azar

$2,964 millones se apostaron en 2013

En Centroamérica, Panamá es el tercer país con más casinos completos, superado por Nicaragua y Costa Rica.

No hay duda de que Panamá es un país de contrastes. Mientras la Organización de las Naciones Unidas señala que un 36% de la población vive en pobreza, el año pasado se apostaron $2,964 millones, cifra que supera ampliamente los $2,000 millones que invierte el Estado en la primera línea del Metro.

A los $2,373 millones que manejaron los centros de apuestas en 2013 –lo que da un promedio diario de $6.5 millones apostados–, hay que sumarles los $591.2 millones que gastaron los panameños en los sorteos de la lotería. El resultado es la friolera de $2,964 millones.

En comparación con 2012, el monto apostado el año pasado en juegos de azar, billetes y otras modalidades que lanzó la Lotería Nacional de Beneficencia, registró un incremento interanual de 10%, tal como viene ocurriendo en el último lustro.

En las máquinas tragamonedas tipo A es en las que al panameño le gusta depositar su esperanza para obtener dinero de forma rápida. En esta modalidad de juego se apostaron mil 973 millones de dólares, $265 millones adicionales en comparación con el año anterior.

No por nada, Gaming & Services de Panamá, empresa que tiene exclusividad en el negocio de salas de máquinas tipo A, firmó el año pasado una extensión de 20 años, cuando faltaban 4 años para que se venciera su contrato actual.

De esta forma, Gaming & Services de Panamá controlará hasta el año 2037 las 26 salas que actualmente administra, algunas ubicadas en zonas con altos índices de pobreza.

Con la adenda, el gobierno de Ricardo Martinelli aseguró la inclusión de $13 millones en la cuenta corriente del Estado, un mes antes de la convocatoria a las elecciones generales del 4 de mayo, ya que la empresa aceptó pagar ese monto por la extensión antes del 31 de marzo de 2014.

Además de las 26 salas de máquinas tragamonedas tipo A, en el país operan 18 casinos completos, 19 agencias para apostar en actividades deportivas, una sala de bingo, así como el Hipódromo Presidente Remón.

De las 66 salas que mantiene vigente la Junta de Control de Juegos (JCJ), el 71% está en la provincia de Panamá. Este número aumentará en los próximos meses cuando ingresen dos nuevos casinos completos.

Los nuevos locales operarán en los hoteles Hilton y en el Trump Ocean Club. De acuerdo con la ley que regula el sector, los casinos completos solo pueden operar en hoteles con un mínimo de 300 habitaciones.

Adicional, la JCJ mantiene otra licencia provisional que le permitirá al hotel Ritz Carlton, actualmente en construcción, contar con un casino completo. Igual, en los últimos meses se ha registrado un incremento en la apertura de locales con máquinas tragamonedas tipo C, que son aquellas que pagan un máximo de $3 por jugada, sin embargo, no se pudo conocer cuántos permisos han otorgado las autoridades para este tipo de negocio. Lejos de limitar la proliferación de los centros de apuestas, el Estado ha recibido millonarios réditos en los últimos años por supervisar la actividad.

Solo el año pasado la JCJ recaudó $80 millones, unos $4 millones adicionales si se compara con los $76 millones obtenidos un año antes. La cifra supera los $300 millones en el último quinquenio, un monto importante, pero menor si se coteja con los ingresos brutos que han reportado los administradores de juegos de azar, unos mil 741 millones de dólares entre 2009 y 2013.

Lucrativo negocio

$45

Millones se apostaron en la actividad hípica el año pasado.

$6.5

Millones recauda en promedio al mes la Junta de Control de Juegos.

$105

Millones invertirá la firma sudafricana Sun International en el casino que operará en el hotel Trump Ocean Club.

Adicción al juego afecta a 30 mil panameños

Más allá de las millonarias ganancias que deja la actividad de juegos de azar, detrás de las luces brillantes de las salas de apuestas se esconde un flagelo social que ha aumentado sin control en la última década.

De acuerdo con estimaciones del economista y catedrático universitario de la Universidad de Panamá Carlos Bellido Walter, en el país hay entre 25 mil y 30 mil personas que han desarrollado alguna patología relacionada con el juego de azar.

Bellido, quien ha investigado este fenómeno en los últimos años advierte de que cada día hay más jóvenes que están cayendo en esta epidemia, reconocida como una enfermedad por la Organización Mundial de la Salud en 1980. El catedrático indica que a través de los celulares y videojuegos, los jóvenes tienen acceso a aplicaciones vinculadas con apuestas.

Bellido publicó en 2001 los resultados de sus estudios en el libro Casino: De la diversión a la adicción, en el que advierte que este flagelo está creciendo sin control.

En la norma que regula este sector no se establece un tope en la cantidad de casinos completos que pueden operar en la ciudad capital. Lo único que se limita es la ubicación, ya que se prohíbe la operación de un casino a menos de 100 metros de un centro escolar o religioso.

Alex E. Hernández

Más noticias de Economía

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código