CUBA. LA OPOSICIÓN SE UNE CON LA MUERTE DE UNO DE SUS LÍDERES, OSWALDO PAYÁ

Duro golpe a anticastristas

Payá fue el primer opositor que se valió de la Constitución de 1976, que permite solicitar un referendo para realizar cambios a la legislación cubana.

Dolor y consternación plagan a la oposición cubana por la muerte de uno de sus líderes: Oswaldo Payá.

Esta pérdida ha supuesto un duro golpe a la dividida oposición anticastrista.

Hace una semana, a las 3:50 de la tarde, el coche en el que viajaba desde La Habana a Bayamo se salió de la carretera en la localidad de La Gavina. Los disidentes de la isla como la comunidad internacional han pedido una investigación exhaustiva que eche luz sobre los hechos que levantaron las sospechas entre la oposición.

INCÓGNITAS

Tanto la hija como el hermano de Payá reclaman conocer la verdad.

Rosa María Payá hacía público que según información de las personas que iban en el vehículo donde falleció su progenitor, otro automóvil intentó sacarlos de la calzada embistiéndoles por detrás. Por su parte, su hermano Carlos explicó que hace un mes en La Habana la furgoneta donde iba Oswaldo con su hijo volcó tras ser embestida por otro carro. “No era la primera vez que ocurría algo así”, declaró Carlos Payá según publicó el diario El País.

La versión facilitada por las autoridades cubanas afirmó que el conductor, el español Ángel Carromero dirigente de las Nuevas Generaciones en Madrid del Partido Popular, según sus declaraciones no vio la señal de tráfico que indicaba que había que reducir la velocidad. Debido a este fallo, perdió el control del coche que terminó cayendo a un terraplén.

También circuló la versión que había chocado contra un árbol.

Las fotos publicadas del vehículo siniestrado muestran un fuerte impacto en la puerta trasera en la parte del conductor.

Este impacto también terminó con la vida de otro de los ocupantes, el también disidente cubano Harold Cepera. Mientras que Carromero tiene una herida en la frente que ha requerido de varios puntos. Y la cuarta persona, el sueco Jens Aron Modig, que pertenece a la Liga de la Juventud Demócrata Cristina, resultó ileso.

Este accidente que se ha cobrado dos vidas, ha provocado también una gran reacción en los sectores opositores al régimen castrista al perder a uno de sus principales líderes.

PROYECTO

Payá, que falleció a la edad de 60 años, tenía en su haber varios premios internacionales como el Premio Andrei Sajarov a los Derechos Humanos, que le otorgó el Parlamento Europeo en 2002, y varias nominaciones al Premio Nobel de la Paz entre otros. Estos galardones eran el reflejo de una vida dedicada a la democracia a través del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL) del cual fue uno de sus fundadores en 1988.

Cuatro años después de fundar el MCL, Payá intentó postularse para Diputado de la Asamblea Nacional cubana. Este intentó no prosperó ya que el Partido Comunista Cubano realizó una asamblea a puerta cerrada mientras Payá estuvo retenido en un centro de los Comités de Defensa de la Revolución.

Desde el MCL también creó el “Proyecto Varela” en 1998.

Esta propuesta que llevaba el nombre del líder religioso cubano Félix Varela de la época de la colonia española, estuvo avalada por 11 mil 20 firmas que presentó ante la Asamblea Nacional del Poder Popular el 10 de mayo de 2002.

Payá fue el primer opositor que se valió de la Constitución aprobada en 1976 que permite a los cubanos solicitar un referendo para realizar cambios legales según el artículo 88 de la Carta Magna. Para ello la petición debía avalarse con un mínimo de 10 mil firmas. Dos años más tarde volvió a presentar otras 14 mil firmas.

El “Proyecto Varela” pretendía que se hicieran cambios en la legislación que permitieran algunas libertades como la de asociación, expresión, prensa o de empresas entre otras. Su petición fue rechazada por la Asamblea Nacional.

