iglesia y sociedad

Francisco: cal y arena

Dominada por años por los ultraconservadores, la Iglesia católica intenta mostrarse ahora menos represiva.

El papa Francisco es un hombre desconcertante.

Un día después de que se publicara una larga entrevista que dio a un colega jesuita en la que parecía bajarle el tono al discurso ultraconservador de la Iglesia católica, ayer en un encuentro con médicos católicos en el Vaticano les pidió que se negaran a practicar abortos, porque no puede imponerse la “cultura del desecho”.

“Todo niño que no ha nacido, pero injustamente es condenado a ser abortado, tiene el rostro de Jesucristo, el rostro del Señor”, mencionó el Pontífice.

Francisco es, sin duda, un Papa diferente. En la entrevista dada a la revista La Civiltà Cattolica, no solo abordó temas morales, teológicos y de funcionamiento de la Iglesia y de la congregación jesuita, sino que permite describirse –“soy indisciplinado nato”, “desconfío de mi primera decisión”, “jamás he sido de derechas” o “creo que consultar es muy importante”–, y su entrevistador, Antonio Spadaro, se toma su espacio para resaltar los problemas de espalda que sufre el Papa, la sonrisa “que ensancha corazones”, o la austeridad de la habitación en la que conversan.

Como sugiere el cura mercedario Javier Mañas, Francisco ha llegado al Vaticano con un discurso más simple, menos doctrinal.

“Francisco dice las cosas de forma más sencilla, pero siempre asentado en la doctrina”, explica.

Tal vez por eso, aunque le gusta mostrarse más humano –muy distinto a la imagen lejana y jerárquica de su antecesor, Benedicto XVI–, es, a final de cuentas, el representante de una institución que no acepta el matrimonio gay ni el divorcio, el uso de los anticonceptivos y, mucho menos, el aborto.

Como agrega Mañas, Francisco reitera que el papel del sacerdote es “curar heridas” (para ponerlo más claro, perdonar los pecados), pero ello no quiere decir “que vamos a dejar el tema del aborto y de los anticonceptivos a la libre”.

De todas formas, el Papa ha dicho que la Iglesia debe buscar a los que se han ido, a los indiferentes. Que el papel del confesor no es la condena, pero tampoco la laxitud.

Nelva Reyes, miembro del Espacio de Encuentro de Mujeres de Panamá, siente optimismo porque el Papa coloca sobre la mesa temas que son necesarios discutir, aunque reitera: “Las mujeres tenemos el derecho de decidir sobre nuestro cuerpo. El aborto es una decisión de ella y no por eso debe ser discriminada”.

Tal vez, añade Reyes, el Papa intenta quedar bien con todo el mundo, “pero igual pone a la gente a reflexionar”.

Félix Wing, fiel católico, dice que Francisco ha venido a romper con una corriente que le creó problemas a la institución, al preferir ocultar la pedofilia de los sacerdotes antes que hacerle frente de la manera correcta; y promover actitudes violentas para las personas que –como dijo el Papa– “viven en situación irregular”.

El activista Ricardo Beteta está, de todas maneras, escéptico. Como defensor de los derechos de la población GLBT (gais, lesbianas, bisexuales y transexuales) y representante de la Asociación de Hombres y Mujeres Nuevos de Panamá, admite que todavía no entiende muy bien al Papa.

“Está tocando el tema de los homosexuales y ha dicho que no hay que juzgarnos, pero también nos pide ser célibes”. Para Beteta, hay una contradicción aquí.

Como se dijo al principio, Francisco desconcierta.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código