las grandes inversiones del país y las relaciones bilaterales con los países de la ocde

La diplomacia de los contratos

En apenas una semana, Francia pasó de citar a Panamá como paraíso fiscal a aprobar un acuerdo que terminará con esa consideración.

Poco tardó Francia en corregir sus declaraciones contra Panamá después de ver peligrar un préstamo de casi $300 millones que su Compagnie Française d´Assurance pour le Commerce Extérieur (Coface) concedió al Ministerio de Economía y Finanzas para financiar parcialmente la construcción de la primera línea de Metro de Panamá.

Francia se ha caracterizado por ser uno de los países más beligerantes contra los denominados paraísos fiscales, y Panamá últimamente siempre había estado en el punto de mira galo.

En 2009, en plena crisis mundial, Francia y los países del G-20 arreciaron su ataque contra los paraísos fiscales justo después de una cumbre celebrada en Pittsburg, Estados Unidos. El resultado: el banco francés BNP Paribas anunció que cesaría su actividad en los territorios considerados paraísos fiscales. Y entre ellos estaba Panamá.

A comienzos de noviembre de este año, también después de una cumbre del G-20 (esta vez en Cannes, Francia), el presidente Nicolas Sarkozy volvió a criticar los paraísos fiscales, y entre ellos, citó a Panamá.

Sarzoky hizo esta mención a pesar de que Panamá y Francia habían firmado un tratado para evitar la doble tributación (TDT), similar a los otros 11 que ha sellado el país y le han servido para abandonar la lista de paraísos fiscales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

Unas semanas después de las declaraciones de Sarkozy, el presidente panameño, Ricardo Martinelli, viajó a París y mantuvo una reunión con el mandatario galo, tras la que Sarkozy dijo que Francia sacaría a Panamá de su particular lista de paraísos fiscales cuando la asamblea ratificara el TDT entre los dos países.

Cualquier diferencia parecía haber sido resuelta, cuando el pasado 24 de noviembre, la ministra francesa de Presupuesto y de las Cuentas Públicas, Valérie Pécresse, volvió a referirse a Panamá como un país no cooperador en una intervención en su Parlamento.

La reacción de Panamá fue inmediata: el ministro de Economía, Frank De Lima, dio orden de suspender el contrato de financiamiento del Metro con Coface.

Además, amenazó con seguir con el procedimiento de aplicación de la ley de retorsión a Francia, con lo que afectaría a los intereses de todas las empresas galas en Panamá.

Al día siguiente de conocerse la decisión del Gobierno panameño, la Cancillería de Francia emitió un comunicado asegurando que “Francia está muy comprometida en el refuerzo de las relaciones económicas y políticas con Panamá, como lo ilustra la reciente visita del presidente Ricardo Martinelli”. Pocos días después, el Consejo de Ministros francés aprobaba el acuerdo con Panamá y lo enviaba al Parlamento.

“La conclusión de este acuerdo muestra la voluntad de Panamá de ponerse en conformidad con los nuevos estándares internacionales en materia de transparencia y de intercambio de informaciones fiscales”, destacó el Ejecutivo francés, según reportaron los despachos de prensa.

El tono de las manifestaciones de la potencia europea había variado drásticamente. David se enfrentó a Goliat.

Ese cambio de actitud se da en una coyuntura global de crisis, que afecta principalmente a los países europeos, y cuando Panamá ejecuta un programa de inversiones que ha despertado interés en las grandes constructoras del mundo.

El mismo ministro Frank De Lima reconoció que el país tiene por este motivo una fortaleza de la que carecen otros territorios.

El expresidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede), Rubén Castillo, dijo que “sí se ha fortalecido la posición de Panamá. Eso nos llama a realizar una reflexión sobre lo que ha pasado con Francia y lo que puede pasar con otros países. Ya se acabó la época en que un país pequeño simplemente bajaba la cabeza y aceptaba los dictámenes de los países desarrollados”, apuntó.

El contrato del canal

También la diplomacia y la relaciones bilaterales tuvieron su importancia durante la licitación del contrato más prestigioso que ha puesto en juego Panamá en los últimos años: el diseño y construcción del tercer juego de esclusas del Canal.

En los meses previos a la adjudicación no faltaron visitas de Estado al país, como la del príncipe Philippe de Bélgica, liderando una delegación de 40 empresas, entre las que estaban algunas de las principales compañías de dragado del mundo.

Una de ellas, Jan de Nul, formaba parte del consorcio que se hizo con el millonario contrato del tercer juego de esclusas.

La belga se llevó el proyecto junto a la española Sacyr, la italiana Impregilo y la panameña Cusa. Todas conformaban Grupo Unidos por el Canal (GUPC).

Las reacciones diplomáticas al concurso estuvieron claramente marcadas por el resultado del mismo.

La entonces embajadora de Estados Unidos en Panamá, Barbara Stephenson, que había hecho gestiones para apoyar la canditadura liderada por la estadounidense Bechtel, no solo cuestionó el proceso, sino que puso en entredicho la viabilidad del proyecto porque Sacyr estaba “prácticamente quebrada”.

Además, Stephenson no obvió que el resultado de la licitación tendría efectos en las relaciones de los países: “la victoria de Sacyr complica nuestras relaciones bilaterales, tanto política como económicamente con Panamá”, dijo la exembajadora, según revelaron las filtraciones publicadas por Wikileaks.

Diametralmente opuesta fue la reacción española. Justo después de conocerse que GUPC se hizo con el contrato de 3 mil 118 millones de dólares, el entonces embajador español en Panamá, José Manuel López-Barrón, felicitó a la Autoridad del Canal de Panamá por “la transparencia total y la limpieza con la que se ha llevado todo el proceso... El resultado coloca a Panamá en una situación clave en el futuro para continuar siendo un país clave en el transporte internacional”.

Proyectos como el Canal, el Metro y el resto de inversiones públicas y privadas que se ejecutan en el país, unidos a la crisis que se vive en otros rincones del mundo, han hecho que algunos países hayan cambiado su percepción de Panamá, y donde veían un paraíso fiscal ahora se vea a un próspero aliado comercial. Poderoso caballero es don dinero.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código