´Asfaltando tu ciudad´

El conflicto del ministro Suárez

Un tío del ministro dirige la empresa que ganó la licitación para asfaltar las calles de La Chorrera, Capira y Coronado, por $6.47 millones.

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203MnHZmR.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203MnHZmR.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203MnHZmR.jpg

El ministro de Obras Públicas, Federico José Suárez, adjudicó en diciembre de 2010 un contrato por $6.47 millones a Almacenadora Nacional, empresa que es propiedad de su tío, Ricardo Suárez Sogo. Se trata de uno de los contratos del proyecto “Asfaltando Tu Ciudad”, específicamente la parte correspondiente a las localidades de La Chorrera, Capira y Coronado.

Este no es el único contrato que Federico José Suárez le adjudicó a la empresa de su tío. Un mes después de asumir el puesto como ministro, firmó una contratación directa a favor de Almacenadora Nacional por $238 mil.

Los trámites para la contratación habían sido iniciados en los últimos meses del Gobierno anterior y se concretaron con Suárez ya como ministro; en 2010 la empresa también fue agraciada con otra contratación directa para el servicio de “parcheo asfáltico de los distritos de Capira, Chame y San Carlos” por otros $164 mil. Una resolución firmada por el entonces viceministro de Finanzas Dulcidio De La Guardia permitió al Ministerio de Obras Públicas (MOP) hacer la contratación de manera directa.

De estos contratos, el más cuantioso es el citado de $6.47 millones del proyecto “Asfaltando Tu Ciudad” en La Chorrera, Capira y Coronado. A través del programa “Asfaltando Tu Ciudad”, el MOP pretende poner asfalto en buena parte de las calles del país.

Para todo este proyecto, que supone una inversión de casi $76 millones, el MOP hizo una licitación que se dividió en 37 renglones, correspondiendo cada uno a grupos de calles o a distritos completos que se debían asfaltar. De cada renglón resultó un contrato.

A pesar de que 11 empresas distintas presentaron candidaturas para hacerse con estos proyectos, ninguna coincidió en un mismo renglón. Es decir, por cada uno de los renglones solo se presentó un candidato, que evidentemente se adjudicó el contrato al que se postuló sin competencia alguna.

“Las empresas participantes en el acto público tenían la posibilidad de presentarse a los renglones que fueran de su interés y cada una de ellas ganó proyectos de diferentes montos que oscilaban entre los $500 mil y $6 millones”, dijo el MOP a través de su oficina de Relaciones Públicas.

Al sumar los proyectos que se adjudicó cada empresa, resultó que todas obtuvieron contratos por montos similares, entre $6.2 millones y $6.7 millones.

En esa primera licitación, solo tres renglones o contratos quedaron desiertos, los correspondientes a La Chorrera, Capira y Coronado. Ninguna empresa aplicó para hacerse con ellos.

El MOP lanzó entonces otra licitación, que se desarrolló casi de manera paralela a la anterior, y de la que resultó ganadora Almacenadora Nacional.

En este caso el proceso fue más expedito: el pliego de condiciones se publicó el 18 de noviembre de 2010 y la licitación se adjudicó el 14 de diciembre de ese mismo año. Cuestionado sobre por qué se hizo una licitación abreviada para adjudicar este contrato, el MOP señaló que “con el fin de que estos trabajos se iniciaran dentro del mismo esquema temporal que los que quedaron adjudicados en la licitación original, se decidió hacer un acto público abreviado, permitido por ley, en el cual podía participar cualquier empresa que estuviera interesada en hacerse con estos proyectos”. Además de Almacenadora Nacional, al concurso se presentaron dos empresas: Transcaribe Trading (TCT) y Constructora Rodsa. No salieron victoriosas en este caso, pero sí ganaron contratos por $6.2 millones en la primera licitación.

No obstante, no todos salieron contentos. En la reunión de homologación, a la que acudieron cinco firmas, una de ellas mostró sus dudas sobre el proceso: “No sabemos por qué los señores [demás participantes] están de acuerdo con todo esto [pliego de cargos], o será que saben más que nosotros referente a la obra, porque en la lógica de todo profesional debe haber visita de sitio para este proyecto”. Así consta en el acta de la reunión.

A lo que el MOP, en la misma cita, contestó: “No es que sepan más que ustedes o se le informe más a uno que a otro, el pliego de cargos se sube a PanamáCompra, cualquiera entra, lo puede leer... las reglas del juego impuestas por el MOP son iguales para todos”.

El contrato de $6.47 millones para asfaltar las calles de La Chorrera, Capira y Coronado fue firmado por el ministro Federico José Suárez por parte del MOP y por Franklin Espinosa en representación de Almacenadora Nacional.

Franklin Espinosa es apoderado de Ricardo Suárez Sogo, como este mismo señaló.

´No hay conflicto´

En entrevista telefónica con este diario, el empresario Ricardo Suárez Sogo reconoció que había hecho el trabajo del citado contrato, que su empresa había ganado la licitación, “así como había perdido otras”, y negó que hubiese conflicto de intereses por la condición de ministro de su sobrino.

Defendió que Almacenadora Nacional es una empresa que ha trabajado con el MOP desde hace más de 20 años, y dijo que no hay vínculos entre sus empresas y Constructora Suárez, propiedad de su hermano y su sobrino, el hoy ministro. El MOP también aclaró que Almacenadora Nacional no forma parte de la estructura de Grupo Suárez.

El empresario añadió que aparte de las reuniones familiares, no tiene un trato especial con el ministro, y dijo que para evitar suspicacias dio la orden de no participar en más licitaciones del MOP. Calmado, pero sin ocultar su molestia, dijo: “¿Yo no puedo participar en una cosa que siempre hice? ¿Ahora porque está el ministro no lo puedo hacer? ¿Hay algo pecaminoso? No lo entiendo. Si fuera una empresa recién creada... pero en un caso de una empresa que toda la vida ha licitado...”.

Ricardo Suárez dijo desconocer cómo había sido el proceso de la licitación para adjudicarse el contrato. Cuestionado sobre por qué aparece la firma de Franklin Espinosa en el contrato y no la suya, dijo que “a veces firma él y a veces firmo yo”.

Precisamente para evitar un conflicto de intereses, poco antes de entrar Federico José Suárez al Gobierno, su empresa cedió a TCT un contrato que se había ganado durante la administración de Martín Torrijos. En una entrevista que concedió a La Estrella, el ministro dijo que “por ética profesional y por conflicto de intereses consideré que lo mejor era olvidarnos de ese contrato y cederlo”. En ese caso el ministro sí pareció ver un conflicto de intereses. No en el de la empresa de su tío.

Luego del contrato cedido a TCT, esta empresa se ha coronado como una de las locales con más contratos, directos y por licitación, adjudicados por el MOP.

Más noticias de Economía

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código