EFICIENCIAS EN EL TRANSPORTE INTERNO

El país costeño que no usaba el mar

Aunque Panamá cuenta con una importante costa, no utiliza adecuadamente sus oportunidades de comercio interno a través de rutas marítimas.

Todos tenemos la imagen en mente. Un pick-up gris que ya ha visto sus mejores años se desplaza por la carretera Panamericana, cada brinco del asfalto desnivelado causa que racimos de plátanos y legumbres caigan por doquier.

Para un país que tiene litoral de sobra, con 2 mil 490 kilómetros de costa, la mayoría de nuestra carga interna se transporta por tierra, a través de montes empinados y puentes cuyo hierro continua su resistencia desde tiempos de la dictadura.

Expertos locales están de acuerdo que el país tiene un enorme potencial por desarrollar mediante vías de comercio marítimo, pero el tema necesita de atención e inversión para crear los elementos básicos para su crecimiento y servicio.

Este reto podría traer beneficios no solo locales, sino impulsar el comercio a nivel regional a través de Panamá.

Rutas de transporte a lo largo del litoral panameño podrían abaratar el costo del movimiento de mercancías internas, lo que generaría una reducción en los precios finales al consumidor.

Similarmente, facilitaría el comercio de América Central, un mercado de alrededor de 150 mil millones de dólares, a través de puertos panameños.

Para Carlos Ernesto González de la Lastra, exsecretario general de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), la idea merece discusión y pronto.

“Un 95% del intercambio comercial de América Central se lleva por tierra, lo cual significa que es muy poca su capacidad de movimiento de productos”.

Adicionalmente, el sistema de aduanas por tierra genera ineficiencias severas que retrasan el movimiento de productos, algo incompatible para un país con el comercio internacional en su genética.

“Tienes que pasar por aduanas y este sistema fronterizo dificulta mucho el libre flujo de la mercancía”, explica.

González de la Lastra agrega que “si tenemos una población superior a 40 millones de habitantes [en América Central] necesitamos una mayor expansión de nuestra capacidad marítima”.

De hecho, para 2011, la exportación de Panamá hacia América Central representó un total de 101.2 millones de dólares, mientras que la reexportación de productos logró un total de 78.8 millones de dólares.

La situación de desuso de los litorales no es una realidad panameña, advierte el exsecretario de la AMP, sino un actitud regional que debe ser revaluada.

“Los países centroamericanos tienen litorales en el Pacífico y el Atlántico, y entre los cuerpos no se lleva ningún tipo de mercancía, sino aquellas que entran por importación y exportación”.

Las ventajas de un desarrollo de comercio y movimiento marítimo son evidentes, ya que aparte de puertos de carga, se necesita de poca infraestructura y mano de obra, explica González de la Lastra. “Por el mar no hay que construir carreteras ni puentes ni nada”.

“Existen enormes dificultades en las carreteras, por ejemplo, cada vez que hay una tormenta hay puentes que se vienen abajo, además de la existencia de tantos pasos fronterizos”.

El potencial es enorme, ya que podría dar servicio a importantes rutas comerciales de mercadería interna y regional.

“Un posible sistema de navegación a corta distancia tendría un impacto muy grande en aumentar el intercambio comercial en la región y mejorar las economías de escala”, continúa González de la Lastra.

“El punto es que si queremos incrementar el intercambio comercial, tenemos que buscar fórmulas mucho mejores que transportar todo por tierra”.

El exsecretario de la AMP indica que Panamá tendría un enorme beneficio en ser el propulsor y administrador del proyecto.

Una red portuaria de carga impulsaría el mercado de logística nacional y pondría en manos panameñas el flujo de comercio a lo largo de la región.

“Este proyecto, desarrollado por Panamá, en la región, que incluye no solo América Central sino México y Colombia, y allí ya estás hablando de una población de 200 millones”.

Por estos motivos González de la Lastra considera que “la navegación de corta distancia puede abrir perspectivas comerciales para la región” con posibilidades de una expansión de importante calibre.

El proyecto también ayudaría a los empresarios dedicados al movimiento de carga interna del país, que deben enfrentar carreteras por reparar, tráfico y otros obstáculos manteniendo la circulación comercial del país.

Según Joaquín Enrique Meis, presidente de la Asociación Panameña de Agencias de Carga, la creación de una red portuaria para movimiento de carga y personas “sería un gran instrumento para nosotros para desarrollar parte de la actividad de transporte de carga”.

Pero Meis indica que es necesario dedicarle atención enfocada al tema, en particular la creación de estructuras abiertas para su utilización por parte del sector de transporte.

“¿De qué vale tener la intención de desarrollar algún tipo de actividad logística para efectos de promover el comercio, si no tenemos la estructura preparada?”, pregunta Meis.

“Es lo mismo que está sucediendo con la actividad comercial producto de la ampliación del Canal. No estamos preparados para enfrentar los retos logísticos de la ampliación”.

Meis da en el clavo en su observación ya que estudios desarrollados por empresas y organizaciones de análisis internacional, como McKinsey & Co. y el Foro Económico Mundial, han indicado las importantes oportunidades que tiene Panamá como un centro de distribución logística, a tal punto de poder protagonizar la nueva expansión logística regional.

Pero estos estudios también apuntan y hacen un llamado a mejorar la estructura institucional y educativa del país para poder enfrentar estos retos, con procesos judiciales efectivos y una mano de obra calificada.

“Lo que predomina es que todos opinan, pero muy pocos hacen. Más que pensar en las estructuras, el Gobierno está enfocado en el tema de seguridad”, explica Meis.

“Mira cuántos puertos hay en Panamá. Una ruta de transporte que permitiera comunicar Amador y Costa del Este sería fabulosa, pero, ¿qué puerto utilizaría?”.

Meis agrega que “estas son cosas en las cuales deberíamos estar enfocados: construcción de estructura portuaria, la agilización de procesos en las aduanas y el aumento de calidad en la atención al usuario”.

Una política coordinada podría permitir el desarrollo sostenible de las rutas marítimas de Panamá y situar a la nación istmeña nuevamente como el punto focal del comercio de América Central, cumpliendo así su misión desde los tiempos del inicio de la República, aún consagrada en el escudo nacional, pro mundi beneficio.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código