Batalla campal en Fortaleza antes del partido Brasil-México

Sao Paulo y Río de Janeiro anunciaron una reducción de los pasajes de autobús tras las manifestaciones.

La ciudad de Fortaleza fue ayer escenario de una violenta batalla campal entre la policía y unos 40 mil manifestantes anti-Mundial, en un enfrentamiento ocurrido en las inmediaciones del estadio Castelao, pocas horas antes del partido Brasil-México por el Grupo A de la Copa Confederaciones.

Piedras, gases lacrimógenos, balas de goma y automóviles quemados fueron el símbolo del conflicto entre manifestantes y fuerzas de seguridad, tres horas antes de iniciarse el encuentro.

Según informó el coronel de la Policía Militar Joao Batista, unos 40 mil manifestantes se hicieron presentes en la avenida Alberto Craveiro para reclamar ajustes sociales y hacer público su rechazo hacia los millonarios gastos públicos para preparar la Copa Confederaciones y el Mundial de fútbol del próximo año bajo el lema “Más pan, menos circo”. La protesta comenzó a gestarse cerca de las 10:30 a.m. Hasta el mediodía, los manifestantes se posicionaron a dos kilómetros del estadio Castelao para realizar cantos en contra de la presidenta Dilma Rousseff y del Mundial de fútbol.

Los manifestantes cerraron varias vías de acceso al estadio y obligaron incluso a los vehículos oficiales de la FIFA a buscar rutas alternativas para llegar al Castelao, protegido por la policía local y por efectivos de la Fuerza Nacional de Seguridad enviados a la capital del estado de Ceará.

Según informó Batista, el reclamo era pacífico hasta que un grupo de “infiltrados” logró derribar las rejas que separaban a los participantes del acto de la avenida que conduce al estadio.

A partir de ahí, el grupo se refugió en un área de construcción y pasó a lanzar piedras contra la policía, que reaccionó lanzando bombas de gas lacrimógeno y gas pimienta y disparando balas de goma, que causaron heridas a manifestantes. Varios agentes también resultaron heridos por piedras, y al menos un automóvil de la guardia civil fue incendiado por los participantes del acto.

El Gobierno y los partidos políticos de Brasil han sido sorprendidos por las protestas e intentan mover piezas para atajar un malestar que ya amenaza la popularidad de la presidenta Rousseff.

Los gobiernos de las ciudades brasileñas de Sao Paulo y de Río de Janeiro anunciaron ayer una reducción de los pasajes de autobús luego de más de una semana de protestas, que se extendieron a otras urbes.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código