Q

Temas:

Q Q
Q

La noticia empezó a circular por todo el mundo a principios de abril corriente con algo de chiste: Mariano Rajoy quiere acabar con las siestas laborales de España.

, The Independent o The Guardian, entre otros medios de comunicación social, dieron la noticia.

Todos aprovecharon el anuncio de la propuesta del presidente español de acortar las jornadas laborales en detrimento del tiempo de descanso que se extiende varias horas, para ventilar la posible eliminación de la famosa siesta española que, según la tradición, se toma luego de la comida, por no más de 30 minutos.

Se puso así sobre el tapete si la vieja costumbre tenía aún una buena acogida entre los trabajadores españoles de hoy, y cómo el asunto de tomar una siestecita en medio de las horas de funciones se ha extendido a otros destinos en América, Asia y África.

Por supuesto, las publicaciones les sacudieron el polvo a las antiguas investigaciones sobre las bondades del sueño luego de la pausa para alimentarse en el trabajo, y salieron a relucir otros nuevos (en total son unos 160 análisis científicos sobre el asunto, incluyendo uno de la Universidad de Harvard, detallaron los diarios extranjeros).

“Expertos alemanes han recomendado la incorporación de la siesta en las empresas, a modo de pequeña pausa en el horario laboral, como método para optimizar el rendimiento del trabajador”, publicówww.20minutos.es, citando a su vez un estudio de 2011 que recalcaba que la siesta no era solo buena para el trabajo, sino necesaria “para poder seguir trabajando”.

Otras investigaciones agregan más beneficios de dormir un poco a la mitad de la faena, aunque sea recostado en el puesto de trabajo: atenúa el estrés, ayuda a la salud cardiovascular y mantiene la mente en alerta. Todo ello redunda en colaboradores con capacidad de atención y productividad.

Importante, anotan los estudios, el descanso no debe ser superior a los 30 minutos. De lo contrario se entrará en los terrenos del sueño profundo y, por ende, en varias horas de reposo.

Deloitte, Google, Nike, y la National Aeronautics and Space Administration (Nasa) son algunas de las grandes empresas que promueven la hora de la siesta para alimentar el rendimiento de sus empleados.

En ciudades de Estados Unidos, Suiza y Japón van más allá, con negocios que se dedican a ofrecer un abanico de habitaciones para tomar sueños cortos, para aquellas personas que no pueden ir a casa a tomar la siesta o prefieren no hacerlo recostadas en su oficina.

La amenaza que significa la propuesta de Rajoy hizo que se escudriñara el origen mismo del sueño laboral en España.

En el siglo XI, la orden monástica San Benito instauró la regla de reposar en total tranquilidad tras la hora sexta (tiempo que equivalía al mediodía, indica la Real Academia Española) con el objetivo de que los religiosos hicieran un alto en sus funciones y estuvieran más dispuestos para lo que restara de la faena diaria, cuenta una reseña de la organización educativa Don Quijote.

El asunto se volvió costumbre, pues otros monasterios lo copiaron y pronto llegó hasta las grupos no religiosos con el nombre de “siesta”, agrega el artículo.

JORNADAS CORTAS Y MASCOTAS

Poder dormir a la mitad de las horas de trabajo no es la única de las alternativas que se han ventilado en diferentes países para bajar la tensión de las responsabilidades laborales en busca de productividad.

Gotemburgo, Suecia, fue noticia a finales de 2014 tras implementar jornadas reducidas a seis horas, en un intento por estimular el rendimiento de los trabajadores.

Se trata de un experimento que ya se ha hecho en países como Francia o Japón, pero que no se puede aplicar a todos los trabajos y que resulta algo relativo, porque si bien se disminuyen las horas que hay que estar en una oficina, se aumenta el estrés al contar con menos tiempo para hacer el mismo trabajo, por más que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico sostenga que “mientras más tiempo se trabaja, menos se produce”, detalla un análisis de la BBC.

Otra medida llamativa es la de permitir que las personas acudan a sus deberes diarios acompañadas de sus mascotas, una alternativa que forma parte de la tendencia pet friendly que practican empresas de todo el mundo (incluyendo Panamá), al permitir que sus clientes entren a solicitar productos y servicios con sus perros o gatos.

Empleados más felices y tranquilos y con mejor semblante para la labor es el resultado de llevar a ‘Fido’ o a ‘Hércules’ a la oficina, citan las publicaciones que han analizado el tema.

De hecho, un reciente despacho del diario español ABC destaca que este fin de semana, por ejemplo, los empleados de la fábrica de Purina en Castellbisbal, España, podían llevar a sus animales a cumplir con la jornada para así celebrar el Día de Trabajo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CUATRO APREHENSIONES Ventura Ceballos irá este viernes a audiencia

En la actualidad permanece en una celda de alta seguridad, cuyo paradero no ha sido informado a la ciudadanía, debido a sus dos fugas anteriores.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código