TLC PANAMÁ-COLOMBIA

ZLC, un bache en el camino

Culminadas las siete negociaciones después de tres años, los países esperan firmar el acuerdo para finales de este mes o para principios de julio.

Ya lo había anunciado el expresidente de la Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón (ZLC) Severo Souza hace unos meses, que “2013 podría ser un año malo” para la zona franca.

Primero fue Venezuela, un mes después, Colombia. Las decisiones del Gobierno venezolano de devaluar su moneda para favorecer sus exportaciones, y del colombiano de aplicar un sobrearancel para cuidar un sector de su industria hizo temblar el cuaderno de finanzas anual de la ZLC recién comenzado 2013.

A estas medidas proteccionistas aplicadas por ambos países sudamericanos y que afectan directa y sensiblemente al comercio de la ZLC, recientemente se sumó una nueva inquietud entre los empresarios de la zona franca.

Hace una semana, el Gobierno panameño concretó el tratado de libre comercio (TLC) con Colombia después de siete rondas de negociaciones que tomaron tres años y una suspensión temporal por diferencias en el tratamiento de la ZLC.

En la madrugada del sábado 1 de junio, ambas delegaciones llegaron a un acuerdo, el cual fue catalogado por el Ministerio de Comercio, Industrias y Turismo colombiano como una victoria “neta” para su país, que a pesar de no satisfacer una demanda de los usuarios de la ZLC recibió el aval de los negociadores panameños.

El 1 de marzo de este año entró en vigor un sobrearancel impuesto por Colombia a las importaciones de confecciones y calzado desde economías con las cuales no tienen un acuerdo comercial vigente, y que afecta directamente el comercio de la ZLC.

Los empresarios reprocharon la decisión de Colombia y catalogaron la medida de “totalmente ilegal”, según el presidente de la Asociación de Usuarios, Surse Pierpoint.

Durante la recién concluida negociación con Colombia, los miembros de la asociación esperaban que los negociadores panameños defendieran la postura de los empresarios de la ZLC de que se retire o flexibilice este sobrearancel.

El sábado a la madrugada, cuando se dio por finalizada la ronda de negociación, las reglas de origen para productos de los sectores textil y confecciones se mantuvieron rígidas, acorde al interés que tenía Colombia.

Tras el anuncio del Ministerio de Comercio e Industrias (Mici) que se había llegado a un acuerdo con Colombia a través de un comunicado, el hermetismo sobre los detalles del mismo generó más inquietud entre los empresarios.

“No sabemos cómo quedó la ZLC. Hay un vacío de información que no entiendo por qué y me temo lo peor. El silencio, en este caso, es no news, bad news (si no hay noticias, es porque son malas)”, enfatizó Pierpoint.

En 2011, el 12.3% de las reexportaciones de la ZLC fueron dirigidas a Colombia, por un valor de mil 850 millones de dólares.

Antes de comenzar la séptima y última ronda de negociaciones, Pierpoint manifestó que no entendía “cómo se puede estar hablando de un TLC cuando la otra parte está aplicando medidas completamente antilibre comercio”.

Ahora, tras la resolución del acuerdo comercial, la Asociación de Usuarios de la ZLC espera que el Gobierno eleve un reclamo ante la Organización Mundial de Comercio (OMC). Para Severo Souza, esta “no es la medida a la que querían llegar porque puede tardar años en alcanzar una resolución y las pérdidas van a seguir ahí”.

“Como mínimo nos merecemos eso, ya que Colombia no quiere levantar el decreto ilegal. Las autoridades deben hacer valer su derecho ante la OMC exigiendo que se levante”, indicó Pierpoint.

Tras el acuerdo en las negociaciones, Panamá y Colombia esperan por una reunión de entendimiento para la segunda semana de junio y luego esperar a la firma oficial, que podría concretarse a finales de este mes o a principios de julio.

“Creo que hicimos una buena negociación para ambos países. Conseguimos las exclusiones que Colombia no quería dar, como la de los lácteos totales”, señaló el ministro de comercio Ricardo Quijano.

“Conseguimos la certificación de país de origen de Panamá, y las reexportaciones de la ZLC. Eso era lo que antes trababa la negociación y hubo buena disposición de la contraparte colombiana. La ZLC va a ser beneficiada en el tema de las reexportaciones que se dan con certificados de origen con productos que tienen una transformación y un agregado”, dijo.

ÚLTIMA PARADA: MÉXICO

Según Pierpoint, “puede ser que están viendo con luces largas lo que le conviene al país con un acuerdo macro como la Alianza del Pacífico, pero entonces quedamos nosotros (ZLC) como los baches en el camino”.

Desde que comenzó el año, uno de los objetivos principales del Gobierno era ingresar como miembro pleno a la Alianza del Pacífico, que la componen Chile, Perú, Colombia y México

Para lograrlo, faltaba cerrar dos acuerdos comerciales con estos dos últimos. Con el acuerdo con Colombia pronto a firmarse, el objetivo inmediato apunta al norte, a México.

“Ahora estamos empezando las negociaciones con México. La Alianza del Pacífico es el grupo económico, en este momento, más fuerte del mundo y es bueno para Panamá como centro logístico”, destaca Quijano.

Las esperanzas comerciales de la ZLC vuelven a estar en manos del Gobierno y, ahora, en el trabajo que pueda hacer la OMC para que se levante el decreto aplicado por Colombia.

Se logra la exclusión de lácteos

Una de las mayores preocupaciones del sector ganadero nacional era el tratamiento de los productos lácteos que se daría en las negociaciones con Colombia. Al cabo de la séptima ronda, Panamá logró excluir los lácteos en el 100%, con lo que se cuidará el sector productivo local.

De cara a las negociaciones con México, la preocupación es la misma.

En materia de Acceso a Mercados en Bienes, los productos de la oferta exportable de Panamá consiguieron cuotas preferenciales satisfactorias. Entre ellos se encuentra la carne bovina, procesados de pollo, alcoholes, así como la harina de pescado, jugo y ron, en las que se consiguieron cuotas y plazos de desgravación arancelaria entre cinco (5) y doce (12) años.

De acuerdo con cifras de la Contraloría General de la República, en 2012 Panamá exportó a Colombia por $8.4 millones, y las importaciones fueron por un valor de $429.9 millones, totalizando una balanza de $438.3 millones.

Esta balanza comercial es de 9.9%, frente al balance de $486.7 millones durante 2011.

Asimismo, las exportaciones de productos panameños se redujeron 9.5% frente a 2011, al tiempo que la importación aumentó un rango de 11%.

Luis Bellini

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código