Estalla frustración en Estocolmo

En los barrios afectados se concentra población de origen inmigrante y bajos ingresos económicos.

La periferia de Estocolmo ha sufrido en los últimos tres días la mayor oleada de disturbios en años, después de que los incidentes originados al oeste de la capital se hayan extendido a una decena de barrios de las afueras.

Ocho personas detenidas, casi todos jóvenes, y decenas de coches quemados son el saldo de la noche del martes de enfrentamientos, que aunque han disminuido en intensidad en Husby, epicentro del conflicto, se han extendido a una decena de suburbios.

Los barrios afectados tienen en común la alta concentración de población de origen inmigrante y los problemas económicos que se han agudizado en los últimos años con la política de recortes del seguro de desempleo, las ayudas sociales y en educación impulsada por el gobierno de derecha sueco.

El origen de los disturbios está relacionado con un incidente ocurrido hace una semana en Husby, cuando un inmigrante con problemas psicológicos murió por disparos de la policía en su apartamento, donde se había encerrado con su compañera.

Los agentes aseguraron haber disparado en defensa propia al ser amenazados supuestamente con un hacha, aunque la actuación irregular de las fuerzas del orden provocó protestas de los vecinos y la apertura de una investigación interna de la Policía de Estocolmo.

Pero eso no sirvió para calmar los ánimos y la violencia estalló la noche del domingo al lunes con los primeros incendios de coches, que se recrudecieron al día siguiente.

Las imágenes de coches en llamas y mobiliario destrozado ocupan estos días las portadas de los diarios y los informativos en Suecia, que recogen también testimonios de vecinos denunciando cargas policiales contra niños y ancianos y supuestos insultos racistas de los agentes como “negros”, “ratas” o “monos”.

La Policía abrió una investigación interna para estudiar los incidentes, a la vez que rechaza que sean protestas espontáneas y habla de violencia organizada.

La asociación Megafon, que trabaja con grupos de jóvenes inmigrantes en la zona, vinculó las protestas con el racismo y con la sensación de abandono que se vive en este y en otros barrios de la periferia de la capital sueca.

Las estadísticas oficiales reflejan que uno de cada cinco jóvenes en Husby ni trabaja ni estudia y que mientras que el índice de paro y de gente que vive de la ayuda social en Estocolmo es de 3.3% y 3.6%, en aquel suburbio es 8.8% y 12%, una proporción que se repite en otros barrios de la periferia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código