Asamblea de la Unión Africana

Líderes africanos analizan los conflictos regionales

La violencia que impera en la República Democrática del Congo dominó ayer la atención de los jefes de Estado.

Tras la celebración por los 50 años de la Unión Africana, los jefes de Estado reunidos en Adis Abeba volvieron ayer domingo, a la dura realidad de un continente todavía lastrado de conflictos y entraron a estudiar los últimos acontecimientos violentos registrados en la República Democrática del Congo (RDC).

Foco de inestabilidad desde hace décadas, arrasado por milicias rivales, el este de la RDC, codiciado por sus inmensos recursos mineros, ha sido objeto de una reunión de países vecinos, al margen de una cumbre de la Unión Africana (UA) en la capital etíope.

Los 11 dirigentes regionales se reunieron por primera vez para poner en obra un acuerdo de paz que concluyeron en febrero pasado. Esta reunión logró sentar en una misma mesa al presidente de la RDC, Joseph Kabila, con sus homólogos de Ruanda y de Uganda, Paul Kagame y Yoweri Museveni, a los que acusa de apoyar a la más potente de las milicias antigubernamentales, el Movimiento del 23 de marzo (M23).

Kigali y Kampala niegan estas acusaciones, formuladas también por expertos de la ONU, y los dirigentes de la región de los Grandes Lagos se comprometieron en febrero pasado a prohibir toda injerencia en el este de la RDC.

El lunes, tras varios meses de tregua, los combates se reanudaron entre el ejército de la RDC y el M23, a una decena de kilómetros de Goma, haciendo temer una reanudación de los enfrentamientos a gran escala.

La ONU empezó por su parte a desplegar en la RDC una brigada de intervención, dotada de un mandato “ofensivo”, para combatir a los grupos armados en el este, con el M23 a la cabeza.

La cumbre de la UA también debe evocar la situación en el Sahel, y en particular en Mali, donde una fuerza de la ONU de 12 mil 600 hombres debe retomar el relevo de unos 4 mil soldados franceses que expulsaron del norte de Mali, con el apoyo de contingentes de África occidental, a las milicias islámicas que habían conquistado este amplio territorio casi desértico.

Los países africanos tardaron en montar ellos mismos una fuerza de intervención en Mali, obligando a Francia a intervenir de urgencia en su antigua colonia ante el avance islamista.

Único jefe de Estado europeo invitado a Adis Abeba el sábado por el 50º aniversario de la creación de la Organización para la Unidad Africana –ancestro de la actual UA–, el presidente francés, François Hollande, advirtió que “son los africanos quienes, mañana, deberán asumir la seguridad de su continente”, aunque “Francia siempre estará a su lado”.

Hollande invitó a los jefes de Estado africanos a celebrar a finales de año en París una cumbre consagrada a la seguridad y “a la lucha contra el terrorismo”.

“Formamos parte del Sahel. Somos vecinos directos de Libia que hoy (..) se convierte un poco en el foco de todas las tensiones y de todas las actividades del terrorismo. Tenemos una enorme frontera con ese país. Ningún país de la subregión, incluido Chad, está a salvo”, admitió ante la prensa el presidente chadiano Idriss Deby.

En Somalia sin embargo, una fuerza de la Unión Africana ha logrado desde hace un año y medio repeler a los islamistas shebab. “Después de 22 años (de guerra civil), Somalia está retomando su lugar en la comunidad de naciones, con la ayuda de la UA”, se felicitó el presidente somalí, Hasan Cheij Mohamud.

Más noticias de Mundo

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código