CORRUPCIÓN POLÍTICA

Comienza juicio a Berlusconi

En este caso también es procesado el empresario italiano Valter Lavítola, clave en los contratos entre Finmeccanica y Panamá.

Luego de meses de intensas pesquisas, ayer comenzó en Nápoles el juicio que se sigue al ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi y a su antiguo socio Valter Lavítola por corrupción política.

En este caso, los fiscales Henry John Woodcock y Alessandro Milita acusan al ex-premier y a Lavítola de haber corrompido con coimas por hasta 4.1 millones de dólares al exsenador Sergio de Gregorio para provocar la caída del gobierno de Romano Prodi en 2008.

En la audiencia, dos agentes de la Guardia de Finanzas de Nápoles detallaron cómo se fraguó el origen de las investigaciones y dieron cuenta de las interceptaciones telefónicas que descubrieron el pastel y permitieron a la fiscalía abrir las diligencias en el proceso.

Fueron los primeros testigos de una larga lista en el proceso, que incluye a buena parte del Ejecutivo de Prodi y a políticos italianos.

De Gregorio confesó los delitos y fue condenado a un año y ocho meses de prisión.

El tribunal de Nápoles que conoce la causa, presidido por Serena Corleto, restringió el uso de cámaras de televisión en la audiencia por constituir un obstáculo y disturbio en el proceso.

La orden, que molestó a los periodistas “por atentar contra el derecho a la información”, aduce que la televisión es “particularmente invasiva” y provoca en los testigos “una perturbación directa e importante”.

Es probable que el tribunal de Roma aplique la misma medida el próximo 23 de junio en el juicio por corrupción internacional en Panamá que se sigue a Lavítola, muñidor de los contratos con el Gobierno panameño, y a Paolo Pozzessere, expresidente comercial de Finmeccanica.

Valter Lavítola, actualmente preso en Roma por malversación de fondos públicos y extorsión, compareció ayer a la audiencia con su abogado, Maurizio Paniz.

La próxima vista se celebrará el 16 de este mes, una semana después del juicio que también se sigue a Lavítola por extorsión a Impregilo, la empresa italiana que debía construir el hospital pediátrico de Veraguas prometido por Berlusconi.

Para los fiscales, ese hospital constituía en realidad “un modo enmascarado e indirecto de ofrecer al presidente panameño, Ricardo Martinelli, a través del empresario estrechamente ligado a él, Rogelio Oruña, indebidas utilidades económicas”, según la documentación judicial consultada.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código