Se vence el plazo para obras de IBT

IBT Group muestra un profundo desfase en la mayoría de las obras hospitalarias que construye en el país.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/01/0_20141201leVv3s.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/01/0_20141201leVv3s.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/01/0_20141201leVv3s.jpg

Tres adendas no fueron suficientes para que el consorcio IBT Group entregara ayer los cinco centros de atención primaria de salud innovadores (Minsa-Capsi) que construye, en el interior del país, a un costo de 30.1 millones de dólares.

Centros de salud de Las Tablas y Pedasí, en la provincia de Los Santos; Pesé y Ocú, en Herrera, y Volcán, en Chiriquí, debieron estar listos originalmente el 11 de julio de 2012, pero el Estado fue aplazando los tiempos de entrega con prórrogas que no se han honrado.

La empresa ­ que en la administración de Ricardo Martinelli ha ganado millonarios contratos estatales­ logró adendas que suman 12 meses adicionales, que vencieron el domingo 30 de junio de 2013.

Así se desprende de un reporte de “Avance de Proyectos” al que tuvo acceso este diario, elaborado por el Ministerio de Salud (Minsa) y publicado el 6 de junio pasado.

En aquel informe, el Minsa daba cuenta de que algunos proyectos no cumplían ni con el 50% de avance.

En palabras más simples, las autoridades sabían que los plazos nuevamente no se cumplirían.

Una vez se tuvo acceso a esta información, este diario visitó del 19 al 21 de junio los Minsa-Capsi que se construyen en las provincias centrales y los cuatro hospitales con atención completa que se edifican en Colón, Darién; Bugaba en Chiriquí y el Anita Moreno en Los Santos.

Hasta el 21 de junio ninguno estaba listo. Y en algunos ni siquiera había personal trabajando.

En la obra de Pedasí, por la que se pagarán 6.7 millones de dólares, solo se encontraba un agente de seguridad y un capataz. Se informó que el ingeniero residente de la obra estaba de vacaciones.

De todos los proyectos que gestiona IBT, solo tres han corrido con mejor suerte, aunque ninguno logró cumplir con el cronograma.

El Minsa-Capsi de Las Tablas registra un avance del 85%, según el informe del Minsa, mientras que los centros de Ocú y Pesé, en Herrera, y Volcán, en Chiriquí, se construyen a un ritmo más acelerado. Se trabaja en la colocación de señalización y equipamiento.

El panorama era menos prometedor en Santa Ana de Los Santos, donde se construye el Hospital Anita Moreno. Eran las 11:00 de la mañana del miércoles 19 de junio y en la obra solo había un trabajador en lo alto de la infraestructura.

El atraso, como tónica de esta empresa, fue alertado el pasado 7 de junio por el presidente Martinelli quien supuestamente llegó de sorpresa a inspeccionar las obras del Anita Moreno en Los Santos y se encontró con una obra en gris.

“Esto no va estar listo nunca y andan pidiendo adendas y extras, y aquí no hay nadie trabajando y no le están pagando a los contratistas, esto es un bello desastre”, manifestó Martinelli.

En el caso del Anita Moreno, el desfase estaría afectando a cerca de 200 mil personas, población que ya debería tener acceso a las instalaciones, de acuerdo con la justificación que dio el Gobierno para hacer efectiva la inversión.

Inicialmente debía ser inaugurada en octubre de este año, pero IBT pidió más tiempo para hacer la entrega en enero de 2014. La obra civil tan solo registra un 18% de avance. Al ser cuestionados respecto a la inactividad, tanto el ingeniero residente de la construcción, Franklin Castillo como Richard Medina, gerente de proyecto de IBT, indicaron que no estaban autorizados para dar declaraciones.

El retraso en la entrega de los proyectos por parte de IBT era algo predecible. Al menos así lo asegura Julio Osorio, excoordinador de la Comisión Médica Negociadora Nacional (Comenenal).

Osorio recuerda que IBT Group ganó las licitaciones a partir de ofrecer precios más bajos que otras empresas competidoras, y “al final ha resultado una farsa porque después que ganaron vinieron las adendas a los contratos aduciendo error en los cálculos”.

IBT Group es la misma empresa que ha estado envuelta en escándalos, principalmente por construcciones defectuosas de hospitales en Islas Vírgenes y República Dominicana, a través de sus filiales Carimex, IBT y Riogersa.

También es el mismo grupo cuyos representantes han participado en viajes de placer con el círculo más cercano de amigos de los hijos del mandatario Ricardo Martinelli.

En Panamá ha ganado contratos con el Estado bajo la modalidad llave en mano por más de 393.2 millones de dólares.

En esta suma se consideran los 30.1 millones de dólares por los Minsa-Capsi; 237 millones de dólares en hospitales de atención completa; y 126 millones de dólares por 17 salas de hemodiálisis que también están en mora, al haber entregado apenas cuatro.

A juicio de Osorio, el Gobierno ha sido muy complaciente al aceptar las adendas, “lo que finalmente terminará encareciendo las obras”.

“Todo hace pensar que hay negociado con la empresa constructora y algunos funcionarios del Estado, porque no es posible que IBT no cumple y le siguen alargando los tiempos de entrega”, dijo Osorio.

“No se puede construir por construir para demostrar que se hicieron obras porque eso es politiquería”.

Este diario trató de conocer una versión oficial del consorcio IBT Group, pero se informó que “las preguntas sobre los proyectos deben ser remitidas al Minsa, como entidad contratante”.

Igualmente se le solicitó información al Minsa y hasta el cierre de esta edición no respondieron los correos y llamadas telefónicas.

Los contratos fueron adjudicados bajo la administración del exministro de salud Franklin Vergara y ejecutados por el actual ministro Javier Díaz.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

21 Dic 2014

Primer premio

1 5 0 9

DDBC

Serie: 18 Folio: 10

2o premio

8354

3er premio

8458