GOBIERNO ALEMÁN RESPONDE TRAS ESCÁNDALOS DE ESPIONAJE

Berlín expulsa al jefe de la CIA

La Casa Blanca rehusó comentar sobre la medida, pero la embajada en la capital germana resaltó la importancia de mantener las relaciones bilaterales.
Binninger (Der.), presidente de la comisión de inteligencia del Parlamento, confirmó que la expulsión es una represalia por los casos de los dobles espías. EFE/Daniel Naupold. Binninger (Der.), presidente de la comisión de inteligencia del Parlamento, confirmó que la expulsión es una represalia por los casos de los dobles espías. EFE/Daniel Naupold.
Binninger (Der.), presidente de la comisión de inteligencia del Parlamento, confirmó que la expulsión es una represalia por los casos de los dobles espías. EFE/Daniel Naupold.

El Gobierno alemán expulsó ayer al jefe de los servicios secretos de Estados Unidos (EU), tras descubrir en la última semana a dos supuestos espías que trabajaban para Washington.

“Pedimos al representante de los servicios secretos estadounidenses en la Embajada de EU que abandone Alemania”, declaró el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert, en un comunicado.

La expulsión se produjo “como respuesta a una falta de cooperación (constatada) desde hace tiempo en los esfuerzos para esclarecer” la actividad de los agentes de los servicios secretos estadounidenses en Alemania, explicó por su parte el presidente de la comisión parlamentaria de actividades de inteligencia, Clemens Binninger.

La medida, muy inusual entre aliados de EU, tiene pocos precedentes que se le puedan comparar. El más parecido se produjo en 1995, cuando Francia pidió a Washington que retirara a varios agentes por espionaje en su territorio.

“Es justo que el Gobierno alemán haya mandado una señal clara de que no se tolerará este tipo de violaciones y que debemos reenfocar” las relaciones germano-estadounidenses, declaró la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen.

La Casa Blanca rehusó comentar sobre la expulsión, pero la Embajada de EU en Alemania dijo que es “esencial” continuar con una “estrecha cooperación” con el Gobierno alemán “en todos los ámbitos”.

Tras el descubrimiento la semana pasada de un agente de los servicios de inteligencia alemanes sospechoso de trabajar también para la CIA, la fiscalía alemana anunció este miércoles otra investigación sobre un presunto caso de espionaje.

Este último caso tensó aún más las relaciones entre ambos países, empañadas ya por las revelaciones hace un año sobre el espionaje del teléfono móvil de la canciller, Angela Merkel, por EU.

Con la presión de la opinión pública, que pide un posicionamiento más firme, Merkel pidió en repetidas ocasiones explicaciones a Washington, sin que recibiera ninguna respuesta. Ayer subrayó la importancia de tener una relación de confianza, refiriéndose a las crisis internacionales como Ucrania, Oriente Medio o Afganistán. “Creo que en estos momentos, que pueden ser muy confusos, es decisiva la confianza entre aliados”, declaró antes de anunciarse la expulsión.

A su vez, el ministro alemán de Interior, Thomas de Maiziere, acotó que la información conseguida por EU a través de los espías es de poco interés, mientras que “el daño político es grave y desproporcionado”.

Anunció, además, un refuerzo del centro de contraespionaje alemán.

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, también se pronunció sobre el caso y criticó la “estupidez” de EU. “Es totalmente idiota que EU fiche en nuestro país a gente de tercera clase. Tanta estupidez da ganas de llorar”, dijo.

Ley para espiar llamadas

El gobierno británico informó ayer que impulsará una ley urgente para obligar a las compañías de telecomunicaciones a retener los datos de los clientes durante un año, argumentando que la medida es vital para proteger la seguridad nacional tras una decisión en sentido contrario del Tribunal Superior Europeo.

Las empresas de comunicación debían conservar los datos durante 12 meses bajo una directiva de la Unión Europea (UE) de 2006, que fue rechazada en abril por el Tribunal Europeo de Justicia porque infringía los derechos humanos.

Ese rechazo podría evitar que la policía y las agencias de inteligencia tengan acceso a la información sobre qué clientes contactaron a quién por teléfono, mensaje de texto o correo electrónico, además de dónde y cuándo, dijo el Gobierno de coalición británico.

Dicha información ha sido utilizada por los servicios de seguridad en todas las investigaciones antiterroristas en la última década, y es de vital importancia que esos poderes no estén comprometidos cuando hay una creciente preocupación sobre británicos viajando a Irak y Siria para unirse a grupos islamistas, añadió el Gobierno.

El primer ministro, David Cameron, resaltó que la ley solo restauraría los poderes existentes y los convertiría en ley, garantizando que las investigaciones no sufran dificultades y otorgaría protección a las empresas de posibles desafíos legales.

Las medidas no proporcionarían ningún nuevo poder a las autoridades para acceder a los datos personales de los británicos o al contenido de sus llamadas y correos electrónicos, añadió.

REUTERS. LONDRES, REINO UNIDO

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código