Carrera contra el tiempo

La agenda pendiente frente al TPC con EU

Panamá prevé que en abril de 2012 se implemente el TPC, pero antes debe impulsar la producción agrícola y mejorar la educación.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203IHomeP.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203IHomeP.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203IHomeP.jpg

Lograr la modernización del servicio en el sector público, acceso a tecnología, mejores infraestructuras, impulsar las agroexportaciones e incentivar la instalación de empresas extranjeras en el país son algunos de los puntos pendientes que deberá adecuar o afinar Panamá para hacerle frente al tratado de promoción comercial (TPC), suscrito con Estados Unidos (EU).

Este acuerdo le abre las puertas a los empresarios y profesionales panameños a un mercado de 300 millones de potenciales consumidores, pero también representa para el país un gran reto.

El desafío está presente desde el momento en que se iniciaron las negociaciones hace ocho años, pero ahora con el tratado firmado por el presidente Barack Obama, se inicia la cuenta regresiva para implementar una agenda paralela.

Esta agenda sería la hoja de ruta que le permitiría al país tener otro perfil dentro de una década, cuando muchos productos “sensitivos” puedan entrar a Panamá sin pagar impuestos o pagando muy poco.

Aunque el interés de Panamá por lograr un TPC con EU viene de años, aún existen sectores que no están preparados, advierte Nicolás Ardito Barletta, director general del Centro Nacional de Competitividad en Panamá.

A corto y mediano plazo, a juicio de Ardito Barletta, se deben impulsar las zonas productoras cercanas a las riberas del Canal de Panamá como Ciudad de Saber, Howard y la Zona Libre de Colón.

En estos recintos se podrán establecer empresas extranjeras que ensamblen sus productos y luego se exporten al mercado estadounidense. Se aprovecharía el transporte marítimo y toda la logística que se desarrolla alrededor del Canal de Panamá y del Aeropuerto Internacional de Tocumen.

En este sentido en el país se han empezado a dar los primeros pasos para alcanzar el éxito comercial.

Actualmente en los predios del Aeropuerto Internacional de Tocumen se desarrollan más de dos proyectos multimodales y de logística.

Entre ellos están la Ciudad Aeropuerto y Panatrópolis, que según sus promotores, generarán 6 mil millones de dólares en inversiones.

Hay quienes ven el TPC con EU como una oportunidad para potenciar al país en los sectores de servicios marítimos y logística; financiero e industrial, mientras que otros lo visualizan como una amenaza para el sector agropecuario.

Los agricultores panameño ven poco crecimiento en las ventas a esa nación, debido a la limitada producción local. En los últimos cinco años se han dejado de cultivar 35 mil hectáreas.

A inicios de la década el aporte del sector agropecuario al producto interno bruto (PIB) representaba un 8%, cifra que ha descendido a 4.3% en 2010

Federico Humbert, presidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá y exembajador en EU, reconoce que uno de los principales retos será mejorar la competitividad del sector agrícola, principalmente de los productos tradicionales.

Sugiere trabajar en programas que apoyen la innovación, eficiencia y mejora tecnológica.

El sector agropecuario necesitará el apoyo en la adecuación de infraestructura necesaria para lograr elevar la productividad (sistemas de riego, carreteras, centros de acopio, laboratorios, asistencia técnica de alta calificación, extensión del conocimiento, investigación, equipamiento, educación, energía eléctrica, capacitación).

Juan Francisco Kiener, presidente del Sindicato de Industriales de Panamá, está convencido de que el acuerdo comercial beneficiará a ambos países.

“Panamá ha tenido más de 10 años para prepararse, esto no era ninguna sorpresa para nadie. Ahora hay que trabajar para impulsar la productividad”, sentenció el representante del sector industrial.

En el tema agrícola el Gobierno se ha comprometido a capacitar, ayudar y entrenar a los productores hasta que se adapten y sean más competitivos, ha manifestado en reiteradas ocasiones Ricardo Quijano, ministro de Comercio e Industrias.

“Nos es que estamos preparados para ingresar mañana, pero como hay una desgravación que oscila entre 10 y 20 años se trabajará para lograr la competitividad”, dijo Quijano.

Actualmente se trabaja en la etapa de implementación del acuerdo, que podría estar lista en abril de 2012 si todo se cumple como se ha programado, según el jefe de la cartera de Comercio e Industrias, Quijano, el crecimiento económico del país el próximo año pudiera alcanzar el 14%.

ENFOQUE 

Pongámonos a trabajar

Euclides Díaz*

economia@prensa.com

Opinión. Indudablemente que el acuerdo suscrito entre EU y Panamá favorece al país estadounidense en términos generales, y más aún si lo vemos en términos del sector agropecuario.

Desde el momento en que se anunciaron, en 2003, las negociaciones y que el tema de las ayudas y subsidios a la agricultura quedaban excluidos de las discusiones, porque era un tema que los estadounidenses estaban negociando multilateralmente en el marco de la Ronda de Doha, el futuro de los productores agropecuarios panameños se vio envuelto en un manto de incertidumbre y plagado de obstáculos para su desarrollo.

Pretender medirse ante un país cuya productividad es una de las más altas del mundo y cuya moneda y consecuentemente su política monetaria se aplican directamente en nuestro país, realmente constituye una tremenda osadía, ya que quedan muy pocos recursos para competir. Esta situación es peor cuando le tenemos que sumar los 35 mil millones de dólares que destina EU para ayudar a la producción de sus alimentos básicos durante el período 2008-2012, amén de la cantidad y calidad de su infraestructura. Por otra parte e igualmente desesperanzadoras son las normas sanitarias y fitozoosanitarias sobre las cuales se desempeñan ambas economías. En este sentido, previo a la entrada en vigencia del TPC, EU se aseguró de que sus productos no tendrían ningún obstáculo para penetrar el mercado panameño y pone como condición la aceptación de la equivalencia de su sistema de vigilancia, pero sin que sea recíproca.

De esta forma las exportaciones de productos agropecuarios panameños serán examinados utilizando alta tecnología, de la cual carecemos, ya que los gobiernos no asignan los recursos necesarios para comprarla, operarla y mantenerla; digno ejemplo de esta barrera al comercio es el laboratorio de residuos tóxicos que durante más de 30 años ha estado esperando ser aprobado por la autoridad competente de EU. El panorama descrito lógicamente es solo para los productos sensitivos para los agricultores y ganaderos estadounidenses, ya que para el caso de las frutas tropicales que ellos no pueden producir, solo requieren de certificaciones de buenas prácticas agrícolas.

Por lo expuesto y en el entendido de que el mayor plazo de desgravación concedido por EU fue de 20 años, es que a los productores solo nos queda agruparnos en gremios, asociaciones locales, cooperativas y agrupaciones internacionales con el propósito de salir a cazar en manada, ya que individualmente seremos fáciles presas.

* El autor es ganadero

Más noticias de Economía

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código