Mañana: Café con La Prensa sobre la reestructuración de la ciudad de Panamá

VALOR RAZONABLE

El precario péndulo de la abundancia

Roberto González Milá de la Roca* economia@prensa.com

OPINIÓN

La economía mundial dio por terminado hace poco uno de los fenómenos más extraordinarios de las últimas décadas: un superciclo de commodities, materias primas en español castizo. Durante aproximadamente 10 años, comenzando a mediados de la década pasada, las materias primas, particularmente el petróleo, gozaron de precios extraordinariamente altos durante largos períodos de tiempo.

Esto generó una enorme transferencia de riqueza desde los países importadores netos de materias primas (Estados Unidos) hacia exportadores netos de las mismas (muchos en América Latina), pero la corriente en esa dirección ha cesado.

América Latina es una región de extraordinarias bondades naturales que se caracteriza por una casi suicida incapacidad colectiva para el gobierno responsable, casi sin excepciones.

Es trágico, pero cierto, afirmar que una vez más el tiempo se perdió de forma miserable. Literalmente millones de millones de dólares entraron a la región y se sale de la fiesta como se entró: en el subdesarrollo.

Richard Nixon dijo alguna vez que los españoles, padres de nuestra comunidad de naciones, tenían muchos talentos, pero que el arte del buen gobierno no era uno de ellos. Mr. Nixon era un extraordinario observador de la naturaleza humana.

Es fácil escudarse en titulares y números, confiables o no; en índices bursátiles que bajan, en déficits que se amplían y en monedas que se deprecian, como formas superficiales de explicación de una realidad que, como la Quinta de Beethoven, toca a la puerta.

Pero la economía no es proposición matemática, de la misma manera que no es hecho físico o divino. Es una realidad social y, como tal, es producto y consecuencia de cómo vivimos, de cómo trabajamos, de cómo nos gobernamos. Este aluvión de riqueza fácil, del barril de petróleo que costaba $8 producir, y sin mover un dedo, ahora se vendía a $120, hizo poco más que engendrar y dar oxígeno a una galería de horrores de gobiernos de izquierda que, por su naturaleza, son antieconómicos, parasitarios.

Es más fácil repartir que construir y, si el asalto a los recursos va con un “gringo go home” mal pronunciado, todo rastro de responsabilidad se abdica en el frenesí colectivo que siempre acompaña el dudoso placer de crear enemigos imaginarios.

Estos regímenes también se irán, barridos por el descontento de pueblos que ya no pueden alimentar. Así es como el péndulo regresa. Lamentablemente, los que no regresan son el tiempo y las oportunidades perdidas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código