VENTANA FISCAL

Dos transferencias, dos regímenes

OPINIÓN

El Impuesto a la Transferencia de Bienes Corporales Muebles y a los Servicios (ITBMS) es el impuesto que nació para gravar, tal como dice su título, la transferencia de bienes muebles y a los servicios, con sus respectivas excepciones, cualquiera sea la forma: venta, cesión de pago, aporte a sociedades, etc.

Es el impuesto que alcanza a todo aquel que compre o consuma bienes muebles y/o servicios dentro del territorio de Panamá. Legalmente nadie se escapa.

Bueno, casi nadie, pues quienes tengan como actividad la compraventa de bienes inmuebles no están sujetos al ITBMS.

Esta actividad de bienes raíces es un régimen diferente, que además de tener su propio Impuesto de Transferencia de Bienes Inmuebles (ITBI) según la Ley 106 de 1974, no forma parte ni está considerada en ninguno de los 26 parágrafos que conforman el artículo 1057-V del ITBMS; ni siquiera se menciona en sus exoneraciones y sus excepciones, ni mucho menos en sus hechos gravados.

Son dos regímenes completamente diferentes, cada uno con su propia legislación de transferencia. Los bienes corporales muebles y los servicios se ajustan al ITBMS y los bienes inmuebles al ITBI. Este último tiene una tarifa única de 2% que se aplica sobre el precio de venta o el valor catastral actualizado (valor de adquisición más las mejoras incorporadas, más un incremento de 5% por cada año calendario transcurrido desde la fecha de compra o incorporación de mejoras, hasta la fecha de enajenación), el mayor de los dos, y forma parte del costo del negocio en sí. En cambio, el ITBMS tiene tres tarifas diferentes que se aplican sobre el valor de la transferencia del bien corporal mueble o el servicio prestado, y que bien puede ser parte del costo de los activos del contribuyente, o gasto deducible en el mismo año en que se causa, o como parte de un crédito fiscal.

Las grandes similitudes es que ambos son territoriales, sin importar la nacionalidad de las partes ni la forma ni el lugar de pago, ni los resultados económicos.

El más complejo de ambos es, sin lugar a dudas, el ITBMS. Aun así, la manera más simple y fácil de cumplir las disposiciones del ITBMS es conocer la mecánica del débito y del crédito fiscal.

El débito fiscal corresponde al monto del ITBMS que el vendedor ha agregado en sus facturas de ventas de bienes y servicios gravados, y que mensualmente deberá declarar y pagar al Tesoro Nacional aun cuando no lo haya cobrado dentro del período. Es una cuenta más que deberá pagar o asumir con sus propios recursos quien no haya cobrado la cuenta dentro del mes de facturación.

El crédito fiscal del contribuyente, en cambio, es la suma de los ITBMS en que haya incurrido durante el mes por efectos de las compras de bienes y servicios e importaciones de bienes y productos gravados, siempre que estén debidamente sustentados mediante documentos emitidos a su nombre y de acuerdo con lo establecido en la Ley 76 de 1976, independientemente de que la factura no haya sido pagada al proveedor de bienes y servicios dentro del mismo mes en que se expide.

El derecho a deducir el ITBMS como crédito fiscal se condiciona “a que provenga de bienes o servicios que estén afectados, directa o indirectamente, a las operaciones gravadas por el impuesto” (Parágrafo 12 del artículo 1057-V). Dicho en otra manera, los ITBMS que no estén vinculados a las operaciones gravadas con dicho impuesto no se pueden deducir como crédito fiscal. Tal es el caso del ITBMS causado durante el período de construcción o desarrollo de obras de un proyecto inmobiliario, pues durante dicho período el promotor no genera operaciones o ingresos gravados con el ITBMS. Al no calificar como contribuyente del ITBMS durante ese período, el valor de este impuesto pasa a ser parte del costo de la obra o gasto deducible según su incidencia. Utilizarlo como crédito es un alto riesgo.

La absoluta independencia de estos dos regímenes y un análisis justo de sus normas nos permite concluir que no es dable mezclar los ingresos ni el monto de los impuestos causados, ni siquiera para establecer el valor del crédito fiscal que puede aplicar el contribuyente en sus declaraciones mensuales del ITBMS. Quien haga lo contrario violenta las normas fiscales, el derecho de los contribuyentes y la justicia fiscal.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código