VENTANA FISCAL

El negocio de cobrar

OPINIÓN

Si pagar es un dolor para quien paga, cobrar es un placer para quien cobra; placer que aumenta según la recompensa. Acuño la frase para hablar de impuestos, donde la percepción de la mala utilización por parte del sector público de las contribuciones que paga el sector privado abre camino al incumplimiento fiscal y a la morosidad tributaria.

Y la morosidad tributaria abrió la autopista para que la Dirección General de Ingresos (DGI), hoy Autoridad Nacional de Ingresos Tributarios (ANIP), contratara en forma directa a la empresa Cobranzas del Istmo, S.A. como Gestor de Cobro para “la recuperación de la cartera morosa y no pagada”, en referencia a los impuestos administrados por la extinta DGI.

El referido contrato se identifica con el No. 100 de 25 de agosto de 2010, con un plazo de duración de 6 años, “los cuales podrán ser renovados” por 4 años adicionales, según la cláusula sexta del mismo contrato.

Buen negocio a costa del Estado que se confirma con las comisiones que recibirá el Gestor de Cobro por los impuestos, tasas o contribuciones morosas que efectivamente sean cobradas y que se calculan (las comisiones) según los meses de morosidad, de acuerdo a la siguiente tabla:

15% sobre morosidades con más de 12 meses y hasta 18 meses;

20% sobre morosidades con más de 18 meses y hasta 24 meses;

25% sobre morosidades con más de 24 meses y hasta 30 meses;

30% sobre morosidades superiores a 30 meses.

Con base a los porcentajes de comisiones indicados, el costo de cobrar la morosidad tributaria, en el mejor de los casos, será de 15 dólares por cada 100 dólares. Una triste comparación si vemos que la recaudación entre los años 2006 a 2010 costó al Estado 50 centavos por cada 100 dólares, de acuerdo al libro El Estado de la Administración Tributaria en América Latina 2006-2010 (según información de Momento Fiscal, un sitio web panameño de primer orden, novedoso y actualizado en asuntos fiscales).

Además del alto costo para el Estado panameño, el sector privado ha estado sometido a presiones de cobranza (más que simples gestiones de cobros) sobre saldos prescritos de acuerdo a la legislación fiscal de Panamá. Muchos contribuyentes, por falta de conocimiento o de asesoría en la materia y ante amenazas (algunas vedadas y otras directas) han cedido y pagado saldos que no debían pagar por estar prescritos. Triste realidad.

Quiero pensar que las acciones para cobrar saldos indebidos o prescritos son consecuencia de la falta de conocimiento del personal del Gestor de Cobro y no de instrucciones superiores de cobrar saldos morosos sin consideración alguna con la sola intención de cobrar las comisiones previstas en el contrato.

Aun así, una vez más la balanza de la justicia fiscal se inclina en contra del sector privado, muchas veces ignorante de sus derechos.

Recomendación 1: tan pronto usted sea contactado por el personal del Gestor de Cobro comuníquese con su asesor tributario o su contador para que le realice un análisis de los impuestos supuestamente adeudados y confirme su veracidad y también su posible prescripción.

Recomendación 2: pague sus impuestos dentro del término que señalan las leyes y evite morosidades innecesarias. Así nuestros impuestos serán más efectivos y no tendrán costos adicionales y todos, menos dos, viviremos más felices.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código