ADVERTENCIA

Infierno de Comayagua podría repetirse

Las cárceles están hacinadas, están sobrepobladas y este es un llamado de alerta”, sentenció el presidente de El Salvador Mauricio Funes.

El lugar donde se produjo el peor incendio carcelario del siglo era decrépito, sobrepoblado y mal mantenido, un lugar asfixiante y sucio de barracas oscuras y atestadas con puertas de cerraduras manuales.

La prisión de Comayagua era una cárcel de mediana seguridad donde muchos internos solo estaban acusados de delitos menores.

Al infierno que quemó y asfixió a 357 personas casi seguramente le seguirán desastres en otras prisiones de Centro y Sudamérica, advierten autoridades gubernamentales y observadores externos.

Una década de medidas drásticas para acabar con la delincuencia callejera y el narcotráfico rampante en América Central ha dejado a la región salpicada de cárceles propensas a los incendios, con frecuencia con más del doble del número de internos que pueden manejar en forma segura.

“Se tiene esta tremenda crisis de seguridad pública en la región y la respuesta rápida que prevaleció durante todos estos años es ´aplicar un puño de hierro”, dijo José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch para América. “Por ´puño de hierro´ la gente quiere decir aumentar las penas, dificultar que los prisioneros salgan de la cárcel”.

En 2002, Honduras implementó leyes que duplicaron la pena máxima por ser líder de una pandilla, a 12 años de prisión. También aplicó una definición vaga de lo que es el liderazgo de estas bandas, y hubo personas encarceladas por tener tatuajes de pandilla u otros indicios de aparente afiliación a un grupo delictivo.

Para 2008, el año más reciente en que hay cifras disponibles, el sistema carcelario de Honduras tenía casi 38% más reos de los que podía albergar, según el Centro Internacional para Estudios sobre Cárceles, con sede en Londres.

El sistema de El Salvador se encontraba a 253% por encima de su capacidad. El presidente salvadoreño Mauricio Funes advirtió el jueves que el incendio en la prisión de Comayagua, el tercero en Honduras que deja múltiples muertos en menos de una década, era una advertencia para toda la región. “Es un problema estructural que padecemos todos los países de la región centroamericana y es la debilidad de nuestras políticas penitenciarias. Las cárceles están hacinadas, están sobrepobladas y este es un llamado de alerta”, afirmó Funes en rueda de prensa.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código