acusado de masacre en afganistán

Desconfían de juicio contra Robert Bales

La matanza de 17 civiles en Kandahar y la quema del Corán dañaron las relaciones de EU con los afganos.

Los rebeldes talibanes de Afganistán prometieron venganza ayer contra las fuerzas de la OTAN por la muerte de 17 civiles en un tiroteo la semana pasada y expresaron su desconfianza del juicio al que será sometido un soldado estadounidense acusado de los crímenes.

La masacre en la provincia sureña de Kandahar, así como la quema de ejemplares del libro sagrado del Islam, el Corán, en una base de la OTAN, han indignado a muchos afganos y dañaron las relaciones con Estados Unidos, mientras las fuerzas occidentales están reduciendo la presencia de tropas de combate y los talibanes han suspendido las conversaciones de paz.

“Esto fue una actividad planeada y ciertamente nos vengaremos contra todas las fuerzas estadounidenses en Afganistán y no confiamos en esos juicios”, dijo a Reuters el portavoz talibán Zabihullah Mujahid vía telefónica. El sargento Robert Bales, acusado de matar a civiles afganos en un tiroteo la semana pasada, será acusado de 17 cargos de homicidio, dijo el jueves un funcionario estadounidense.

Bales, un veterano en su cuarto viaje de servicio de combate, también enfrentará otros cargos, incluyendo intento de asesinato, pero el funcionario no supo decir cuántas acusaciones más se presentarían en su contra.

El abogado que representa a Bales señaló que las autoridades estadounidenses carecen de pruebas sobre lo que pasó durante el tiroteo del 11 de marzo en el distrito de Panjwai.

El portavoz talibán Mujahid reiteró la creencia sostenida por muchos afganos de que más de un soldado habría estado involucrado en la masacre, algo que las autoridades estadounidenses niegan consistentemente. En la masacre murieron varios niños.

“Ahora Estados Unidos trata de engañar a la gente y de culpar del acto a un soldado. Esto es un crimen del Gobierno estadounidense. Usar ese ingenio y engaño es un enorme crimen”, comentó Mujahid.

Casi 11 años después de que el régimen talibán de Afganistán fue derrocado, Estados Unidos y sus aliados enfrentan a una resistente insurgencia, a un débil Gobierno afgano y un futuro incierto para el apoyo occidental tras el fin del retiro de tropas en el 2014.

En un golpe a las esperanzas de la OTAN de un fin negociado de la guerra, los talibanes dijeron la semana pasada que suspendían las incipientes conversaciones con Estados Unidos.

Diplomáticos estadounidenses han buscado ampliar negociaciones exploratorias con los talibanes que comenzaron clandestinamente en Alemania a fines de 2010 después de que los talibanes ofrecieron abrir una oficina en Qatar.

Los talibanes dijeron ayer en un comunicado que la “atmósfera para negociaciones” había sido socavada por la quema de los Coranes, los asesinatos en Kandahar y videos de marines estadounidenses en los que parecían orinar sobre cuerpos sin vida de afganos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código