VENTANA FISCAL

Si yo fuera magistrado

MOROSOS. Los gobiernos de Panama y Venezuela concretaron una reunion ... MOROSOS. Los gobiernos de Panama y Venezuela concretaron una reunion ...
MOROSOS. Los gobiernos de Panama y Venezuela concretaron una reunion ...

OPINIÓN

Si yo fuera magistrado, estaría feliz con un salario mensual de $6 mil y una asignación fija mensual de gastos de representación por $4 mil (que son parte de mi remuneración y no estoy obligado a gastar en atención o representación de nadie), todo ello en dólares, más 100 galones de combustible mensual.

O sea, algo más de $120 mil al año.

Si yo fuera magistrado no me afectaría pagar al año cuotas de seguridad social por $6 mil 660, contribuciones al Seguro Educativo por $900 e impuesto sobre la renta por $11 mil 350, que representarían una disminución total de mis ingresos de 18 mil 910 dólares.

Para saber cuánto me quedaría neto (disponible para hacer inversiones) resto también el costo del nivel de vida que debo llevar de acuerdo con la posición que tengo ante la sociedad, pues debo cuidar mi look, incluyendo el peinado.

Dentro de los beneficios que he de recibir no incluyo la exoneración del impuesto de introducción de un auto cada tres años, pues son beneficios adicionales que no tendrían impacto en mis ingresos. Ah... pero mi alegría no tendría límites si consigo un tío que me preste 700 mil dólares sin intereses ni garantía ni término de pago. Waooo...

Con todo eso y mucho más compro apartamentos de lujo, pues debo vivir a la altura de la magistratura. Pero (en esta vida siempre hay peros) mi estatus se complicaría si de repente alguien hace del conocimiento público la compra de los apartamentos, que no puedo justificar ni probar según mis ingresos, amén del valor de los muebles, los cuadros y la decoración, que por supuesto deben estar de acuerdo al valor de mis apartamentos. Ante esa exposición pública, estaré obligado a probar el origen legítimo de los fondos para hacer esas inversiones, porque mis ingresos netos no justifican ni siquiera la compra de los apartamentos.

Además, ahora veo que mi estado patrimonial inicial, realizado bajo juramento, es un desastre, pues mi contador solamente puso un reloj y un auto. Creo que voy a demandarlo por daños y perjuicios.

Percibo que ese aumento en mi patrimonio tiene dos complicaciones:

a) justificar su legítima procedencia ante las autoridades, a fin de evitar el calificativo de corrupción ante los tribunales de justicia y ante la misma sociedad, y

b) tratar de eliminar el calificativo de patrimonio no justificado y de evasión fiscal para los efectos del impuesto sobre la renta.

En cualquiera de los dos escenarios, el caso puede rebotar hacia el tío que me “prestó” la bicoca de 700 mil dólares, pues ha quedado expuesto a que alguien señale que hubo corrupción de funcionario público. Otro problema adicional puede salir si la DGI hace una investigación para comprobar el origen del dinero y cuyas pruebas deberá aportar el tío, en concordancia con las normas fiscales.

El caso se complicaría más si pierdo el empleo. ¿Cómo y cuándo voy a pagar el “préstamo”? ¿Será el tío tan buena gente que no me cobrará? En tal caso, si no me cobra, ¿puede la DGI interpretar el caso como un ingreso no exento del impuesto sobre la renta y tendré que afrontar las consecuencias tributarias?

Pero si el prestamista insiste en cobrar, lo más seguro es que tendré que entregarle un apartamento con todo su contenido, menos el blower. Vaya lío en el que estaría si yo fuera magistrado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código