ESTADOS UNIDOS

Libertad de prensa, en jaque

Periodistas, abogados y exfuncionarios de gobierno cuestionan los programas de espionaje masivo de Washington.
Los entrevistados coincidieron en que el espionaje afecta el derecho a la información. EFE/Jim Lo Scalzo. Los entrevistados coincidieron en que el espionaje afecta el derecho a la información. EFE/Jim Lo Scalzo.
Los entrevistados coincidieron en que el espionaje afecta el derecho a la información. EFE/Jim Lo Scalzo.

El espionaje a gran escala realizado por los servicios de inteligencia estadounidenses comienza a tener un impacto sobre la libertad de prensa y la democracia en ese país, denunció un informe de la Unión estadounidense por las libertades civiles y la ONG Human Rights Watch.

El estudio, que se basa en 92 entrevistas a periodistas, abogados, ex y actuales funcionarios de gobierno, concluye que los programas de espionaje creados por Washington para neutralizar eventuales atentados socavaron la libertad de prensa, el derecho a la información y el derecho a disponer de asistencia jurídica.

“El trabajo de los periodistas y de los abogados es la esencia de nuestra democracia”, subrayó el autor del documento, Alex Sinha. “Cuando su trabajo se ve afectado, el nuestro también se afecta”, agregó.

Entre los entrevistados hay 46 periodistas, varios de ellos laureados con el prestigioso premio Pulitzer.

Los comunicadores concordaron en que las revelaciones del exagente de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) Edward Snowden, sobre la amplitud del espionaje realizado, llevaron a las fuentes habituales de los periodistas a pensarlo dos veces antes de hablar con la prensa, incluso en relación con temas no confidenciales, por temor a perder su acreditación para acceder a secretos de defensa, o ser objeto de una demanda penal por filtraciones.

Cada vez son más los periodistas que utilizan técnicas elaboradas para codificar sus comunicaciones, describe el informe. Algunos hablan solamente desde teléfonos prepagos o directamente evitan internet.

Los periodistas temen también que el simple hecho de hacer su trabajo los haga sospechosos a ojos de las autoridades. “Ya hubo ocho demandas penales contra fuentes (bajo la administración de Barack Obama), contra tres previamente, y eso no ha pasado desapercibido entre nosotros ni para nuestras fuentes”, explicó Charlie Savage, reportero de The New York Times y ganador del Pulitzer.

“Las cosas han empeorado notoriamente luego de que Snowden filtrara los documentos. Los que sospechaban de las técnicas de espionaje masivo del gobierno se vieron reivindicados”, comentó Peter Maas, un periodista que cubre las revelaciones sobre la NSA.

Un grupo de 42 abogados penalistas, de derecho civil y del sistema judicial militar también describen un ambiente cada vez más desfavorable a la confidencialidad. Algunos dicen usar técnicas similares a las de los periodistas para evitar ser espiados en internet.

“Estados Unidos se presenta como el modelo de libertad y democracia, pero sus propios programas de inteligencia amenazan los valores que dice representar”, dijo Alex Sinha.

Los autores del informe también se entrevistaron con cinco altos funcionarios gubernamentales –actuales y de anteriores administraciones–, quienes tienen conocimiento de los programas de inteligencia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código