SECUELAS DEL GOBIERNO CHAVISTA EN LA REGIÓN

El fantasma de Chávez

Con el fallecimiento del carismático líder de Venezuela, surge una enorme incertidumbre sobre el futuro de este país y su influencia en la región.

El expresidente venezolano Hugo Chávez, que acostumbraba ordenar expropiaciones con un mero gesto, ha muerto. Su fallecimiento prematuro deja en términos inciertos el futuro de Venezuela y pone bajo escrutinio los ideales económicos de izquierda en la región.

Venezuela bajo Chávez, quien asumió el poder en 1999 mientras el resto de la región luchaba por salir de las secuelas de las dictaduras del siglo pasado, deja un legado económico mixto que llama al análisis de la efectividad de sus reformas políticas y económicas.

Bajo Chávez, el desempleo en Venezuela cayó desde 14.5% en 1999 hasta el 5.9% en diciembre de 2012, según anunció el ministro de Finanzas de ese país, Jorge Giordani, al inicio de 2013.

El producto interno bruto (PIB) de Venezuela también aumentó de forma importante, con ingresos per cápita desde los 4 mil dólares, cuando Chávez asumió el poder, hasta los 10.8 mil al cierre de 2011.

La pobreza ha experimentado una reducción relevante. El índice de pobreza extrema en Venezuela cayó desde el 23.4% en 1999 hasta el 8.5% en 2011.

Las políticas de izquierda de Chávez fueron financiadas principalmente por el accidente geográfico de Venezuela, que disfruta de una de las reservas petroleras más grandes del mundo.

En 2011, la Organización de Países Exportadores de Petróleo valoró las exportaciones de este país en 60 mil millones de dólares, un aumento de 328% desde los 14.4 mil millones cuando Chávez asumía el poder venezolano.

Por el otro lado, desde que Chávez asumió el gobierno, la inflación en Venezuela se disparó desde el 23.6% hasta el 31.6% calculado para 2012. Esto significa que los ciudadanos de este país ven un tercio del poder adquisitivo de sus ahorros desaparecer anualmente.

Adicionalmente, la historia reciente del país ha sido extremadamente violenta.

La tasa de homicidios, según reporta el diario británico The Guardian, creció desde los 25 homicidios intencionales por cada 100 mil personas en 1999, hasta los 45 homicidios intencionales por cada 100 mil personas en 2011, llegando hasta 20 mil homicidios por año.

La realidad económica también muestra severas deficiencias. Venezuela es el país número 126 de 144 en la escala del Reporte Global de Competitividad del Foro Económico Mundial.

Según este reporte, el país suramericano “continúa siendo el último en cuanto a funcionamiento de sus instituciones públicas, con una confianza muy baja por parte de la comunidad de negocios hacia los políticos”.

El análisis del país sureño revela que un pobre manejo macroeconómico ha resultado constantemente en altas tasas de inflación, déficits cercanos al 15%, una pobre infraestructura de transporte y un mercado ineficiente, lo cual impide una distribución adecuada de recursos.

Por estos motivos, el país depende fuertemente del gobierno central de Caracas, que cuenta con poder ilimitado en cuanto a la distribución del capital nacional.

Rory Carroll, corresponsal de The Guardian para América Latina con base en Caracas desde 2006 hasta 2012, caracteriza la situación de debilidad institucional en una nota publicada a inicios de esta semana en el New York Times.

“Falta de inversión e ineptitud [gubernamental] golpeó a las estaciones de generación hidroeléctrica y el sistema de transmisión, causando apagones semanales que continúan oscureciendo a ciudades, dañando equipos eléctricos, silenciando la maquinaria industrial y que requieren racionamiento de facto”, comenta.

Además, “una impresión excesiva de dinero [...] desencadenó una inflación inmensa, tanto así que la moneda, el bolívar, perdió 90% de su valor desde que él [Chávez] llegó al poder y fue sujeta a cinco devaluaciones durante una década”.

Este panorama de Venezuela genera una fuerte incertidumbre luego de la muerte de un líder que mantenía intereses dispares en armonía precaria con la fuerza de su carisma y a través de un avanzado culto a su personalidad.

AMÉRICA LATINA SIN CHÁVEZ

El futuro de la expansión chavista en la región sin un liderazgo fuerte queda por ver. Como establece The Economist, “la Revolución Bolivariana enfrenta su mayor prueba aún”, un sentimiento paradójico considerando el liberalismo expreso y la oposición a las dictaduras del libertador Simón Bolívar.

The Economist continúa indicando que “asumiendo que el Partido Socialista Unido de Venezuela [de Chávez] gane las elecciones, estará pobremente equipado para enfrentar estos problemas”.

El ingeniero Federico Fernández, de origen venezolano y profesor de finanzas en el Instituto de Estudios Superiores de Administración en Panamá, considera que “aún no [existen] los ingredientes suficientes para determinar qué sucederá”.

“La economía venezolana es una bomba de tiempo; tienes una tormenta perfecta entre la inflación absurda que existe, la devaluación de la moneda, una inversión extranjera nula, una desinversión generalizada por parte de los locales y una economía enfocada en consumo con dinero circulando por una liquidez artificial”, explica.

“Todo esto le explotará en la cara a quien esté gobernando. Desde luego que va a haber chavismo sin Chávez, porque todavía hay una cantidad de gente confiando en que ese camino es uno que tiene sentido, pero cuánto puede durar ese chavismo, queda por ver”.

Fernández considera que “no cualquiera será capaz de sortear la realidad económica del país. Chávez era la fuerza que amalgamaba todo y uno termina teniendo una fuerte incertidumbre”.

El profesor de finanzas concluye que no habrá “una desbandada de venezolanos [de Panamá] regresando al país. Esta sensación de incertidumbre todavía es demasiado potente”.

Soló en 2011, ingresaron al país por vía aérea cerca de 180 mil venezolanos.

Por su parte, el banquero Carlos Araúz explica que “la turbulencia o inestabilidad política en cualquier país, provoca alertas para inversionistas, tanto locales como extranjeros”.

“Curiosamente, el papel soberano de Venezuela había registrado un repunte realmente extraordinario durante los últimos siete (7) meses. Esta apreciación fue detenida abruptamente con la [muerte] de Hugo Chávez”, indicando el impacto de la pérdida de líder socialista.

Araúz explica que “en Panamá, el tema de mayor envergadura será indudablemente el impacto en la Zona Libre de Colón, siendo Venezuela un importante comprador natural de las reexportaciones de la zona franca”.

“Más preocupante aún es el nivel de cuentas por cobrar que puedan tener los empresarios en Colón y los esfuerzos por recuperar las mismas ante claras medidas de control de divisas y dólares en Venezuela”, considera.

“Ante la controlada libertad cambiaria, es difícil determinar la calidad real de las cuentas por cobrar. Esto podría crear problemas de liquidez y podría alterar el normal desenvolvimiento del crédito bancario en Colón o encarecer el mismo”.

El banquero concluye similarmente, indicando que no anticipa “una huida de capitales o una repatriación de capitales, considerando que la inestabilidad política pudiese durar algún tiempo, especialmente ante la convocatoria a elecciones nacionales para elegir a un nuevo presidente”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código