JÓVENES DE ÉXITO

De una idea a otra, se llega

PERFIL José Ramón Varela estudió Administración de Información y Operaciones en la Universidad de Pennsylvania y tiene una especialización en ciencia de computadoras. Es cofundador de Ubicua, una firma de diseño de ‘software’ para empresas. Tiene 23 años. PERFIL José Ramón Varela estudió Administración de Información y Operaciones en la Universidad de Pennsylvania y tiene una especialización en ciencia de computadoras. Es cofundador de Ubicua, una firma de diseño de ‘software’ para empresas. Tiene 23 años.
PERFIL José Ramón Varela estudió Administración de Información y Operaciones en la Universidad de Pennsylvania y tiene una especialización en ciencia de computadoras. Es cofundador de Ubicua, una firma de diseño de ‘software’ para empresas. Tiene 23 años.

José Ramón Varela, de 23 años, no gasta tiempo en revelar el secreto al éxito. “El secreto es entender los problemas que tiene la gente. Si quieres tener éxito, resuelve problemas y te irá bien”.

El joven empresario vive de acuerdo a su fórmula. Su empresa se dedica a investigar de cerca los problemas que tienen los negocios del país y a producir software para solucionarlos. La idea es sencilla en principio, pero revolucionaria en un país donde la sofisticación tecnológica todavía tiene mucho trecho que avanzar fuera del sector logístico.

¿Cual fue tu primer ejercicio de emprender?

El primer año de universidad, decidí usar dinero que había invertido para tratar de empezar un negocio. Comencé un proyecto de contenido en línea muy similar a lo que ahora es FrenTV. Hablé con Ubaldo Davis de La Cáscara, contraté un programador, pero el tipo se fue y el proyecto se cayó.

¿Qué hiciste cuando se cayó?

Ahí hablé con uno de mis socios de ahora, Diego Molino, y nos dimos cuenta que nos teníamos que meter en la guilla de las computadoras. Nuestra idea fue empezar proyectos que no nos costaran plata para ayudar a otros. El primero fue un programa de internados para que las empresas de Panamá contrataran a gente de otros países. Solo llenamos una plaza [se ríe] y la persona ahora es nuestra socia.

De ahí, diseñamos un sitio de entrega de comida en línea y luego con otro socio, Jorge García, empezamos nuestro negocio ahora que ya es operativo.

¿Qué has aprendido de todo ese camino?

Lo primero es que no te encierres a hacer un producto. Algo te puede parecer súper cool a ti, pero si es un negocio, otra gente lo debe querer. Sal y pregunta qué es lo que la gente necesita.

Nosotros preguntamos y nos dimos cuenta que el proceso de venta de las distribuidoras es desorganizado y no usaban la capacidad que tenían, y de ahí desarrollamos un producto para administrar equipos de venta y de negocios.

¿Sientes que nos falta organización?

Aquí no se produce mucho, así que es importante que seamos eficientes trayendo cosas y vendiéndolas y hay que ver que un pedazo grandísimo de todo precio aquí es la mala eficiencia de distribución. Es donde hay más fricción.

¿Es decir que hay campo para avanzar?

Nosotros estamos en la penumbra. En términos de entender qué herramientas de tecnología existen y cómo las podemos aplicar para resolver nuestros problemas, no hemos saltado ese obstáculo todavía. Sabemos emparchar, pero no sabemos arreglar.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Todo esto son las consecuencias de no prestarle atención a la educación. No invertir en educación le quita flexibilidad. A nivel micro, la persona que no se gradúa no puede encontrar trabajo y a nivel macro, el país no se puede adaptar a nuevas tendencias. En otros países, por ejemplo, invertir en educación es un símbolo de estatus. Tiene que volverse cool estar educado. Aquí tenemos que darle la prioridad que merece a la educación y la perseverancia.

¿Qué consejo le darías a un joven emprendedor que apenas empieza?

La mejor decisión que tomé en mi vida es aprender a programar computadoras. Si alguien me dice: Nada más te puedes quedar con una habilidad, ¿cuál sería? Sería programar computadoras. Por un lado, la gente que sabe usar computadoras para resolver problemas tiene la forma más fácil de darle escala para millones de personas. Además, estamos inundados de información y con una computadora te va a ir mejor. El software se está comiendo el mundo.

Lo segundo es preguntarle a la gente qué problemas tiene. Si emprender es resolver problemas, lo más fácil y más obvio es empezar con los problemas que tú tienes a tu alrededor. Ese concepto te dice que cualquiera puede empezar. Lo importante es entender ese ciclo de detectar problemas, adaptar tus habilidades, resolver y seguir adelante.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

26 Abr 2017

Primer premio

5 1 8 7

BDBB

Serie: 2 Folio: 14

2o premio

0632

3er premio

1386

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código