Este hecho obligó al gobierno dirigido entonces por el presidente Fidel Castro a convocar un referendo para suprimir el artículo 88 y, también declarar el comunismo “irrevocable”.

Fidel Castro ganó con más de 90% de los votos esa consulta.

Tras ese rechazo que provocó la primavera negra de 2003 cuando 75 disidentes fueron detenidos y juzgados en juicios sumarísimos de los cuales 42 pertenecían al MCL.

La mayoría recibió penas de entre 10 a 25 años de cárcel. Payá y otros opositores consideraron esta actuación como una represalia por el “Proyecto Varela”.

En el año 2009, Payá volvió a participar en el “Diálogo Nacional” que se inició en 1990, que estaba enfocado en alcanzar un programa común para restablecer la democracia en la isla. En la década de 1990 proponía un referendo para cambiar la Asamblea Constituyente con el fin de redactar una nueva Constitución.

FUTURO

Tras el fallecimiento de Payá, que era uno de los opositores con más relevancia en el ámbito internacional y nacional, la disidencia cubana ha mostrado unidad en resaltar el papel de este hombre de 60 años que luchó a favor de la democracia. Y, también, de unirse en exigir que se aclaren los hechos del accidente automovilístico que le costó la vida.

Su proyección como uno de los líderes anticastrista fue a raíz de usar los mecanismos contemplados en la propia Constitución cubana para atacar el sistema político que rige Cuba desde que Fidel Castro fuera nombrado primer ministro el 16 de febrero de 1959.

Los miembros del MCL han confirmado que seguirán luchando desde ese movimiento. Los demás sectores de la oposición se unieron en el entierro para rendir homenaje a Payá.

Yaoni Sánchez, desde su Twitter, escribió: “la Cuba presente ha perdido a un hombre sumamente necesario, la Cuba futura ha perdido a un político imprescindible”.

También, Sánchez recogió declaraciones de otros activistas como Elizardo Sánchez, que declaró al diario español El País, “la pérdida ha sido irreparable para el movimiento opositor. Oswaldo Payá era la figura más notable”.

En casi todas las declaraciones de los opositores que se han publicado en todos los periódicos, se repite la expresión “pérdida irreparable”.

Mientras los disidentes, activistas y opositores rinden homenaje a Payá, el Gobierno cubano se centra en investigar los detalles de una muerte ocurrida en circunstancias que han levantado serias sospechas. Pero únicamente una investigación transparente y creíble, esclarecerá los hechos ocurridos en esa carretera que terminaron con la vida de uno de los líderes de la oposición en Cuba.

La doble pérdida de la oposición

En menos de un año, la oposición cubana ha perdido a dos de sus figuras más emblemáticas a nivel internacional.

El pasado 22 de julio, uno de los fundadores del Movimiento Cristiano de Liberación, Oswaldo Payá, falleció en un accidente de tráfico que aún se está investigando.

El 14 de octubre de 2011, moría de un paro cardiopulmonar Laura Pollán, líder de las Damas Blancas.

Los dos tenían en común haber sido reconocida su labor con el Premio Sajarov de Derechos Humanos que entrega el Parlamento Europeo. Payá lo recibió en 2002 por el Proyecto Varela, por el cual logró reunir más de 10 mil firmas para solicitar un referéndum con el fin de alcanzar varias libertades como la de expresión, empresarial o de prensa entre otras.

Tres años después este premio volvió a ser otorgado a otro ciudadano cubano. En esa ocasión recayó sobre Pollán, en reconocimiento por su defensa de los Derechos Humanos en Cuba.

El tercer cubano en recibir el Premio Sajarov es el activista Guillermo Fariñas en 2010 por su defensa de la libertad de expresión. Fariñas se encontraban entre las 50 personas que fueron detenidas tras el funeral de Oswaldo Payá.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código