OKLAHOMA

Empiezan funerales de víctimas del tornado

Solo el 10% de las casas de Moore tiene sótanos o refugios subterráneos, el único lugar seguro frente a tornados.

Cientos de personas se reunieron ayer jueves para lamentar el fallecimiento de una niña de 9 años que disfrutaba de cantar, bailar y pintar, en el inicio de los funerales de las 24 víctimas del enorme tornado que destrozó grandes espacios de Moore, en Oklahoma.

Antonia Lee Candelaria fue una de los siete estudiantes que perdieron la vida en la escuela primaria Plaza Towers cuando un tornado con vientos de 320 kilómetros por hora azotó el edificio el lunes por la tarde, poco antes de la salida de la escuela.

Plaza Towers y otra escuela primaria afectada por el tornado no tenían refugios de tormenta. “Es un día muy triste para todos nosotros”, dijo el alcalde de la ciudad de Oklahoma, Mick Cornett, en su llegada al funeral.

El tornado fue el más fuerte en Estados Unidos en casi dos años y dejó una estela de destrucción de 27 kilómetros de largo y 2 kilómetros de ancho.

Expertos en tormentas dijeron que fue notable que solo 24 personas perdieran la vida, ya que tormentas con esa fuerza pueden destruir completamente construcciones de ladrillo y de madera.

La oficina de la gobernadora de Oklahoma, Mary Fallin, dijo ayer que el saldo de muertos permanecía en 24, pero que 377 personas habían reportado lesiones, cifra que superó los menos de 300 reportados el miércoles.

El esfuerzo de limpieza en Moore, un suburbio de la ciudad de Oklahoma, se vio interrumpido ayer por las tormentas que amenazaban el área.

La lluvia caía mientras los dolientes arribaban al funeral de Candelaria. Cada uno de los asistentes recibió un trozo de lana rosa para simbolizar la vida de la niña.

Por otra parte, las seis personas que continuaban desaparecidas fueron encontradas, cinco de ellas con vida, informaron las autoridades de la ciudad de Moore.

El alcalde de la ciudad, Glenn Lewis, explicó a la televisión CNN que no está claro si el desaparecido rescatado muerto de entre los escombros fue incluido oficialmente en la cifra de 24 muertos.

Entre los muertos hay 10 niños, entre ellos siete que murieron al derrumbarse la escuela Plaza Towers, hecho que ha desatado el debate de por qué la mayoría de viviendas y edificios públicos carece de una zona donde protegerse de los tornados.

La región es especialmente sensible a estos fenómenos naturales: en 1999 un tornado mató a 46 personas y destruyó unos 8 mil edificios.

El alcalde de Moore se pronunció a favor de una ley para obligar a todos los edificios en el futuro a tener refugios subterráneos para tornados. “Todo el que viva en una región de tornados debe tener uno, pero es una cuestión de costes”, dijo Lewis a la CNN.

Los expertos destacan que solo los sótanos y espacios subterráneos ofrecen una protección verdadera frente a tornados. Pero solo el 10% de las viviendas en Moore tenía sótano, entre otros motivos por el terreno rocoso del lugar, señalan los expertos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código