JÓVENES DE ÉXITO

Tras los retos del sistema judicial

Tras los retos del sistema judicial Tras los retos del sistema judicial
Tras los retos del sistema judicial Jorge Fernández

Desde pequeña, el tema del derecho fue una visión idealista. Quería ayudar a las personas, con un mejor sistema de justicia en Panamá, asegura Andreína Regina Acevedo Arjona.

Hace más de seis meses que Acevedo reside en Chile, donde trabaja como investigadora asociada en el Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA), un organismo internacional que fue creado por la Organización de Estados Americanos (OEA) en 1999 con la visión de apoyar a los Estados en reformas de sistemas de justicia.

En los últimos 20 años, ha comenzado una nueva ola en América Latina de reformar los sistemas de justicia más allá del aspecto normativo para incluir a la institución las regulaciones de gestión con el propósito de lograr que la justicia sea más efectiva para hacerle frente a los problemas actuales.

Esta realidad no se escapa de Panamá, que afronta verdaderos retos en su sistema de justicia. Es por ello que debe haber personas capacitadas para llevar a cabo una gestión eficiente en el nuevo sistema penal acusatorio.

“El sistema acusatorio ya está en casi toda la República, salvo el primer distrito judicial, que sería Panamá y Colón en septiembre de 2016”, asegura Acevedo, de 24 años.

Sistema acusatorio

Con una sonrisa y una seguridad que deja ver la habilidad que trae entre manos Acevedo en temas de derecho, ella explica de forma acelerada (para que no se le escape ningún detalle), en qué consiste el sistema penal acusatorio.

“Trae cambios en cómo se administra la justicia, en todos los aspectos. El sistema antes era escrito y ahora pasa a ser oral. Cuando una persona era procesada, el fiscal decidía antes si le ponía o no una medida cautelar, la gente quedaba en detención preventiva. Ahora el nuevo sistema cambia. Tenemos un juez ahora que decide si esa medida debe o no ser impuesta”.

Otro cambio fundamental es la separación de poderes que viene ligada al sistema, ya que los jueces podrán enfocarse en sus funciones jurisdiccionales y otro se ocupará de funciones administrativas.

Derecho Penal

Cuando Acevedo se matriculó en la carrera de derecho en la Universidad Santa María La Antigua (USMA), le llamó la atención la licenciatura de inglés con énfasis en traducción que se estaba promocionando en la Universidad Latina de Panamá. Decidió matricularse en ambas carreras, ya que, “como estaba una en frente de la otra, podía organizar los horarios bien”, recuerda.

El inglés le serviría como complemento para el área de traducciones jurídicas y hasta ha hecho traducciones de expedientes para un juzgado en la Corte Suprema de Justicia. Durante tres años, Acevedo iba a la USMA en el día, por la tarde asistía a sus clases en la Latina y algunos sábados también le tocaba visitar el campus universitario.

Cuando estaba en su tercer año de derecho, comenzó el tema del sistema penal acusatorio en Panamá, específicamente en Coclé y Veraguas, menciona Acevedo, y se inició un proyecto especial que estaba auspiciado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y el American Bar Association Rule of Law Initiative (Abaroli).

Una profesora de la USMA arrancó el proceso de reclutamiento del proyecto, que consistió en tres etapas: la de capacitación, la observación del sistema y la etapa de “réplica”, una manera de contarle a la mayor cantidad de personas qué era el sistema penal acusatorio, qué cambios traía, y por qué era buena la reforma al sistema.

Una consultora asociada del CEJA se presentó a la USMA y dialogó con Acevedo y sus compañeros sobre la importancia de las economías de escala y los cambios de gestión. Fue la primera vez que escuchó la mención de dicho organismo.

De litigación y pasantías

Después de seis meses de capacitación y visitas a Coclé y Veraguas, a Acevedo le tocó hacer réplica en la sede de la USMA en la provincia de Los Santos.

En 2012 se matriculó en un curso de litigación penal oral en Argentina. El siguiente año, Abaroli estaba promoviendo un curso universitario de litigación penal oral en la USMA, donde Acevedo también participó.

A estas alturas, ella había terminado la carrera de inglés y cuando le faltaba un cuatrimestre de clases, lo pospuso para irse a la sede del CEJA, donde haría una pasantía en Santiago, Chile, durante cuatro meses.

Ya con tanta experiencia bajo la manga, volvió en 2014 y se presentó a terminar las materias y a rendir su examen de grado, graduándose Magna Cum Laude.

Giros fortuitos

Acevedo trabajaba en el Tribunal Electoral, en la Dirección Nacional de Registro Civil, cuando una profesora le informó que el CEJA estaba comenzando una investigación sobre el estado actual del sistema de justicia penal en la región y que buscaba voluntarios.

