VALOR RAZONABLE

Las placas tectónicas se reacomodan

Roberto González Milá de la Roca*

OPINIÓN.

Todos tenemos esa sensación: el año que ya toca su undécimo mes ha pasado rápido. En el ámbito económico, esta aceleración del tiempo no ha evitado desarrollos importantes.

En 2015 observamos la consolidación de un mercado de bienes básicos deprimido. En particular, el petróleo no logró escapar a un ambiente de precios relativamente bajos en comparación con el mercado alcista del que disfrutó durante toda una década.

La clara desaceleración de la economía china y el aumento de la oferta en los mercados tradicionales hacen pensar que esta tendencia se mantendrá y que, mientras las economías desarrolladas disfrutan de insumos de producción más baratos, los países en desarrollo, dependientes de flujos extranjeros por la venta de sus recursos naturales, seguirán sufriendo desarticulaciones macroimportantes con las lógicas consecuencias políticas que esto siempre trae. Tenemos un tortuoso ejemplo en la vecina Venezuela.

La tibia recuperación de las economías desarrolladas después del conato de crash global de 2008 ha significado en este año el mantenimiento de un ambiente de tasas globales bajas, liderado por la política monetaria del Sistema de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED).

Sin embargo, no todas las economías desarrolladas han asomado la cabeza por encima del agua a la misma velocidad ni con la misma fuerza.

Mientras Europa sigue en estado límbico forzando al joven Banco Central Europeo a un agresivo esfuerzo de relajamiento monetario y Japón continúa experimentando con un masivo intento de reestructuración económica (Abenomics), después de un cuarto de siglo de crecimiento macrodecepcionante, Estados Unidos parece estar listo para abandonar pronto las tasas artificialmente bajas debido a un poco espectacular, pero material, mejoramiento del perfil de crecimiento del país. En diciembre, después de casi 10 años, la FED podría finalmente levantar sus tasas de referencia.

Este diferencial de crecimiento, aunado a la corrección de los mercados de bienes básicos, nos ha mostrado en 2015 a una economía global signada por la volatilidad.

Una volatilidad en los mercados que mientras más se menciona en los titulares parece ser menos comprendida en cuanto a sus elementos fundamentales. Así, mientras los mercados de acciones sangraron profusamente durante el verano boreal, en octubre se recuperaron de una manera no vista en años.

La volatilidad implica sorpresa y la sorpresa, incertidumbre. El año 2015 fue quizás solo una introducción a los ajustes que vienen y el proverbial cinturón de seguridad es mejor tenerlo cercano, de Panamá a Singapur.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código