CRISIS ECONÓMICA

Venezuela camina hacia el abismo

China se ha convertido en el mayor prestamista extranjero del Gobierno venezolano con 50 mil millones de dólares.
Diariamente, cientos de venezolanos deben formar filas para adquirir productos de primera necesidad, pero el Gobierno culpa de esta realidad a los acaparadores. Diariamente, cientos de venezolanos deben formar filas para adquirir productos de primera necesidad, pero el Gobierno culpa de esta realidad a los acaparadores.
Diariamente, cientos de venezolanos deben formar filas para adquirir productos de primera necesidad, pero el Gobierno culpa de esta realidad a los acaparadores.

Venezuela va deslizándose hacia una crisis humanitaria. Las informaciones sobre su último bajón económico o el capricho político más reciente del presidente Nicolás Maduro tienden a eclipsar este desastre en cámara lenta. Sin embargo, el peligro de una implosión venezolana crece.

Usted ya sabrá, seguramente, que Venezuela tiene la tasa de inflación más alta del mundo, una moneda que se derrumba y todas las perspectivas de no honrar sus deudas el año próximo. Habrá leído, quizá, sobre la escasez de bienes de consumo (de todo, desde leche y pan hasta cerveza y preservativos), y el esfuerzo requerido para obtener efectivo (una de las maneras es secuestrar perros de raza para venderlos en Brasil).

Hay algunas cosas que tal vez no sepa. En el país con las reservas petrolíferas más grandes del mundo, los pacientes de trasplante han recurrido a medicamentos veterinarios para seguir con vida. Los coagulantes para tratar la hemofilia solo se consiguen para urgencias. Cada vez es más difícil encontrar medicamentos fuera de las ciudades.

La malaria y el dengue avanzan; como ocurre con la desnutrición, solo que el Gobierno frenó la publicación semanal de boletines epidemiológicos en noviembre pasado y niega que miles de médicos están renunciando y emigrando.

Todos los días, los venezolanos forman colas en tiendas que están casi desabastecidas. El 31 de junio, un hombre fue asesinado y varias docenas de personas arrestadas en la ciudad de San Félix cuando compradores furiosos saquearon almacenes y atacaron vehículos estatales.

Arreglar la economía de Venezuela exigirá medidas –poner fin a los subsidios y los controles de precios, liberar los tipos de cambio, recortar el gasto público- que resultarán dolorosas por haber sido postergadas durante largo tiempo. Un plan de ese tipo requiere cooperación política, no la creciente represión a la que recurre Maduro. Los vecinos de Venezuela tienen un interés especial en evitar este desastre. Brasil y Colombia están distraídos con sus propios problemas, pero no pueden permitirse ignorar la agitación en sus fronteras –sobre todo porque Maduro utiliza las disputas territoriales para encender el fervor nacionalista. Desde el exterior de la región, China ha costeado el despilfarro de Venezuela con más de $50 mil millones en préstamos que bloquean suministros de petróleo y acuerdos preferenciales; también le convendría que su deudor no cayera en el abismo.

Lo que pueden hacer los de afuera tiene un límite. Pero los grandes vecinos y acreedores tienen influencia y deberían comenzar a ejercerla. El mes pasado, Naciones Unidas convocó a Venezuela para que explique su uso de la detención preventiva, los abusos en materia de derechos humanos, la censura y la venganza contra quienes llevan denuncias a la ONU.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código