ALIMENTOS

Lo que dejaron las fiestas de fin de año

Las ventas aumentaron hasta un 12%, según los comerciantes y distribuidores, pero algunos productos tuvieron alza de precio.

Las compras se convierten en el centro de las actividades de fin de año. El comercio es testigo de cómo se mueve el dinero y las ganancias también lo reflejan.

Los alimentos son uno de los productos más buscados por los panameños para esa época, pues en las mesas no pueden faltar las frutas, el arroz con guandú, la ensalada de papas y el pavo o el jamón.

Las ventas, según los comerciantes, fueron buenas porque hubo un incremento de entre 10% y 12%, pese a los altibajos que se registraron por el aumento en el precio de algunos productos y hasta la escasez de otros, debido a las lluvias.

Cadenas como supermercados Rey calculan un incremento de 12% en las ventas, “lo cual es un aumento considerable en la categoría”, manifiesta la gerente de Mercadeo y Asuntos Corporativos de Grupo Rey, Rita Gutiérrez. “Resultó muy positivo el movimiento comercial de fin de año”, recalcó.

Un crecimiento similar tuvieron las empresas que se dedican a la importación de productos frescos.

Las manzanas, peras y uvas que provienen de Estados Unidos tuvieron un incremento en las ventas.

Según José Alfonso Gago, gerente general de Hermanos Gago, el incremento en las frutas fue bastante similar al año anterior [2010] y todo lo que se importó se vendió. “El aumento fue de entre 12% y 13%”, detalla.

No obstante, en los productos cárnicos el comportamiento fue aún mayor, estima Gago. En sus registros, calcula que las ventas aumentaron en 15%.

Esto se dio por la reducción del arancel del pavo, que pasó del 15% al 0%, medida que se tomó para incentivar la compra del producto por parte de los consumidores, afirma Gago.

En 2010, el precio del pavo estuvo entre 1.90 dólar y 2.00 dólares la libra, pero el año pasado costó entre 1.70 dólar y 1.80 dólar la libra.

“Los precios estuvieron por debajo, hubo más competencia y todo se vendió”, señala Gago.

Pese a este aumento en las ventas de estos dos segmentos, Hermanos Gago calcula que los márgenes de ganancia están bastante ajustados debido a los altos costos de energía, salarios y otros componentes.

En el caso de la cebolla y la papa, los precios se mantuvieron muy similares a los locales. Inclusive toda la papa que se vendió fue nacional.

La oferta en la cebolla sí fue distinta. Había tanto importada como de producción local, pese a ello, los precios estuvieron entre 30 y 32 centésimos por libra. Este precio fue alto comparado con otros años, según el comerciante Anastacio Vergara, quien vendió el año anterior la libra de cebolla a 25 centésimos.

“He visto cómo el precio ha subido producto de los fenómenos naturales”, dice.

La papa tuvo un precio cercano a los 60 centésimos por libra. Empresarios como Eliécer Gálvez, del mercado de abastos, vendían el saco de 45 libras en 23 dólares, y asegura que todavía el precio no ha bajado.

Para él, las ventas fueron muy buenas, ya que todos los días que llevaba 40 sacos de papas, se iban “como pan caliente”, afirma.

PRECIOS ALTOS Y ESCASEZ

Hermanos Gago es líder importando frutas de clima frío, por lo que ellos aseguran que en estos productos hubo un alza del 20% en el precio, debido a que en esa temporada hay mucha demanda de otros países. Aunque pensaban que el precio iba a disminuir, no fue así.

En el caso de los productos populares como el guandú y el saril –que son muy solicitados en las fiestas de fin de año–, hubo una escasez debido a las lluvias que afectaron la producción y los comerciantes del mercado de abastos vieron mermadas las ventas.

Deli Valdés, vendedor del mercado de abastos desde hace 16 años asegura que el año pasado fue el más difícil de todos, pero igual obtuvo ganancias. Él generalmente vende 500 quintales de guandú en fin de año, pero en 2011 sólo se pudo comercializar entre 150 y 200 quintales en su local.

Ofrecía el producto a entre 3.50 y 5 dólares la libra, pero en otros locales fuera del mercado de abastos se conseguía a entre 7 y 8 dólares por libra. “Los precios llegaron a niveles que no se habían dado antes debido a la escasez del grano por las lluvias, por eso se ajustó el precio”, explica Valdés.

La preparación de un arroz con guandú natural era casi un lujo para algunas familias, pero ahora este grano se encuentra a entre 2 dólares y 2.50 dólares.

El saril también tuvo una merma en las ventas. Todos los años se consigue en 50 centésimos por libra, sin embargo, el año pasado se vendió en 75 centésimos, para poder recuperar lo que no se vendía. Secundino Cedeño tiene 27 años vendiéndolo y afirma que cada año vendía 20 mil libras, pero el año pasado sólo fueron 5 mil.

Los comerciantes coinciden en que pese a los altibajos que se dieron durante las fiestas de fin de año, se lograron ganancias y esperan que 2012 sea mejor que el anterior para tener una buena Navidad y fin de año.

COMPORTAMIENTO DE ALGUNOS PRODUCTOS

$5

Precio de la libra de guandú en el mercado de abastos.

$0.32

Precio de la cebolla tanto importada como de producción local.

12%

Crecimiento general que tuvo el mercado durante las fiestas de fin de año.

20%

Aumento en el costo de las frutas importadas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código