Acevedo estaba decepcionada con la realidad del sistema de justicia en Panamá y comenzó la búsqueda de maestrías en el extranjero para especializarse.

“Hay mucha diversidad cultural y mi visión es ir al extranjero, aprender qué hay más allá del mundo que vemos acá. Podemos hacer todos los cambios necesarios sin tener que esperar que venga otra persona e implemente algo en Panamá”.

Su búsqueda se basó en países anglosajones desarrollados donde ella podía seguir dedicándole tiempo a los temas de traducción que le apasionan.

Por ello, pensó en Estados Unidos, Inglaterra u Holanda como países para estudiar la maestría, debido a la diversidad cultural que ofrecen y “que enriquecen mucho en los debates”.

Cuando buscaba información para llenar la solicitud de ingreso a las universidades, entró a la página del CEJA y se dio cuenta de que había una vacante. Sería una excelente vivencia visitar un país donde había tenido una experiencia fenomenal y la convocatoria seguía abierta. Era una llamada del destino.

Recuerda que era principios de abril y la convocatoria cerraba el 15 de abril. “Quien fuera, tenía que estar el 4 de mayo en la sede del CEJA en Santiago de Chile”, dice. Resoluta, se postuló el último día a las 11 de la noche.

Vida en Chile

Había quedado de finalista y la entrevistaron vía Skype. La contrataron inmediatamente después.

“Si eres funcionario internacional, al tratarse de un organismo internacional, el trámite migratorio y de papeles es distinto”, indica Avecedo.

En el CEJA laboran 14 personas de distintas nacionalidades, todos integrantes de Estados miembros de la OEA. Así, el coordinador de capacitación es argentino, el encargado de proyectos y estudios, es un español, y así sucesivamente.

Acevedo explica que aunque ella es investigadora del CEJA, no tienen un presupuesto asignado, sino que trabaja por proyecto. Estuvo encargada de desarrollar cursos virtuales, seminarios y cursos con temas de defensa penal en Europa.

La vida de Acevedo en Chile es bastante sencilla. Le alquila a una chilena una habitación de una casa de dos pisos que está a nueve cuadras del CEJA.

Lo que más le gusta a Acevedo es participar de las noches de intercambio de idiomas, donde puede conocer a personas de diferentes nacionalidades.

Por ejemplo, todos los martes se celebra “spanglish” en un bar que tiene una dinámica entretenida. “Se supone que por 15 minutos hablas en español y si hablas en inglés con la persona que tienes de frente, hay una sanción. Tienes que contar un chiste o algo y viceversa”, menciona Acevedo.

Estuvo involucrada en un club que se llama Toast Masters, que promueve los startups y fortalece las habilidades de comunicación y liderazgo, pero le ocupa demasiado tiempo.

En su tiempo libre le gusta recorrer los parques, porque “en Chile se celebran muchas ferias”.

Extracurricular

Aunque Acevedo vuelve a Chile, no tiene planeado quedarse por mucho tiempo. Echa de menos el clima de Panamá. “La sociedad chilena, por tema de historias es más reservada y tranquila. Extraño el ambiente tan cordial que tenemos. Ellos son educados, pero reservados”, dice.

También tiene planeado postular para una maestría en el extranjero donde pueda formarse en mecanismos alternativos de resolución de conflictos, que incluyan conciliación, mediación y arbitraje.

En los próximos cinco años, Acevedo quiere trabajar con oenegés independientemente, donde puede ayudar a los grupos minoritarios a los que más les afecta el sistema, “donde veo oportunidades de hacer cambio”, asegura.

Otra faceta que le llama la atención es la docencia. Lograr que la juventud se convierta en agentes de cambio es a lo que aspira Acevedo.

“Caminamos hacia las destrezas, no hacia los conocimientos teóricos que todas las personas con capacidad para leer pueden ir viendo. Salen sin destrezas. Lo que se necesitarán son más mediadores y personal para formar parte de esta plataforma”, finaliza Acevedo.

Perfil

Educación.

Se graduó del Instituto Panamericano (IPA) en 2009 con bachiller bilingüe en letras. En 2013 se convirtió en traductora pública autorizada. Finalizó la carrera de derecho y ciencias políticas en la USMA.

Trayectoria profesional:

Fue asistente legal entre febrero y julio de 2013; pasante del CEJA ese mismo año y en junio de 2014 era asistente legal del Departamento de Asuntos Jurídicos de la Dirección Nacional de Registro Civil. Desde mayo 2015 hasta la fecha, es investigadora asociada del CEJA y reside en Santiago de Chile.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código