Alto Tribunal autoriza un suicidio asistido

El británico Tony Nicklinson, un hombre de 58 años que sufre de una parálisis completa de su cuerpo, aunque su cerebro está intacto, recibió este lunes la autorización del Alto Tribunal de Londres para que un médico lo ayude a terminar con su vida, en una sentencia que podría obligar al Parlamento a modificar la legislación sobre asesinatos.

Nicklinson logró así una declaración judicial que certificó que cualquier doctor que ponga fin a su vida está protegido contra cargos de asesinato.

El falló permite ahora que el caso del británico sea evaluado en una corte del país a partir de evidencia médica. Tras el dictamen, el Ministerio de Justicia británico indicó que la sentencia podría obligar al Parlamento a modificar la legislación sobre asesinatos.

El británico oriundo del condado inglés de Wiltshire, en el suroeste de Inglaterra, sufrió un ataque en 2005 y ahora tiene lo que se llama un síndrome de encerramiento (o Locked-In Syndrome), que significa que su cuerpo está paralizado por completo, pero su mente está intacta.

Nicklinson, que se comunica a través de una tableta electrónica o de una computadora especial, dijo antes de la sentencia que su vida es “gris, miserable, indigna e intolerable”.

El inglés pidió a un doctor que realice un suicidio asistido para poner fin a su vida “de forma legal”.

Luego de conocerse el fallo, la esposa del paciente, Jane, leyó un comunicado fuera del Alto Tribunal londinense.

“Estoy encantada que este tema del suicidio asistido salga al aire en la corte. Los políticos y otras personas no pueden negarse a debatir este tema, y deben dejar de ignorar uno de los tópicos más importantes que enfrenta nuestra sociedad hoy en día”, declaró la mujer.

Según Jane Nicklinson, es “muy bueno” que el juez del Alto Tribunal considere que el tema “deba ser debatido en profundidad”.

Por su parte, el abogado David Perry, que representa al Ministerio de Justicia, afirmó en la Alta Corte que Nicklinson “quiere que la corte autorice de forma positiva y permita como legal el suicidio asistido”. “Esto no es, ni puede ser, ley en Inglaterra y Gales, al menos que el Parlamento establezca lo contrario”, destacó.

En Gran Bretaña la eutanasia está prohibida y penada con hasta 14 años de cárcel.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código