invenciones

Los dos heraldos de las energías renovables

Dos técnicos profesionales enseñan las mejores formas de aprovechamiento de la energía limpia.
José Antonio Legonías Benavides muestra una balsa creada para desarrollar uno de sus proyectos. José Antonio Legonías Benavides muestra una balsa creada para desarrollar uno de sus proyectos.
José Antonio Legonías Benavides muestra una balsa creada para desarrollar uno de sus proyectos. Boris Gómez

Son dos quijotes que dictan charlas en universidades o escuelas, capacitan a quien lo pida y promueven, a través de redes sociales, nuevas formas de ahorrar energía o producirla con recursos renovables.

El peruano José Antonio Legonías Benavides, un piloto de aviación e ingeniero en energías renovables, y el panameño Dimas Ramírez, técnico en informática, advierten a productores industriales y campesinos de Panamá que están desperdiciando enormes cantidades de materia prima, que pueden producir energía limpia.

“Hemos visto cómo se desperdician bagazos de caña, aceites o grasas que se pueden convertir en materia prima”, dijo Legonía.

Legonía viene a cumplir contratos privados para la instalación de plantas que aprovechen los desechos y los conviertan en energía. Actualmente está trabajando para una empresa procesadora de panela y desde hace tres años desarrolla, junto a Ramírez, pequeños proyectos en Chiriquí con base a su experiencia en la frontera de Perú y Brasil.

Los proyectos

El ingeniero peruano capacitó a comunidades rurales de su país para instalar cocinas ecológicas, que aprovechan la leña al máximo y liberan a los usuarios de enfermedades respiratorias.

Junto a Ramírez la modificó en Panamá y ahora con la misma cantidad de leña puede aprovechar el calor del fuego para cumplir nueve funciones.

El diseño de la estufa nueve en uno permite cocinar, hornear, calentar agua, ahumar carne, deshidratar frutas, cocinar a la parrilla, producir etanol, destilar licores y producir panela.

El flujo del calor y el humo, combinado con una serie de tuberías, permiten hacer de la estufa un microcomplejo de producción, explican usando una mínima cantidad de leña.

“El proyecto fue diseñado para campesinos peruanos que vivían en una zona donde el diésel y la gasolina llegan solo por avión y el galón cuesta 14 dólares. Era más barato producir etanol artesanal para que se pudiera usar en los botes que navegan por los ríos”, explicó.

Otros proyectos que se aplicaron en Suramérica fueron microbombas de irrigación, usando la fuerza de los ríos.

“Básicamente se instala una balsa en una corriente de caudal pequeño cuya fuerza hace mover una hélice o propela que a su vez bombea agua hacia terrenos más altos. Hemos llegado a bombear agua hasta 75 metros por encima del nivel del río”, relata.

Dimas Ramírez es un emprendedor que vive de sus conocimientos de informática y tiene una empresa que instala cámaras de seguridad. “He invertido más de 100 mil dólares en una planta de etanol local que puede producir hasta 300 galones de etanol, pero las leyes actuales piden demasiados requisitos para producir este tipo de combustible”, explicó Ramírez.

“Por eso estamos en esta labor de docencia debido a que los panameños no estamos aplicando tecnologías para ahorrar combustible que son muy conocidas en nuestros países de América”, dijo Ramírez.

Damaris Sánchez, ambientalista de Cerro Punta, coincidió en que los incentivos para la producción de combustibles alternativos, de manera artesanal o en pequeña escala, no se están dando.

Más noticias de impresa.prensa.com

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código