VALOR RAZONABLE

El ahorrista y la represión financiera

OPINIÓN

Hace unos días el Fed anunció su intención de mantener las tasas de interés entre 0% y 0.25% por los próximos tres años “por lo menos”. Esta es una medida cuyo efecto es poner cerca de cero las tasas de interés para cualquier colocación en un crédito de alta calidad entre overnight y tres años. Esto se suma a las operaciones “QE 1 and 2” y “Twist” por medio de las cuales en los últimos dos años la Fed compró $1.6 trillón en bonos, buscando bajar también las tasas de mediano y largo plazo.

Lo anterior se traduce en un ambiente bastante desconcertante para los ahorristas, donde el Gobierno mantiene las tasas artificialmente bajas, muy por debajo de la inflación, amén de que la inflación oficial no incluye energía y alimentos y muchos consideran que esta cifra subestima severamente el verdadero aumento en el costo de la vida.

Peor aún, tenemos los intereses más bajos desde 1940, en tiempos en que las finanzas públicas de Estados Unidos y otros países desarrollados muestran un fuerte deterioro y una trayectoria de gastos e ingresos que no es sostenible, pero que no pueden abandonar si no es con un nuevo “pacto social”. Todo lo cual pone en duda la seguridad o efectividad del papel moneda como medio para atesorar riqueza a largo plazo.

Cabe señalar que este mismo panorama lo enfrentan, en mayor o menor medida, todos los que ahorran en renta fija en dólares, por que la Fed y los tesoros sirven de base para fijar las tasas en los demás sectores del mercado: corporativos, depósitos, soberanos de diferentes países, etc.

Hay quienes argumentan que la historia económica se puede describir como una constante pugna entre deudores y acreedores. Desde esa óptica, el momento actual sin duda es hostil para los acreedores.

Después de 30 años de acumulación acelerada, las obligaciones del sector público y privado en Estados Unidos alcanzaron en 2007 niveles de saturación o intolerancia, solamente vistos durante las guerras mundiales, ubicándose por encima de 350% del PIB.

Estos niveles de endeudamiento han puesto a la Fed a elegir entre alternativas poco agradables.

Por un lado, dejar que las fuerzas del mercado actúen, lo que con toda seguridad traería quiebras generalizadas, desempleo alto, deflación, depresión económica, etc. O aplicar la “represión financiera”, obligando a los ahorristas a aceptar retornos muy por debajo de la inflación y de esta manera tratar de reducir o destruir en forma gradual el valor real de la deuda, tal vez, a lo largo de 10 o 15 años. ¡Ciertamente tiempos de escasez para los ahorristas!

El autor es asesor financiero

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código