SOMALIA

Hambruna hace imposible la vida

Los campos se han secado en todo Somalia. Casi toda la comida disponible en las tiendas de Dhobley es importada.

Las tierras semi áridas que rodean la ciudad fronteriza de Dhobley, al sur de Somalia, se han convertido en una zona polvorienta donde la maleza espinosa es la única vegetación, mientras la hambruna se apodera de la región y el éxodo vacía sus aldeas. Los edificios de Dhobley están cubiertos de agujeros de bala, marcas de las batallas de principios de año cuando tropas somalíes y combatientes de la milicia Ras Kamboni, aliada al Gobierno, expulsaron a militantes islamistas de la ciudad fronteriza.

Hombres que llevan cinturones con municiones pasan a bordo de camionetas todo terreno fuertemente armadas. Los rebeldes de Al Shabaab, vinculados a Al Qaeda, están agazapados a solo 20 kilómetros al este, en el pueblo de Dagalama, y a 30 kms al sur, en Hawina.

El escenario es similar en muchas zonas del sur de Somalia, donde la ONU declaró una hambruna el mes pasado, situación que pone a 3.7 millones de somalíes, la mayoría en regiones controladas por rebeldes, en riesgo de inanición.

Abdullahi Abdisalam no puede hacer mucho mientras la peor sequía de la región en décadas diezma su rebaño y pone los precios de los alimentos fuera del alcance de la mayoría, asfixiando lentamente la vida de su pequeño almacén.

“Había invertido todo en este rebaño. Muchas cabezas de ganado han muerto, las otras están tan delgadas que no valen nada”, asegura Abdisalam, pasando su mano por una gran bolsa de granos. Sin embargo, él está entre los más afortunados, ya que cuenta con un pequeño, aunque atribulado, negocio en el que apoyarse.

Dhobley fue alguna vez una concurrida zona comercial, el punto de entrada a Kenia, la mayor economía de la región. Sin embargo, quienes caminan por el lugar ahora son familias exhaustas que van rumbo al mayor campamento de refugiados del mundo, ubicado al otro lado de la frontera.

Los campos se han secado en todo Somalia. Casi toda la comida disponible en las tiendas de Dhobley es importada. Para traerla a Dhobley desde el puerto de Kismayo, controlado por militantes, los comerciantes se ven forzados a sortear cortes de ruta en los que con frecuencia se cobran “impuestos” por medios extorsivos. Muchos optan por largos desvíos. El resultado es el mismo: precios más altos.

Dhobley se encuentra a sólo cinco kilómetros de Kenia. Pero en la frontera, el tráfico va en una sola dirección, ya que decenas de miles de somalíes huyen de una hambruna que se está intensificando en el sur del país.

La sequía y la hambruna han matado a más de 29 mil niños menores de 5 años en los últimos tres meses en el sur de Somalia, según cálculos estadounidenses.

En un polvoriento complejo en las afueras de Dhobley, Habiba Mahad Adan ahuyentaba moscas de los ojos hundidos de su desnutrido hijo de cuatro años, demasiado débil para llorar por alimento. “No he recibido nada para mi hijo”, dice Aden, contemplando el trayecto de 100 kilómetros hasta el campo de refugiados de Dadaab, en Kenia, después de haber caminado durante tres semanas por el seco paisaje.

Más noticias de Mundo

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

25 Jun 2017

Primer premio

8 9 8 4

BBAD

Serie: 21 Folio: 4

2o premio

6710

3er premio

5570

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código