EU sabe que cada voto cuenta

Los estadounidenses votaban en todo el país tras una larga e intensa campaña que llegó al día de los comicios con los candidatos empatados.

En Virginia, centenares de electores desafiaban el frío este martes para elegir al próximo Presidente de Estados Unidos.

En la estación de bomberos y en la entrada del ayuntamiento de Alexandria (Virginia, este), transformados en centros electorales, todos los votantes coincidían con Kurt, un militar en uniforme: “Esta va a ser una elección muy ajustada”.

Voluntarios y policías municipales se dedicaban en la estación de ladrillos rojos a ayudar a los votantes, que sufrieron un frío cruel mientras esperaban a la intemperie.

“¡Las filas de votación sobre las flechas rojas! ¡Tomen sus boletas y caminen sobre las flechas rojas!”, repetía Amanda, policía municipal, a los electores que esperaban pacientes su turno.

En el exterior, decenas de pancartas plantadas sobre el césped hacen propaganda de las diversas candidaturas, a los cargos municipales o del Senado. “¡Todo el mundo está entusiasmado, independientemente de a qué bando pertenezca!, dice Caitrin McCarron, que milita por el Partido Republicano.

Bernard McConnon, que posee su propia empresa, acaba de votar por el republicano Mitt Romney: “Lo que me preocupa es el gasto público descontrolado”.

Tristan Wright, de 36 años, consejero en un banco, acaba de “dar ocho años a Barack” Obama, señala, “aunque no lo haya hecho perfecto”.

En Ohio, los ciudadanos sentían el peso que tendrá su voto, pues el resultado de ese estado del norte será definitorio.

Dave Rossi, un residente republicano, dijo que esquivó la avalancha de llamadas de las encuestadoras y grupos políticos que han acosado a la mayoría de los electores porque su teléfono móvil no figura en la guía.

No obstante, recibió el mensaje de que su voto importa. “Sentí dentro de mí que necesitaba votar, más de lo que nunca lo había sentido”, dijo después de sufragar por Romney.

“Puede sonar un poco fuera de moda, pero me gusta votar el día de las elecciones. Me gusta ir temprano. Quiero asegurarme de que mi voto llegue”, dijo por su parte Reggie Young mientras entraba a un centro de votación en el barrio de University Heights.

“Quien gane Ohio entra a la Casa Blanca, así que es muy importante para mí votar”, explicó Young, quien optó por Obama.

En Hoboken, en el estado de Nueva Jersey (noreste), duramente golpeado por el huracán “Sandy” hace una semana, las colas se extendían y las quejas también.

“Es inaceptable, estamos desde las 6:00 de la mañana”, suelta cuando abren con 40 minutos de retraso su centro de votación Adora Agim, una ingeniera de 38 años oriunda de Nigeria, que se apresta a elegir a Obama y que insiste en la importancia de votar: “Yo vivía en un país donde mi voto no cuenta”.

John Margolis, un banquero de 46 años que vota a Romney, descubrió que la máquina electrónica que debía utilizar no funciona, por lo que decide volver más tarde. “Estoy 100% con Romney. O mejor dicho, lo estaba hasta la semana pasada”, aclara. Pero quedó muy impresionado por la respuesta del gobierno de Obama a la tormenta “Sandy”.

En un centro electoral instalado en el auditorio de Miami-Dade, sur de Florida, otro estado clave, la inmensa mayoría de los cientos de votantes que hacían largas filas era de origen cubano.

Aquellos que llegaron en la década de 1960 coincidían en votar por Romney “porque necesitamos alguien que sepa de negocios, que reactive esta economía”, explicó Ulises Calzadilla, jubilado de 75 años.

Quienes tienen menos de 15 años de vivir en Estados Unidos son más abiertos a las propuestas demócratas, como Estrella del Sol, una cubana de 52 años que votó por primera vez en su país de adopción. “Vine a votar por Obama porque creo que es el candidato que mantendrá y peleará por las medidas sociales que nos conviene a la mayoría, la educación, el medicare”, dijo.

En Los Ángeles, una banda de mariachis recorrió las calles del distrito hispano de Sun Valley, para instar a los vecinos a votar. Edna Hernández, de 23 años, despertó con la serenata y acompañó la procesión de mariachis junto con un puñado de activistas que abogan por el “voto latino”. Dijo que votó por Obama “por el apoyo que le dio a los dreamers” en alusión a una orden presidencial que suspendió temporalmente las deportaciones de los estudiantes sin papeles y les otorgó permiso de trabajo.

Hispanos reivindican su poder

Mexicanos y puertorriqueños demócratas, cubanos republicanos, centroamericanos divididos. Se esperaba que más de 12 millones de hispanos en Estados Unidos, uno de los grupos más diversos en el país, votaran ayer.

“Lo más importante es que nuestra voz, la del elector hispano, se haga escuchar y que el presidente sepa que cuenta con nuestro voto y que debe apoyarnos”, dijo Celeste Guerra, una estudiante de origen hondureño de 20 años, que votaba por primera vez en Miami. Guerra representa ese 73% de los votantes latinos registrados que se declararon favorables a Obama, mientras que solo el 24% se expresó a favor de Romney, según el informe del grupo de medios hispanos ImpreMedia y de LatinoDecisions.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código