cuestionan QUE PANAMÁ GOCE DE PLENO EMPLEO

El costo de la informalidad: Cuestionan que Panamá goce de pleno empleo

No contar con seguro médico ni aporte a la jubilación son dos problemáticas que sufren tanto los trabajadores como el Estado.

Temas:

En los últimos tres años, el índice de empleo informal registró un promedio de 38.9%. LA PRENSA/Archivo. En los últimos tres años, el índice de empleo informal registró un promedio de 38.9%. LA PRENSA/Archivo.
En los últimos tres años, el índice de empleo informal registró un promedio de 38.9%. LA PRENSA/Archivo.

Que la tasa de desempleo se ubique actualmente en 4.3% no necesariamente sugiere que el país goza de pleno empleo; pero que el índice de informalidad registrado hasta 2013 sea de 38.6% evidencia que el mercado laboral nacional es precario y poco desarrollado.

Detrás de los 529 mil 672 trabajadores informales que registró la Contraloría General de la República en 2013 reposa una problemática que tiene al Estado entre la espada y la pared: a mayor informalidad, mayores subsidios. A mayores subsidios, mayor endeudamiento.

Estas reflexiones surgen de economistas al advertir que si no se toman medidas eficientes lo antes posible, el futuro cercano no será muy alentador, sobre todo por la cantidad de gente que dependerá, por ejemplo, del subsidio 120 a los 65.

“En materia tributaria no aportan, pero son ciudadanos a los que hay que satisfacer sus necesidades. Eso no solo en el futuro, sino en el presente, se convierte en una carga para el Estado, porque no están aportando por ser informales, pero sí hay que satisfacerles las necesidades de salud, transporte y demás”, analiza Raúl Moreira, expresidente del Colegio Nacional de Economistas.

En una sociedad como la nuestra -continúa-, donde decimos tener pleno empleo, detentar cerca de 40% de informalidad es algo contradictorio y preocupante.

El decano de la Facultad de Economía de la Universidad de Panamá, Raúl Gordón, coincide con las palabras de su colega, y explica que en Panamá no se ha medido el índice de pleno empleo desde la teoría económica, y que aquí se utiliza equivocadamente la medida norteamericana, que indica que si un país tiene menos de 5% de desempleo ya goza de pleno empleo.

“Tener 39% de informalidad en los centros urbanos demuestra que poseemos un mercado laboral bien precario, no desarrollado y que trae como consecuencia que los salarios en Panamá sean bajos”, dice.

Al sector informal no lo componen solo los vendedores que vemos en las calles a diario, aprovechando la luz roja del semáforo para ofrecer su abanico de productos. Existen pequeñas empresas que no se formalizan por el alto costo que esto requiere, a los que Gordón sugiere dar incentivos tributarios para que den ese paso.

Sobre cómo medir el pleno empleo real, Gordón apunta que se deben tener en cuenta parámetros como desempleo juvenil, empleo informal –“que en los países desarrollados no supera el 10%”– y que no haya inflación. “Hay que ver cómo Panamá disminuye el desempleo en la juventud, que es alto, y también cómo logramos formalizar el empleo informal. Son dos problemas fundamentales que tenemos y hay que resolver”.

Manos a la obra

En junio, cuando se preparaba para asumir el ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel), Luis Ernesto Carles dijo ser aficionado de la estadística, y que haría una bolsa de empleo para saber cuántos especialistas en cada rama tiene el país para atender mejor a la oferta y la demanda. Así espera enfrentar y reducir el empleo informal.

Si bien el sector informal se ha reducido levemente desde 2011 hasta la última medición de 2013, el índice se mantiene muy alto. En aquel entonces era de 41%, en 2012 se redujo a 37.3%, pero un año después creció más de un punto porcentual hasta el 38.6% actual.

Varias instituciones consultadas al respecto coinciden en que incentivando a los trabajadores y las empresas que actúan en el sector informal a dar ese salto a la formalidad, no solo se logrará que las personas tengan una mejor calidad de vida y un futuro más seguro, también se tendrán empresas más eficientes y exitosas que sustenten el crecimiento económico en el país.

“La informalidad de las mype (mediana y pequeña empresa) es una condición que impacta adversamente en el desarrollo del país”, analiza Rosemary Piper, subdirectora del Centro Nacional de Competitividad. Por eso, surgió el Programa de Apoyo a la Inclusión Económica del Sector Informal (PASI), que contó con el apoyo del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Resultados en mano, se dedujo rápidamente que la informalidad se da porque formalizarse es costoso y no produce beneficios; y se estableció que existen en el país unas 195 mil empresas informales.

Con el PASI se pudo concluir que en aquellas empresas que cumplen todos los requerimientos, las ventas son mayores; los ingresos, mayores y los salarios, mejores. “Hay una buena justificación para tratar de incentivar la formalización de las empresas”, manifiesta Piper.

Pero los altos costos para lograr esa formalización, los trámites tediosos, la relación costo-beneficio, entre otros aspectos, son los que alejan a los pequeños empresarios de dar ese paso.

Según Piper, una pequeña o mediana empresa es informal (desde el enfoque de la empresa como unidad productiva) cuando no cumple, ya sea parcial o totalmente, con las normas establecidas. Dentro de las normas se consideran cuatro aspectos: la Caja de Seguro Social (CSS); tener RUC (Registro Único de Contribuyente), del MEF; tener aviso de operación (Mici) y tener permiso de la Alcaldía.

“Las razones del incumplimiento de las normas de seguridad social en el sector formal pueden ser diversas y van desde acciones deliberadas de evasión, hasta situaciones de incapacidad económica para pagar estas obligaciones de la formalidad. Las limitaciones económicas se dan principalmente en el segmento de pequeñas empresas por razones parecidas a las del sector informal”, subraya la Fundación del Trabajo en su boletín “Desafíos para la formalización de la economía informal en Panamá”.

Para atender este obstáculo en el proceso, en diciembre de 2013 se promulgó la Ley 132, que crea la “Microempresa de Responsabilidad Limitada”, la cual permite al individuo establecer una persona jurídica de bajo costo y rápido trámite que, entre otros aspectos, le permite separar su patrimonio personal de aquel del negocio.

Por su parte, el Mitradel ya puso a trabajar a su Alta Comisión para definir la Política Pública de Empleo de Panamá, creada bajo decreto ejecutivo del 5 de agosto de este año, y en la que participan el sector privado, el Gobierno Nacional, el sector educativo y organizaciones vinculadas con los recursos humanos.

Esta comisión se dedica a analizar el mercado laboral nacional y realizar un diagnóstico a fin de plantear soluciones para mejorar la calificación técnica y profesional de miles de panameños para que puedan ocupar los puestos de trabajo que generará la economía panameña dentro de los próximos 7 a 10 años.

CIFRAS DE INTERÉS

195,000

empresas informales se estima que están operando en el país.

529,672

es el total de trabajadores informales en todo el país. Esto marca un incremento de 1.3% frente a los 490 mil 756 que se registraron en 2012, cuando la tasa de informalidad fue de 37.3%.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código