MEDIO AMBIENTE

El océano espera por una tregua

Temas:

El océano espera por una tregua El océano espera por una tregua
El océano espera por una tregua

El mar abierto, sus maravillas conocidas y los misterios que guarda en sus profundidades, se encuentran cada vez más amenazados a tenor de las lúgubres estadísticas de contaminación oceánica difundidas en tiempos recientes por organismos internacionales: 8 millones de toneladas de basura terminan cada año en las aguas marinas, para que en cada milla cuadrada floten unos 45 mil deshechos, cifras que se multiplicarán en los siguientes años hasta superar la población de peces.

Para intentar frenar la degradación del océano convertido en una suerte de vertedero acuático, autoridades gubernamentales y organizaciones científicas y ambientales avanzan en la elaboración de una convención para la protección del patrimonio mundial en aguas fuera de la jurisdicción de los países o alta mar, que será presentada en 2018 ante la Asamblea General de Naciones Unidad para su discusión y posterior aprobación.

El océano espera por una tregua Expandir Imagen
El océano espera por una tregua

Desde 2015 un comité preparatorio organiza reuniones con los países para recalcar la importancia del acuerdo y consolidar la propuesta que se debatirá en Naciones Unidas, detalla Jorge A. Jiménez, director general de Fundación MarViva, tras participar en los encuentros en los que se han abordado temas como las áreas marinas protegidas, regulación del acceso a los recursos en alta mar, procesos de evaluación del impacto ambiental generado por actividades humanas, zonificación del alta mar para determinar las áreas en las que ciertos usos se pueden o no realizar.

La preparación de este tratado internacional en pro de la conservación del patrimonio en alta mar es un “momento histórico”, califica Jiménez, aunque algunos países que tienen la capacidad de explotar recursos en mar adentro no están receptivos a aceptar regulaciones a sus actividades o compartir su tecnología con otros países, reconoce.

El plan es trasladar las discusiones hasta la sede de Naciones Unidas en el segundo semestre de 2018. Será un proceso que puede llevar varios años antes de que se llegue a un acuerdo y la aprobación de un documento consensuado, apunta Jiménez.

En agosto de 2016 fue presentado un primer informe por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, titulado “Patrimonio mundial de alta mar: una idea que se abre camino”, que propone empezar por ingresar a la Lista de Patrimonio Mundial cinco sitios que ilustran la riqueza de la biodiversidad, ecosistemas y fenómenos naturales en alta mar. Ellos son el Domo Térmico en el Pacífico, el Café de los tiburones blancos también en el Pacífico, el mar de los Sargazos en el Atlántico, el campo hidrotermal de la Ciudad Perdida del Atlántico y Atlantis Bank, una isla fósil bajo las aguas del Océano Índico, según datos de Unesco.

LAS AMENAZAS

El principal enemigo que enfrenta el océano es la contaminación. Recientes informes del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente revelaron que unas 8 millones de toneladas de basura, con el plástico como actor protagónico, terminan en el mar cada año, y que para 2050 la situación será tan insostenible que habrá más desechos que peces en las aguas.

Otro estudio de 2017 de la Unesco estimó que en cada milla cuadrada del océano hay al menos 45 mil objetos contaminantes, y que en las zonas donde las corrientes marinas giran, el plástico se ha amontonado a tal magnitud que se formaron las famosas “islas de plástico”. Son miles de toneladas de plástico microscópico extendidas por miles de kilómetros en el océano, acota Jiménez.

El océano espera por una tregua Expandir Imagen
El océano espera por una tregua AP

Otro estudio publicado en 2017 a cargo de investigadores de la Universidad de Newcastle, Inglaterra, descubrió que el impacto del daño al océano ha alcanzado sus zonas más recónditas al encontrar componentes químicos prohibidos en especies que habitan en los abismos marinos del Pacífico. Los “extraordinarios” niveles de contaminación por químicos empleados para materiales textiles y plásticos han llegado a sitios que se consideraban inmaculados, resumió la investigación.

En Panamá, unas 700 toneladas de basura terminan en el mar a diario, reportaron en 2016 el Ministerio de Ambiente y el Municipio de Panamá.

Una investigación en desarrollo sobre los desechos dentro de los manglares de la ciudad de Panamá, registró unas 7 mil botellas plásticas en un área de unos 300 metros cuadrados, sin contar los otros tipos de desechos, detalla Ricardo Wong, presidente de la Fundación para la Protección del Mar, que lidera cada año la Gran Limpieza de Playas de Panamá. “Literalmente, hay una alfombra de basura cubriendo grandes extensiones de manglares, impactando toda la biodiversidad del área”, lamenta.

Lo peor, destaca Wong, es que cada vez hay más basura. El ambientalista describe el panorama: “Los manglares desde Río Abajo hasta Tocumen y más allá están llenos de basura, primordialmente de botellas plásticas que bajan por los ríos. Toda basura que no se recoge o queda a la deriva terminará en el mar”.

En septiembre de 2016 se retiraron unas 92 toneladas de basura de las costas, como parte de las actividades del Mes de los Océanos que puso en marcha hace unos días su edición 2017.

El océano espera por una tregua Expandir Imagen
El océano espera por una tregua

La pesca sin control que causa fuertes reducciones en las poblaciones de peces y el impacto de la navegación marítima en áreas donde ballenas y tortugas se concentran para reproducirse o alimentarse, son otras amenazas que enfrenta el patrimonio en alta mar, comparte Jiménez.

¡EDUCACIÓN!

¿Cuál es el camino para contrarrestar el daño a los océanos? Educación, educación, educación, responde el biólogo Isaías Ramos, del Centro de Incidencia Ambiental. “Se requiere más implementación, respeto a las normas y seguir el manejo adecuado con una educación consciente del ambiente. Las leyes en Panamá necesitan su implementación y que la población las cumplan, de lo contrario, serán otro papel sin sentido”.

Debido al grado de contaminación, ya no es suficiente con reciclar, estima Ramos. Debemos ir más allá: rechazar la utilización de materiales que no son biodegradables o cuyo uso es insostenible, reducir la cantidad de basura y reusar materiales que para algunos son desechos, pero que pueden ser empleados nuevamente.

Que las medidas por el océano surtan un efecto positivo, resumen los especialistas consultados, depende no solo de los gobiernos, sino de cada persona.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código