LA NECESIDAD DE PRESTAR ATENCIÓN FUERA DE LOS LÍMITES DE LA CIUDAD

El reto de la nueva desigualdad

Se necesitará ampliar las oportunidades de crecimiento hacia el interior del país para asegurar un auge sin tensiones sociales.

Panamá siempre ha sido tierra de migración, no solo del mundo hacia el país, sino también de la periferia nacional a la franja central estrecha del istmo.

La mayoría de estos oleajes de población han sido cíclicos, constantes y vinculados a la industria de logística o transporte interistmeño.

Desde la construcción del ferrocarril, pasando por el Canal, el auge de la Zona Libre de Colón y ahora el inicio de la nueva era de desarrollo logístico del país, la capital es el punto focal de Panamá.

Este suceso no es algo sorprendente. Con el alza de la sociedad de consumo, la utilización de nuevas tecnologías de producción agrícola y los beneficios generales que ofrece una ciudad, la mayor parte del mundo busca una movilización hacia los centros urbanos.

El fenómeno ha sido señalado y descrito por un sinnúmero de estudios, uno de los cuales, El mundo urbano: ciudades y el surgimiento de la clase de consumo de McKinsey & Company, indica que 600 ciudades serán responsables del 65% del crecimiento económico mundial para 2025. De estas, más de la mitad se encuentran hoy en países emergentes.

En línea con esta tendencia, la ciudad de Panamá disfrutará de un enorme crecimiento y empuje, no solo en sus límites planos, hacia el este y norte de la ciudad, sino en sus límites de altura, cada vez con edificios más altos y colosales.

Pero la ciudad no es todo el país y una gran parte de la población, al no poder disfrutar del auge económico replanteado para sus tierras natales, debe hacer la travesía hacia la ciudad en busca de mejores oportunidades.

Una diferencia sustancial entre la calidad educativa de la población podría contribuir a menores oportunidades para inmigrantes rurales que para aquellos extranjeros, salidos de sus países por motivos políticos y no de dependencia económica.

De hecho, desde 2003 hasta el cierre de 2011, la población de la capital creció por 361,445 personas, un aumento de 11% en relación a la población total del país en 2011.

En comparación, la población de Colón vio un crecimiento de 36,545 personas, apenas un 1.17% de los habitantes para 2011.

Este crecimiento sustancial de la población de la capital puede estar poniendo una fuerte presión sobre una infraestructura construida para una urbanización de comienzos del siglo pasado, adaptada para supervivencia y no [para] crecimiento.

Otro factor que se debe tomar en consideración en este análisis es la caída importante de la agricultura en relación a la economía nacional.

Alguna vez una industria productiva, los productores del país dependen más y más de subsidios, privilegios y aranceles para mantener sus niveles de producción, debido a severos retos tecnológicos que enfrentar y escasos fondos con los cuales escalar esa montaña.

La apreciación se hace más evidente en un reporte reciente de la Contraloría de la República de Panamá, donde se muestra el crecimiento en la minería, las explotaciones hidrológicas, la distribución de electricidad, el comercio al por menor y al por mayor, los restaurantes, las telecomunicaciones, los bancos, las viviendas, el sector salud y las actividades comunitarias.

Por el otro lado, vieron una caída el cultivo de arroz, de hortalizas y la producción de café.

Con una reducción en las oportunidades agrícolas y sin un ejercicio de descentralización que permita a las provincias desarrollar sus propios talentos, ha surgido una importante inmigración rural hacia la capital que está poniendo un peso enorme en una débil infraestructura, hoy bajo interminable reparación.

La ciudad, mientras, aumenta su paso. La prestación de servicios a no-residentes, un sector que se desarrolla primordialmente en la ciudad, experimentó un crecimiento de un sorprendente 22.8% entre 2011 y 2012, hasta los 8 mil 918.4 millones de dólares.

La inversión directa extranjera, que representó 3 mil 19 millones de dólares en 2012 y experimentó un crecimiento de 9.6% en relación a 2011, fue capturada principalmente en la capital.

De hecho, un 28% de esa inversión extranjera pertenece a la compra de acciones de empresas locales por parte de extranjeros invirtiendo en el país.

Todo esto empuja para que más de la mitad, y cada día más, de la fuerza laboral no-indígena del país se concentre en una pequeña ciudad. Un constante crecimiento acelerado como el que se experimenta hoy en día podría tener efectos severos en el desarrollo urbano de la ciudad, mientras que se reduce la prioridad de planificación urbana y vence la premura por dar habitación a los nuevos agentes económicos que cruzan el puente de las Américas.

La migración aumenta la ocupación en las áreas periféricas de la ciudad, en particular la sección oeste, incluyendo protociudades en el litoral oeste del Canal, mientras que los pobladores de la ciudad, en especial aquellos con mayor poder económico, se desplazan hacia el este provincial.

Este fenómeno podría estar fomentando una falta de balance en el crecimiento del país, que puede ser evidenciado cuando se compara los niveles de desempleo en el país con las realidades locales de cada provincia.

La tasa nacional de desempleo ronda el 4%, considerado por economistas de la plaza como un desempleo estructural, es decir, imposible de reducir e implícito en una economía abierta.

No obstante, la provincia de Bocas del Toro, otro nodo importante de comercio y vida en la República, aún sufre de un desempleo de 7.3% que afecta a sus ciudadanos y estimula un movimiento hacia la ciudad, cuyo desempleo ronda el promedio nacional.

Comparativamente, las poblaciones indígenas reportan tasas de empleo relativamente bajas, menor a un punto porcentual, pero esto se debe a que muchos ejercen actividades de agricultura de subsistencia debido a su pobreza relativa, demostrando lo complicado y confuso que puede resultar la medición económica.

Esta realidad de diferencias en desarrollo y empleo no escapa a Venancio Caballero González, presidente de la Cámara de Comercio de Bocas del Toro. “Bocas del Toro cuenta con todo un potencial de recursos para constituirse en una de las provincias más productivas del país, pero reiteramos la necesidad de mayor apoyo para diversificar su economía que hasta hoy se mantiene en dos pilares, como lo es el sector turismo [15%] y el monocultivo del banano [60%]”.

Esta diferencia en desarrollo puede motivar tensiones sociales que podría tener efectos negativos en la imagen de estabilidad del país, pilar fundamental de la atracción de capital, económico como humano, al país.

El Gobierno no ha ignorado el problema. En 2012, el erario público dedicó 4 mil 86 millones de dólares al gasto social, del cual mil 612 se dirigieron a la reactivación del empleo. Económicamente, este gasto, aunque útil, podría estar generando incentivos que no llevan una correlación directa con los mecanismos de oferta y demanda, lo cual podría poner en entredicho su permanencia a largo plazo.

Proyectos como la creación de una Zona Franca de Almirante, en el caso de Bocas del Toro, según menciona Caballero, podrían ser el tipo de propuestas necesarias para retirar el enfoque de crecimiento exclusivo de la ciudad y permitir al país crecer en su totalidad, para el beneficio de todos.

LA CENTRALIZACIÓN ECONÓMICA

$8,918

Millones en servicios a no-residentes en 2012.

22.8%

Crecimiento de los servicios a no-residentes en 2012.

$3,019

Millones en inversión extranjera directa en 2012.

28%

Porción de la inversión directa extranjera dedicada a la compra de acciones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código