VENTANA FISCAL

Sin fueros ni privilegios

OPINIÓN

Lo prohíbe la Constitución Nacional. Y nadie puede estar por encima de ello. Pero desconociendo lo anterior, a alguien se le ocurrió que a los trabajadores de la construcción se les podía conceder un sistema especial para el cálculo y retención del impuesto sobre la renta (ISR). Con esa intención nació el Decreto Ejecutivo 107 de 6 de agosto de 2001 creando, además del privilegio para los asalariados de un sector económico en especial, un reglamento sobre un asunto que no existe en ninguna norma legal y que en la práctica tiende a desajustar a muchos trabajadores en su propia economía y al mismo fisco nacional.

La norma reglamentaria que denunciamos corresponde al Numeral 2 del Artículo 123 del Decreto Ejecutivo 170 de 1993. Es el mismo artículo que en su Numeral 1 otorga un tratamiento fiscal especial a las empresas constructoras en cuanto a la forma de declarar sus ingresos por obra terminada cuando afectan a más de un período fiscal, lo cual ha sido históricamente aceptado con justicia.

Pero ello no justifica pretender aplicar una fórmula exclusiva para calcular el ISR a los empleados de la construcción, al margen de las disposiciones fiscales.

Basta con dar un vistazo al artículo 143 del mismo DE-170 que trata sobre los “trabajadores con más de un empleo u otras rentas”, que fuera modificado con el Decreto 98 de 2010, para confirmar lo absurdo de un sistema fuera de las normas generales. Este artículo señala textualmente lo siguiente: “Los trabajadores que hayan recibido simultáneamente dentro del año fiscal remuneraciones de más de un empleador y los que obtengan además rentas gravables de otras fuentes, salvo que se trate de dividendos, gastos de representación u otras distribuciones de utilidades a los accionistas o socios de personas jurídicas sobre los cuales se haya retenido el impuesto correspondiente, deberán presentar su declaración jurada anual como los demás contribuyentes, dentro de los plazos legales y pagarán su impuesto conforme a las normas generales del Código Fiscal”. Sin importar que los trabajadores de la construcción emigran de un empleo a otro dentro de un mismo período fiscal (que lo mismo pueden hacer los trabajadores de cualquier otra actividad económica), cada empleador debe cumplir con las obligaciones que le corresponden en cuanto a la justa retención del ISR, en estricto cumplimiento del artículo 734 del Código Fiscal, el cual crea la obligación para todo empleador de deducir y retener mensualmente el valor del ISR que deben pagar sus empleados por sus sueldos, salarios, gastos de representación, remuneraciones o comisiones que devenguen.

Vale agregar que si la persona obligada a hacer la retención no la hace y/o si habiendo hecho la retención no la paga al fisco dentro del plazo que señale el Código Fiscal, será solidariamente responsable del pago del ISR no retenido y no podrá considerar como gastos deducibles los pagos que generaron la obligación de retener.

Para terminar, traigo a la memoria el recuerdo del artículo que escribí sobre la jerarquía de las normas en la Pirámide de Kelsen (Ventana Fiscal, La Prensa, 4 de diciembre de 2011), donde expliqué la jerarquía de la ley sobre los decretos, jerarquía que debe prevalecer en el caso del discutido DE-107/2001, pues ningún Decreto Ejecutivo puede estar por encima de la ley.

No caben dudas de que estamos frente a una disposición que ha violado las reglas fiscales y la disposición de que no habrá fueros ni privilegios para nadie. Esto sí merece un cambio.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código