Impulsan regulación para la pesca deportiva

El atún, el merlín y el pez vela se encuentran entre las especies más buscadas en las costas panameñas. El atún, el merlín y el pez vela se encuentran entre las especies más buscadas en las costas panameñas.
El atún, el merlín y el pez vela se encuentran entre las especies más buscadas en las costas panameñas.

La pesca deportiva, una actividad que genera ingresos a la economía a través de diferentes sectores, requiere de una reglamentación para proteger algunas especies.

La Ley 17 de 1959, que regula la pesca, no establece normas para la actividad deportiva. Ambientalistas, científicos y representantes del sector pesquero coinciden en consensuar una propuesta de reforma.

Un negocio que carece de regulación

Panamá es considerado uno de los mejores destinos del mundo para la pesca deportiva. El atún, el merlín y el pez vela se encuentran entre las especies más buscadas en las costas panameñas.

En 2011 arribaron al país 86 mil 250 visitantes que vinieron a pescar y durante su estadía gastaron 97 millones de dólares.

En promedio los pescadores deportivos permanecen en Panamá ocho días y gastan aproximadamente 2 mil dólares diariamente en hotel, comida, implementos de pesca, desplazamientos, avión, embarcación, entre otros, dijeron fuentes ligadas al sector.

Los ingresos que genera este deporte a la economía del país son millonarios, pero igual de millonarios son los riesgos que puede ocasionar al ecosistema marino una actividad que carece de regulación, advierten científicos y ambientalistas locales.

La actividad pesquera lleva 56 años de estar arropada bajo una misma ley, y según Iván Flores, administrador de la Autoridad de los Recursos Acuáticos y Pesqueros (Arap), la norma debe ajustarse a las necesidades contemporáneas.

“El ecosistema marino no escapa a los azotes del cambio climático y eso se puede percibir en la disminución de los recursos costeros panameños”, advierte el funcionario.

Los tiempos han variado y nos enfrentamos a un cambio climático que ha provocado que aumente el desplazamiento de cardumen y que disminuya el recurso pesquero en las costas panameñas.

En Panamá se desconoce cuántas embarcaciones se dedican a la pesca deportiva, cuántos animales se capturan en este deporte, cuántos de ellos son liberados o cuántos mueren después de ser devueltos al mar. Esta falta de estadísticas hace que el país incumpla cada año los requerimientos de las organizaciones de pesca internacional a las que pertenece.

“La pesca deportiva hay que regularla”, según Flores, aunque reconoce que no será fácil, pero es un reto. Además, todos los organismos internacionales de pesca lo exigen, dijo el administrador de la Arap.

Con la actualización de la Ley 17 de 9 de julio de 1959 se busca lograr un consenso con los que se dedican a la pesca deportiva, la pesca industrial y la artesanal.

Una vez se conforme la junta directiva de la Arap, se formalizarán las consultas para actualizar la Ley 17 que reglamenta la pesca y regula la exportación de productos pesqueros en Panamá.

Según el funcionario, se instalarán mesas de trabajo con representantes del sector pesquero, ambientalistas y el Gobierno para analizar cada uno de los artículos que conforman la ley y adecuarlos a las necesidades de la época.

“La ley de pesca está muy atrasada en muchos aspectos y es tiempo de que se modernice con nuevos conceptos que enfaticen en la conservación del recurso marino”, manifestó Arnulfo Franco, presidente de la Fundación Internacional de Pesca.

El aporte económico de la pesca deportiva en Panamá es muy importante, pero una de las deficiencias del sector es la falta de estadísticas de la actividad, añadió. Con la actualización de la ley se pretende que todos los subsectores realicen su actividad bajo medidas estrictas de ordenación y conservación pesquera, dijo Franco.

“La actualización de la ley pesquera debe ser discutida con los interesados y usuarios del recurso. No se puede hacer una legislación inconsulta como ocurrió en la pasada administración con el Decreto 486 de diciembre de 2010, que prohíbe el zarpe de embarcaciones palangreras mayores de seis toneladas”.

“Es imperante la actualización de la Ley general de pesca, por lo cual estamos generando reuniones con la actual administración pesquera con miras a retomar la propuesta, partiendo precisamente del documento original”, manifestó Marvin Correa, director ejecutivo de la Asociación Nacional de la Industria Pesquera Panameña (Andelaipp).

Muchos son los puntos que deben mejorarse o modificarse, pero sobre todo se debe incluir el procesamiento, almacenamiento, comercialización y exportación, añadió el representante de la Andelaipp .

Incluir pesquerías no contempladas o desarrolladas a finales de los años 50 y sobre todo incluir la actividad de la pesca deportiva que no cuenta con ningún tipo de regulación, que si bien es cierto aprovecha los recursos pesqueros no forma parte del sector pesquero propiamente, por tratarse de una actividad que se desarrolla por ocio o placer, dijo Correa.

En Panamá los destinos que se promocionan para la pesca deportiva son bahía Piña, en Darién, el golfo de Chiriquí, Coiba, Veraguas y Pedasí, en Los Santos.

‘Catch and release’

La comunidad científica local e internacional advierte que la falta de regulación de la pesca deportiva en Panamá afecta la biología marina del país.

En el artículo “Vida después del catch and release”, publicado en la revista Marine Fisheries Review, el doctor Jean Cramer asegura que no todos los peces que son liberados en la pesca deportiva sobreviven. Se estima que un 35% de los peces capturados durante esta actividad con anzuelo tipo J y que luego son liberados mueren, de acuerdo con estudios de Horodysky y Graves. El autor Michael Domeier sugiere una mortalidad de hasta 26% dentro de cincos días después de haberlos soltados. El nivel de estrés que se le ocasiona al pez es tan alto que finalmente mueren.

El impacto de mortalidad del marlín blanco después de ser liberado en la pesca deportiva es mayor que en la pesca lineal o de palangre. En Estados Unidos, en un período de cinco años se capturaron 72 toneladas de pez marlín, mientras que en pesca deportiva la cifra alcanzó los 214 peces.

La reputación de Panamá como paraíso de pesca deportiva aporta un valor considerable al atractivo general del país cuando los extranjeros deciden dónde viajar y gastar su dinero turístico, destaca el informe Pesca recreativa en Panamá: una mina de oro económica natural, financiado por la Secretaría de Ciencia y Tecnología (Senacyt) y coordinado por The Billfish Foundation.

El documento destaca que de los 86 mil 250 visitantes que llegaron a Panamá en 2011 para practicar pesca deportiva, la mayoría tiene un ingreso anual que supera los 75 mil dólares.

El 87% de los pescadores aseguró estar muy satisfecho con la experiencia de pesca en Panamá, por tanto es vital asegurar la protección y el manejo sostenible de los recursos naturales acuáticos y de pesquería, concluye el informe financiado por Senacyt.

Aet Elisa Tejera C.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código