.

Más allá de la perenne pesadilla del banquero central, la inflación, la cual no asoma aún, un peligro más ominoso es la distorsión del proceso de asignación de capitales y oportunidades de financiamiento a nivel mundial, en el cual agentes económicos de cuestionable viabilidad económica y solvencia son capitalizados y financiados, sembrando así las semillas de burbujas y otras criaturas de la tragedia económica. En los mercados de deuda soberana, por ejemplo, la facilidad con la cual Bolivia y Paraguay pudieron emitir deuda en épocas recientes da mucho que pensar.

Ben Bernanke, quien dejará la Reserva Federal en pocos meses, afrontó los tiempos difíciles de la crisis como era de esperarse: un estudioso de la Gran Depresión, convencido de que la misma alcanzó sus peores dimensiones debido al congelamiento del crédito, respondió inundando al globo de dinero barato.

El grado de efectividad de esta política quedará para el debate en las próximas décadas y facciones nacerán en pro y en contra (los economistas somos sectarios incurables). Ante los moderados pero claros signos de recuperación de la economía estadounidense, su sucesor deberá desarmar el “QE”: pondrá al sistema financiero global en una clínica de rehabilitación, retirando progresivamente el adictivo y potencialmente dañino exceso de liquidez. Para eso se requieren serias habilidades e imaginación. Esperemos que el presidente Obama exhiba esas mismas cualidades al nominar a quien deberá afrontar semejante reto.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código